La semana pasada ya avanzaba que el mes de julio era un mes importante y si este post ha salido a la luz es porque la R ha llegado y toca dar el siguiente paso: acudir a la cita en la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Donostia de la Seguridad Social. Tres días quedan para acudir a nuestra primera cita en la Unidad de Reproducción Asistida, han pasado casi 50 días desde que mi ginecólogo decidiera enviarme allí para entrar en el protocolo. Hace unas semanas recibí la llamada del hospital citándome no sólo a mí, sino a Mr. D también a las 9 h para nuestra primera cita en fertilidad. Las indicaciones que nos dieron fue acudir con el DNI y la tarjeta sanitaria, nada más.

Sin embargo, nosotros llevaremos papeles que tenemos de analíticas, enfermedades y demás por si fueran necesarias. Porque no tenemos ni idea de lo que nos vamos a encontrar en esta primera cita, ni lo que nos van a decir, ni lo que va a suponer esa primera cita ni nada de nada. Es una incertidumbre total aunque tampoco es que hayamos tenido mucho tiempo para pensar en ello. Todo hay que decirlo.
Yo personalmente ni espero nada en concreto de esta primera cita, ni soy consciente de lo que puede conllevar realizarla en términos de pruebas y citas médicas posteriores. Aunque si lo pienso fríamente, no sé que prefiero…si que nos digan que estamos los dos perfectamente o que realmente hay algo que está impidiendo ese deseado embarazo. Supongo que este sentimiento será más que normal cuando te enfrentas a algo novedoso que no sabes qué va a depararte.

Que estoy tranquila es un hecho, pero si me dijeran que tengo que hacer tratamientos inyectándome cosas y demás, ufff no sé yo cómo reaccionaría. Sinceramente, no sé si estoy preparada para hormonarme, y más con mi problema de urticaria crónica idiopática. Pero supongo que como siempre mis pensamientos corren más de lo que debieran. Esto es defecto profesional por muchos que algunas personas se empeñen de dejar entrever que pudiera ser obsesión, o que le dedico demasiado tiempo de mi vida y pensamientos. Nada más lejos de la realidad que esas afirmaciones. Es simplemente una forma de analizar las situaciones que he ido desarrollando debido a mi formación profesional, ni más ni menos. Y con esto quiero romper mitos, ¡ale ya lo he dicho!.

Volviendo al tema que me ocupa esta confesión, después de ver cómo llegaba mi regla puntual a su cita sinceramente tengo ganas de dar un paso al frente y seguir explorando otras posibilidades que me permitan poder ser madre. Según se ha ido acercando la fecha, he sentido más ganas de que llegara ese momento así que prometemos contaros todo lo que acontezca para que pueda servir de referencia a futuras parejas que puedan estar pasando por el mismo proceso.

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.