Poco a poco quiero contaros toda la vorágine que está aconteciendo en Villa Revuelta desde el 1 de enero de 2017. Y es que nuestra princesa BabyE decidió llegar el primer día de este año, adelantándose dos semanas a la Fecha Probable de Parto (FPP) prevista para el día 15 de enero. En el post de hoy os cuento la última semana de este precioso y buscado embarazo.

Por lo mismo, y al ser el último semanario del embarazo, la estructura ha variado ligeramente para poder contaros lo verdaderamente importante y anecdótico de esta última semana de embarazo. Si os soy sincera, cuando cumplí las 37 semanas no pensaba que estaba a una semana de dar carpetazo a estos meses de embarazo tan especiales y que tanto he podido disfrutar. Lo cierto es que nuestra princesa tenía prisa por no perderse ningún día de este año 2017.

Síntomas

Los síntomas más destacados de esta semana fueron sin duda los pódromos o contracciones de parto. Por lo demás, no tuve ningún síntoma que me hiciera presagiar que llegaba el momento de conocer al amor de nuestras vidas.

Quinta visita al ginecólogo de la Seguridad Social

El día 29 de diciembre tuve una nueva visita en el ginecólogo de la Seguridad Social. Me tocó esperar bastante porque habían tenido algún caso urgente. La cita duró cinco minutos. El resultado de la prueba del estreptococo fue negativo, así que tenia una preocupación menos de cara al parto. No me tenían que poner antibiótico y eso nos daba más margen para ir al hospital cuando procediera una vez estuviera de parto. Me tomaron la tensión, que no me la dijeron y pesé 68 kg. Después oí el latido del corazón de la princesa. Y así se acabó la consulta, deseando un feliz año nuevo.

Primeros monitores y Undécima ecografía del embarazo

Hola, hola! ¿Cómo va este último viernes del año? El mío ajetreado. Hoy he tenido los primeros monitores de 37+5 con la ginecóloga privada y ¡sorpresa! Tengo contracciones 😰 No son dolorosas y son de 40-45 de intensidad. No tengo otros datos con los que contrastar así que tampoco tengo muy claro qué significa. La pequeña está bien. Aunque parece que viene pequeña por los datos que me ha dicho la ginecóloga, pesa unos 2,750kg. Por otro lado, de la semana pasada que tenía el cuello del útero cerrado según el ginecólogo de la Seguridad Social, hemos pasado a tener el cuello blando aunque sigue cerrado. Así que todo marcha bien y vuelvo a monitores la semana que viene, el jueves 5. Queda día y medio para que comience el 2017 ¿llegaremos en pack? ¡Se admiten apuestas! Foto 365/366 #proyecto366 #project366 #fotopordía #proyectoserpapis #embarazofeliz #tercertrimestre #novenomes #esperandoanuestraprincesa

A post shared by Ser Papis en Tiempos Revueltos (@ser_papis_en_tiempos_revueltos) on

Al día siguiente, el 30 de diciembre, tuve monitores en la clínica privada. Llegué a las 11 con mi madre y enseguida nos pasaron a la habitación. Era la misma en la que estuve cuando me hicieron la punción ovárica. ¡9 meses después estaba a punto de conocer a la princesa de mis ojos!. Durante los monitores, empecé a notar contracciones que llegaban a una intensidad de 40. Estuve casi una hora porque si la niña se movía se perdía la señal de su latido. Tras los monitores pasamos a otra sala de espera para esperar que nos llamara la Dra. M. Cuando pasamos, le di el papel de los monitores y me dijo que, efectivamente, había contracciones. Yo le dije que no eran molestas pero que sí las notaba.

Seguidamente pasamos a la camilla. La Dra.M me dijo que me iba a hacer un tacto y después una ecografía abdominal. Tras el tacto, me dijo que el cuello estaba cerrado pero blando. Después, en la ecografía vimos que todo estaba bien y que la niña pesaba unos 2’750kg teniendo en cuenta que el margen de error era de 400 gramos. Personalmente, la cifra me pareció un poco baja para estar a punto de cumplir las 38 semanas. La Dra. M dijo que estaba correcto y que estaba en un percentil 25 aproximadamente.

Tras la ecografía, la enfermera me tomó la tensión, pero no me pesó. La consulta terminó con indicaciones sobre cuándo acudir al hospital en caso de ponerme de parto. Yo pensé “qué adelantada, si aún aguantaremos en pack un par de semanas seguro”. Me dijo que si tenía contracciones cada 5 minutos durante dos horas, si rompía la bolsa o si tenía un sangrado, que fuera al hospital. Finalmente, me citó para el día 5 de enero, para hacer monitores nuevamente. Cita a la que ya no necesitamos acudir.

Nochevieja con contracciones irregulares

La noche del día 30 de.diciembre empecé a sentir contracciones irregulares y totalmente soportables. Tomamos referencia de las horas y no seguían ningún patrón. Al día siguiente, día de Nochevieja, las contracciones seguían presentes y se iban repitiendo con más frecuencia. Cada 15-12 minutos sentía una contracción pero era indoloras. Pasamos el día bastante bien. Al mediodía comimos en casa de mis suegros. A la tarde estuvimos con mis padres merendando y a la noche cenamos David y yo en casa. Las contracciones eran cada 8-10 minutos y yo presentía que no había marcha atrás. Nos fuimos a la cama a las 12:30 y a las 3:30 me desperté y empezamos a controlar las contracciones. Eran cada 5 minutos. Estuvimos dos horas controlando y efectivamente, todo parecía indicar que empezaba el trabajo de parto. ¡El 1 de enero, de 38 semanas!

Mis sensaciones y emociones

Igual os estáis preguntando si llegué a intuir que el día del parto se acercaba. La respuesta es que no, pero como anécdota esa semana le dije a mi marido que debíamos hacer acopio de alimentos tipo pasta, tomate, patatas de bolsa, galletas. ¿Sería que en el fondo mi cuerpo me estaba alertando de que la llegada de BabyE era inminente? Quién sabe. Lo cierto es que no me note ni rara, ni con la cara hinchada, ni nada que me hiciera sospechar que lo que parecían ser unas aisladas contracciones el día 30 de diciembre, fueran a desembocar en un parto dos días después. De hecho, me pilló en cierto modo por sorpresa porque no pensé que se me fuera a adelantar dos semanas el parto siendo primípara.

Pronto os contaré el parto con todo lujo de detalles. Y no sólo eso, poco a poco iré contando los pormenores de las primeras semanas de vida de nuestra princesa. Son tantas las cosas que os quiero contar y tan poco el tiempo del que dispongo ahora mismo que suelo ir escribiendo desde el móvil para poder contaros cómo va todo. Un fuerte abrazo desde Villa Revuelta, porque ahora que Cosita Revoltosa está en nuestras vidas el nombre del blog, el apodo de nuestra princesa y todo ha cobrado sentido real.

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.