Ahora sí que sí, penúltimo día del 2016. El pasado 25 de diciembre, día de Navidad, cumplimos en Villa Revuelta las 37 semanas. ¿Qué significa eso? Que BabyE ya es una bebé a término y que ya no sería prematura si se decidiese a nacer en cualquier momento. Llegar a este hito ha sido un soplo de aire fresco para nosotros, al igual que para cualquier otra pareja que espera su bebé. Estamos realmente contentos en este sentido aunque esta semana haya sido bastante loca en muchos aspectos. Mr. D empezó la semana con una gripe vírica que le hizo estar en casa un par de días. Ha habido visita al ginecólogo con prueba de estreptococo, visita a la matrona para controlar azúcar en sangre y visita a urgencias el día de Navidad por el tema del azúcar. Desde que me dieron el glucómetro he pasado unos días malos, pero tranquilas que ahora os lo cuento todo con detenimiento. Vayamos por orden.

Mis síntomas

Esta semana las náuseas han vuelto a aparecer con fuerza y el miércoles vomité el desayuno. Menos mal que es esporádico, porque se pasa de mal. Los ánimos esta semana han estado muy variables por muchos motivos que poco a poco os iré desgranando a lo largo de esta entrada. Pero imaginaos la escena, yo con una mandarina pelada en la mano y ¡plof! se va al suelo. Acto seguido me echo a llorar como una niña pequeña ante la atónita mirada de mi marido. Ahora que lo estoy escribiendo me hace gracia, pero en el momento me sentía como una piltrafa. Así que la relaxina está en altas dosis circulando por mi cuerpo.

  1. Dolores de regla leves.
  2. Calor, sobre todo, después de comer, ¡menudas fiestas!
  3. Ganas de hacer pipí más a menudo, incluso por la noche.
  4. Dolor en las tetis suave.
  5. Nauseas con mayor intensidad.
  6. Cansancio.
  7. Mal sabor de boca tras ingerir alimentos.
  8. Eructos e Hipo tras las comidas.
  9. Vómitos matutinos.
  10. Estreñimiento y gases.
  11. Cambios en los senos y pezones.
  12. Picores en la zona de tripa y los pechos.
  13. Noto una sensación extraña, como un pececito nadando en mi tripa.
  14. Picores en las partes íntimas femeninas.
  15. Cambios de humor continuos.
  16. Mareos producidos por bajadas de tensión.
  17. Pinchazos en la zona de las ingles y la zona íntima.
  18. La tripa va creciendo.
  19. Notamos a BabyE de forma inequívoca. Sus movimientos han cambiado, son más lentos.
  20. La memoria empieza a hacer estragos.
  21. Dificultad para respirar mientras camino.
  22. Congestión nasal y pequeños sangrados de nariz.
  23. Leves dolores de cabeza.
  24. Cambio en el flujo: noto más humedad en mis partes íntimas.
  25. Contracciones de Braxton Hicks. Las he notado claramente esta semana.
  26. Leves dolores de espalda, concretamente en la paletilla derecha.
  27. Picor en el ombligo y la barriga.
  28. Ardor de estómago.
  29. Noto el hipo de BabyE, aunque ya no tanto.
  30. Calambres nocturnos en las piernas.
  31. Calambres en la zona de los ovarios provocados por BabyE.
  32. La relaxina hace que se me caiga una media de tres o cuatro objetos al día al suelo.

Ahora sí que puedo decir que he sentido alguna que otra contracción de Braxton Hicks. Sí que es cierto que esta semana he notado menos el hipo de mi princesa aunque se mueve con regularidad, tiene sus momentos de estiramiento y gimnasia. Y a nosotros se nos cae la baba.

David con gripe ¡socorro!

Empezamos la semana con virus en Villa Revuelta. Afortunadamente, el afectado fue Mr. D que se recuperó bastante rápido pero el pobre lo pasó bastante mal hasta mitad de semana. De hecho, nuestra médico de cabecera le dio la baja aunque él decidió coger el alta voluntaria antes de tiempo porque ya se encontraba bien. Yo parece que me he librado del virus. Y menos mal, porque a estas alturas del embarazo asusta un poco poder coger algo.

Cuarta visita al ginecólogo de la Seguridad Social + Visita  a la Matrona + Visita a Urgencias el día de Navidad

El miércoles pudisteis leer en el blog un resumen extendido de la cuarta visita al ginecólogo de la Seguridad Social que tuvo lugar el día 20 de diciembre. Ese día tocaba hacer la prueba del estreptococo. El resultado lo tendré el día 29 de diciembre (o sea, ayer jejeje). Lo curioso de esta cita fue que me dio cita con la matrona para empezar un control del azúcar en sangre. Justo ahora que vienen las Navidades, justo ahora que ya no queda casi nada. Os recuerdo que no tengo diabetes gestacional, sólo una posible intolerancia al azúcar porque salió un valor alterado.

