Con esto de mi #OperaciónFitFitFit de la que ayer mismo os hablaba, me he propuesto ir hablando de vex en cuando de temas relacionados con la higiene postural, ejercicios saludables. Algunas y algunos pensaréis que a qué viene todo este cambio tan repentino. Estas semanas atrás he tomado verdadera consciencia de la importancia que tiene cuidarme el cuerpo y la espalda.
Yo tengo diagnosticada escoliosis, algo de lo más normal hoy en día y además tengo tocadas las cervicales desde que tuve un pequeño accidente de coche. Y desde entonces tengo que acudir a fisioterapia mínimo dos veces al año. Pero sabéis lo que pasa, que al final esos masajes no valen de nada si yo no me conciencio de que tengo que sentarme bien, debo agacharme correctamente, tengo que coger pesos de manera adecuada y un largo etcétera. Así que creo que es el momento de ir cogiendo buenas costumbres y para ello he estado indagando por la red y comparto lo más relevante que he encontrado:

¿Qué es la higiene postural?

Muchas veces se habla de higiene postural pero, ¿realmente a qué se refiere este concepto? En pocas palabrasla higiene postural es el cuidado de los movimientos que realizamos para proteger la espalda. A continuación os dejo la definición que aparece en la web de Ser Padres:

La higiene postural consiste en aprender a adoptar posturas correctas y realizar los movimientos cotidianos o esfuerzos de forma que la carga para la columna sea la menor posible.  En el embarazo esto es especialmente importante porque la musculatura de la espalda se sobrecarga y se contractura por el aumento de peso en la tripa, la relajación de los músculos abdominales, ligamentos y articulaciones (necesaria para que el útero pueda aumentar y la pelvis se dilate) y la falta de ejercicio y actividad.

Una vez definido qué es la higiene postural, veamos en qué puede contribuir cada mujer a cuidar su espalda para que esos cambios que experimenta el cuerpo tenga el menor impacto posible.

¿Qué podemos hacer para proteger nuestra espalda durante el embarazo?

 

Aquí os pongo algunos consejos que he encontrado, también en la página web de Ser Padres, y que me han parecido interesantes porque de muchos de ellos no era consciente:
  • No estar mucho tiempo de pie. En caso de tener que estarlo es recomendable apoyar un pie sobre algo que esté más alto (un bordillo, un banco…) para descargar tensión.
  • Sentarse recta apoyando la espalda en el respaldo, cambiando de posición cada poco tiempo para estirar las piernas.
  • A ser posible, no cruzar las piernas.
  • Evitar agacharse y leventarse, así que es mejor tener las cosas que se usas a diario a mano. En todo caso, flexionar las piernas para recoger las cosas del suelo, en lugar de arquear la espalda, y evitar coger objetos pesados.
  • Sentarse recta, bien apoyada en el respaldo. No mantenerse mucho tiempo en la misma posición, es mejor levantarse cada poco para estirar las piernas. No conviene cruzarlas.
  • Evitar los zapatos con tacón de más de tres-cuatro centímetros o los completamente planos. Mejor de tacón medio.
  • Para dormir lo ideal es tumbarse de costado y colocar una almohada entre las piernas, que ayudará a mantener recta la columna vertebral.
Después de leer estos consejos, veo que tengo mucho que hacer porque es tan fácil agacharse mal, cargar pesos peor y hacer tareas domésticas cual malabarista del circo del sol que en fin, toca ser consciente de muchas de estas cosas para ir corrigiendo las malas posturas.

 

No saques tripa

En el embarazo la forma de moverse es diferente porque el centro de gravedad se altera con el peso del feto: como la columna se arquea hacia delante para compensar, la embarazada tiende a echar la cabeza y los hombros hacia atrás. Sin embargo, lo adecuado es caminar recta. No conviene hacerlo arqueando la espalda y sacando la tripa, porque así se contribuye más aún a la sobrecarga de los músculos de la espalda.

 

Una imagen vale más que mil palabras

 

Muchas veces leemos y entendemos los textos pero un soporte gráfico nos ayudaría a saber a la perfección de qué se nos está transmitiendo a través de las palabras. Así que por eso, hoy os dejo un video sobre higiene postural que he encontrado en Youtube:

A las que ya habéis sido mamás y a las que estáis embarazadas ¿tenéis o habéis tenido en cuenta estas cosas para que vuestras espaldas sufrieran lo mínimo posible? Yo me he propuesto desde ya cuidarla porque parto en desventaja y con problemillas así que ¡a cuidarse se ha dicho!

 

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.