Quienes nos seguís habitualmente por el blog o por las Redes Sociales, sabéis que BabyE nació a las 38 semanas de gestación con un peso bajo de 2’820 kg.¿Qué significa eso? Que era una bebé a término pero que está muy por debajo de la media respecto a peso. Como la experiencia es un grado, queremos compartir todo aquello que hemos ido aprendiendo con nuestra hija para que no te pille de sorpresa.

El peso será tu principal preocupación

El normal crecimiento de un bebé siempre preocupa, máxime cuando nace con bajo peso. Ten en cuenta que en los primeros días perderá unos gramos que supondrán entre el 8 y el 10% del peso de nacimiento. Elaia, por ejemplo perdió un 7’9% de peso saliendo del hospital con 2’560 kg. Imagínate, si siendo padres primerizos te da miedo coger un bebé con un percentil 50 o superior, impresona cuando es muy pequeñito o pequeñita. Y año digo nada de los bebés prematuros. Pero te diré algunas cosas que te aliviaran:

  • Podrás cargar a tu bebé en brazos más tiempo sin que se te resientan por el peso los brazos o la espalda tan fácilmente.
  • Manejarás a tu bebé con facilidad.
  • Es igual de frágil que un bebé con mayor peso. Tienes que tener el mismo cuidado xo su cabecita, la posición de su cuerpo, etc.
  • Vas a disfrutar de la etapa de bebé durante más tiempo. Los bebés crecen muy rápido y te das cuenta de que hay que disfrutarlos en cada instante.

En cuanto veas que tu bebé empieza a coger peso de forma continuada, empezarás a disfrutar más de la maternidad/paternidad.

Tendrás más controles pediátricos durante el primer mes de vida del bebé

Desconocemos los protocolos de cada Comunidad Autónoma pero te hablamos de nuestro ambulatorio. Por norma general, a los bebés que pesan menos de 3 kilos al nacer les hacen un seguimiento exhaustivo para controlar que van creciendo con normalidad. Esto genera tranquilidad y nervios a partes iguales. Tranquilidad porque sabes que tu bebé está controlado. Y nervios porque cada consulta tiene miedo de que no haya cogido peso o que incluso, haya perdido algo. Estos sentimientos son totalmente normales. Poco a poco serás capaz de saber que tu bebé va creciendo sólo con cogerlo en brazos.

Hay mayor posibilidad de sufrir grietas si decides dar el pecho

Tener una bebé de bajo peso me ha hecho experimentar el dolor más intenso de toda mi vida. Y es que las grietas en los pezones no se las deseo ni a mi peor enemiga. La boquita de BabyE era pequeña y aunque su agarre era bueno y la postura, en principio también. El hecho de que la boca fuera pequeña hacía que no cogiera más parte de areola. Las grietas se curan. Yo no usé crema, recurrí a las pezoneras y eso salvó nuestra lactancia materna. La curación de los pezones fue lenta, casi cuatro semanas, pero la satisfacción de alimentar a tu bebé compensa el dolor de las grietas.

Bebé koala: Tu bebé necesitará mucho contacto

Por norma general, los bebés demandan contacto. Quizás sea algo que va con la forma de ser de cada criatura. Personalmente, es algo para lo que nadie te prepara, pero puede que te pase como a nosotros. Nuestra hija no quiere estar en su mini cuna o en su capazo. Quiere estar en brazos, y brazos es lo que le damos. Podrán decirte que estás malcriando a tu bebé. No hagas caso y haz lo que te salga del corazón, lo que creas que es mejor para tu bebé.

Disquecia del lactante

¿Tu bebé hace fuerzas como si quisiera hacer caca y se pone rojo? Nosotros lo hemos vivido y al principio nos asustamos. Siempre te pones en lo peor. El desconocimiento produce miedo. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos, la niña hacía con normalidad caca. Esto ocurre por la inmadurez de su aparato excretor que hace que cuando el bebé hace fuerza el esfínter se cierre. Es cuestión de tiempo que vaya desapareciendo este problemilla. En cualquier, ante cualquier duda lo mejor es consultar al equipo pediátrico de tu centro de salud.

Al final, la intuición y el paso de los primeros días te harán quitarte miedos e incertidumbres. Siempre que tengas dudas busca ayuda en tus profesionales de referencia: matrona, pediatra, enfermera… Y no te sientas mal. Es muy normal sentirte con mil miedos con un bebé tan pequeño. Todas nos imaginamos que nuestro bebé nacerá con 3 ó 3’5 kg de peso. Pero las expectativas a veces no se cumplen y nos bloquean. Lo importante es respirar hondo y ponerte en marcha, tu bebé te necesita.

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.