Dos años hace que nos sometimos a la fiv-icsi que nos ha permitido ser padres de nuestra pequeña #BabyE. Si no conoces nuestra historia pensarás que somos tremendamente afortunados por haberlo logrado a la primera. En parte tienes razón porque tras la transferencia embrionaria lo que ocurre dentro del cuerpo de la futura madre es azaroso e incontrolable para la ciencia. Pero tengo la convicción de que si no hubiéramos optado por pedir segundas opiniones el resultado no hubiera sido el mismo. Por eso hoy quiero compartir contigo una reflexión sobre la importancia de contrastar ese primer diagnóstico que te deja en shock en busca de corroborar o afinar qué pasa y cómo podemos ponerle solución. Pedir una segunda opinión es realmente importante antes de zambullirse en la borágine de pinchazos, medicaciones, controles y tratamientos.

El primer diagnóstico es importante, pero puede que no sea el definitivo.

En nuestro caso particular el primer diagnóstico lo obtuvimos en la Unidad de Reproducción Asistida de la Seguridad Social. Éste nos sirvió para conocer que realmente yo tenía problemas que estaban impidiendo que pudiera quedarme embarazada. Pero sí que es cierto que los protocolos que tienen en la Seguridad Social se rigen por una cuestión, digamos, más bien económica. Siempre que haya una mínima posibilidad de optará por el tratamiento que menor coste tenga, aunque no sea el más efectivo.

Claro ejemplo de esto que te acabo de decir es la propuesta que nos hicieron. Mi diagnóstico fue de endometriosis, trompa derecha obstruida y endometriomas en ambos ovarios. ¡Casi nada! La propuesta fue la siguiente: 3 Inseminaciones Artificiales (en vez de las 4 que suelen hacer). Con una lista de espera de 6 meses. Si en alguna de las IAs sólo ovulaba del ovario derecho, se suspendía el tratamiento de ese mes. Eso sí, contaba como intento, pero la hormonación me la iba a comer igualmente. En caso de que no funcionara ninguna IA me pasarían a la lista de espera de FIV, que era de entre 12 y 18 meses.

Vamos que si me hubiera quedado con este primer diagnóstico, probablemente a día de hoy no estaría ni embarazada.

¿Qué ventajas tiene pedir una segunda opinión?

Llegados a este punto he de hacer una pequeña reflexión y es que no todas las parejas pueden costearse tratamientos de reproducción asistida en la sanidad privada. Hasta ahí de acuerdo, pero si tienes los resultados de las pruebas sí que puedes acudir a una primera consulta. En gran parte de las clínicas de reproducción asistida la primera consulta es gratuita. Con las pruebas y sin decir qué tratamiento te han propuesto, puedes obtener información muy valiosa que corrobore:

  • tanto el primer diagnóstico y tratamiento propuesto.
  • el diagnóstico pero no el tratamiento.
  • el diagnóstico inicial y consideren oportuno realizar más pruebas diagnósticas para afinar en el tratamiento idóneo.

Por lo tanto, obtener más de una opinión te va a dar mucha información extra a la hora de tarde una decisión definitiva para encaminar tu paso por el intenso mundo de la reproducción asistida. Te enumero, a continuación, las múltiples ventajas que tiene escuchar la opinión de diferentes profesionales:

  • Conocerás diferentes formas de atender un mismo problema. Cada profesional sigue sus protocolos y su experiencia es un grado.
  • Te sentirás mejor contigo misma y tendrás cierto control sobre esta nueva situación que te ha tocado vivir. No es fácil digerir que se es infértil y dejarse llevar por la inercia no es la mejor opción en estos casos.
  • Sabrás las diferentes posibilidades de éxito que puede tener tu caso. Nosotros nos enteramos en una de esas visitas de contraste, que el porcentaje de éxito de una IA con mi historial clínico de infertilidad era tan bajo que tenía más probabilidades de que me tocará la Lotería de Navidad.
  • Te ayudará a tomar, en definitiva, la decisión que más confianza y seguridad te dé.

Tomar el control del camino que vas a emprender por la selvática infertilidad te va a permitir afrontarlo con mayor serenidad y consciencia. La tranquilidad de haber tomado decisiones en base a tus sentimientos y convicciones en este proceso es vital para que las piezas del puzzle encajen. Por eso, elegir la opción que más te satisfaga te ayudará a afrontar con mayor fortaleza emocional tu tratamiento de reproducción asistida. Luego el azar y nuestro aparato reproductor serán claves para lograr nuestro objetivo.

Ahora me gustaría saber tu opinión, ¿te planteaste o te has planteado o te plantearías pedir una segunda opinión antes de semeterte a tu primer tratamiento de reproducción asistida?

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.