El primer mes de lactancia fue intenso y convulso. Afortunadamente, el segundo mes fue más estable aunque igualmente intenso. Durante los primeros días de febrero la niña fue necesitando menos biberones. Hasta que a partir del día 6 de febrero ya no hicieron falta más suplementos. Retomamos la Lactancia Materna Exclusiva (LME). También vivimos la crisis de lactancia de las 6-7 semanas.

Nuestra experiencia con la LME

Empezamos el mes de febrero con la lactancia mixta. Con el paso de los días, la niña se quedaba saciada con el pecho y fuimos reduciendo el número de biberones de leche de fórmula. Tampoco me extraía leche con el extractor porque veía que no era necesario. Y de repente llegó el día en el que no fue necesario darle ningún biberón. El día 6 de febrero fue el día en el que volvimos a la LME. Sin mayor dificultad, de forma natural. Desde entonces, BabyE se alimenta exclusivamente de la leche que mi cuerpo produce en exclusiva para ella. Y yo me siento muy realizada, todo hay que decirlo.

Al principio tenía cierto miedo de que la pequeña no cogiera peso. Es algo que me atormentaba sobremanera. Una quiere lo mejor para su bebé y yo tenía claro que quería apostar por la leche materna. Aunque con la LME se recomienda pesar al bebé una vez al mes, David  y yo decidimos pesarla una vez por semana para controlar la evolución.

Crecimiento de BabyE

Pero, ¿cómo controlar el peso en casa? Bueno, nosotros compramos la bañera Aquascale de Babymoov que tiene función de peso. Y nos ha ayudado muchísimo en este segundo mes.

Partimos de los 3’320 kg de peso y 51 cm de altura de la revisión del primer mes de vida. Estas fueron las siguientes mediciones de peso:
08/02/2017: 3’520 kg +200 gr
15/02/2017: 3’720 kg +200 gr
22/02/2017: 3’780 kg +60 gr
28/02/2017: 4’040 kg +260 gr

El día 2 de marzo tuvimos la revisión de los dos meses. Pudimos comprobar que las mediciones eran reales. En la consulta de la enfermera, pesó 4’010 kg y midió 54 cm. Por lo tanto, sigue en su percentil de peso (P3) y de altura (P25).

Crisis de crecimiento de las 6-7 semanas

Este mes hemos vivido otro hito importante. Si ya eres mamá y has dado el pecho quizás ya sepas lo que es una crisis de crecimiento. Si estás embarazada y estas leyendo esto, una crisis de crecimiento es un cambio temporal de los patrones de lactancia. Estas crisis se producen ante la necesidad de aumentar la producción de leche.

Nosotros esta crisis la vivimos entre las semanas 7 y 8. La niña sólo quería pecho, con tomas hiper largas y se enfadaba al pecho en bastantes ocasiones.Fue realmente dura y te planteas tantas dudas que se te pasa mandar al carajo todo. ¿Será esto así a partir de ahora? ¿Será que se está quedando con hambre? ¿Tendré poca leche? Preguntas que se repetían en mi cabeza continuamente. Afortunadamente la mentada crisis pasó y las tomas volvieron a estabilizarse.

En este segundo mes de lactancia todo se ha asentado. Puedo decir que empecé a disfrutar de estos momentos únicos con mi hija. Saber que mi cuerpo le procura el alimento que ella necesita, para mí es muy satisfactorio. Y reconozco que antes de ser madre apostaba por la lactancia artificial. No obstante, he de reconocer que apostar por la LME ha sido muy grato y me siento orgullosa de mí misma. Ver crecer a mi hija, sus miradas y sus reclamos me hacen sentir útil, única y especial. Creo que mi hija ha conseguido que me reconcilie conmigo misma.

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.