Las explicaciones de la matrona, una chica joven que no conocía de nada, fueron rudimentarias y escasas. ¿Qué ha supuesto eso? Que las mediciones me han traído por la calle de la amargura. Me dijeron que me pinchara en el lateral del dedo. ¿Cuál es el problema? Que a mí me cuesta mucho sacar sangre. Me hacen verdaderas escabechinas. Y claro para usar el glucómetro la gota de sangre ha de ser considerable. Nadie me lo advirtió. Y los valores que marcaba la máquina era muy raros. Tanto que eran valores de hipoglucemia.

Así que el domingo 25 de diciembre por la mañana terminé en Urgencias para comprobar qué estaba pasando porque me estaban dando valores de 44 y 45 antes y después de desayunar. En el ambulatorio me pincharon e hicieron la prueba con mi glucómetro y el que tenían allí. El resultado fue 78 y 81, estaba dentro de parámetros normales. Para todo esto llevaba viendo valores rarísimos el viernes y el sábado, o cual me generaba preocupación y ganas de llorar. Mi marido quería tirar la máquina por la ventana y yo estaba desesperada y preocupada. Lo que hace que no te expliquen las cosas correctamente.

Estoy muy molesta con este asunto, con la explicación de la matrona sustituta y con la decisión de última hora del ginecólogo. Este tema va a traer cola en las próximas consultas médicas que tengo programadas porque me pienso quejar. No se puede tomar tan a la ligera este tipo de asuntos porque al final pueden hacer más mal que bien. Seguiré informando al respecto.

Lista de tareas pendientes

Esta semana podemos decir que tenemos todo prácticamente preparado para la llegada de BabyE ¡un fuerte aplauso!. El domingo 25 estuvimos poniendo el isofix en el coche para que así sólo quede por bajar el Maxi Cosi. Nuestro Sistema de Retención Infantil es a contramarcha y consta de dos asientos, uno válido hasta los 75cm y otro hasta los 105cm. Estamos muy concienciados de este tema y será algo de lo que más adelante hablemos en el blog con detenimiento.

Así queda la lista de tareas para esta semana:

  • Decorar la futura habitación de BabyE: poner vinilos decorativos y algún detalle. [Hecho]
  • Terminar de comprar las cosas que nos faltan. [Hecho]
  • Recibir las cositas para nuestra peque: carrito, silla para automóvil a contramarcha, minicuna de colecho, extractor de leche, trona,… porque aún no lo tenemos en casa. [Recibido]
  • Montar y preparar todo lo del punto anterior. [Todo prácticamente preparado]
  • Organizar el armario y los cajones de Baby E (quitar etiquetas, poner lavadoras, colocar ropa por tallas). [Todo lavado]
  • Preparar bolsos de hospital. Al menos, el listado de cosas a llevar en cada bolso ya lo hicimos algunas semanas atrás. [Preparadas a falta de la documentación]
  • Cumplimentar el Plan de Parto. [Hecho]
  • Buscar información sobre permiso paternidad/maternidad. [Hecho]
  • Hacer lista de trámites de registro del bebé. [Hecho]
  • Cambiar las cubiertas del coche. [Hecho]
  • Limpiar el coche por fuera y, sobre todo, por dentro. [Hecho]

Evolución del peso

En estos días he bajado 100 g. así que peso 67,7 kg. y eso significa que en todo el embarazo he cogido 5,8 kg. Veremos qué dicen la semana que viene las básculas de las consultas jejeje. Os dejo, como cada semana el gráfico con la evolución del peso.

evolucion-peso-hasta-semana-37-embarazoMis sensaciones y emociones

Esta semana he llorado demasiado. Entre mis tira y afloja con el glucómetro, mis manos de mantequilla, que David estaba pocho… Se me ha hecho cuesta arriba estar contenta. Pero bueno, que he tenido momentos muy divertidos también. Vamos, que ha sido una semana de sonrisas y lágrimas. Creo que ese titular lo define a la perfección. Supongo que la incertidumbre de que se acerca el momento del parto también está influyendo en esta variación hormonal y emocional. Ahora es cuando me pregunto ¿llegaremos a la semana 38 y, por tanto, al 2017? Deseamos que sí porque de este modo el permiso de paternidad será un poco más amable.

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.