Una mamá primeriza desconoce qué sintomatología puede llegar a presentar durante todo el embarazo y a veces nos preocupa o nos asusta cuando un nuevo síntoma o molestia aparece. Puede que aún no lo hayas experimentado o que incluso en tu caso pase totalmente desapercibido pero en la parte final del segundo trimestre y durante el tercer trimestre pueden aparecen contracciones uterinas esporádicas que lo que hacen es preparar al cuerpo para el parto. ¡No os asustéis antes de tiempo! Es un mecanismo que se activa en todas las mujeres gestantes y que se conocen por el nombre de contracciones de Braxton Hicks. Como os podéis imaginar el nombre de este tipo de contracción se debe a la descripción realizada en 1872 por el médico inglés John Braxton Hicks. Pero, ¿qué son estas contracciones? ¿cómo se manifiestan?

¿Qué son las contracciones de Braxton Hicks?

Puede que alrededor del ecuador de tu embarazo comiences a notar que el útero se contrae y se pone duro de forma intermitente, irregular, espaciada y sin causar dolores ni molestias. Esto se debe, principalmente a que el útero ha de entrenarse para soportar el trabajo de parto. Estas contracciones comienzan en la parte superior del útero y se van extendiendo hacia la parte inferior del mismo con una duración de unos 30 segundos.

Según se vaya acercando el parto, estas contracciones pueden aparecer más seguidas y producir algunas molestias que podrán mitigarse cambiando de posición corporal, bebiendo agua abundante o dándote una ducha caliente. No obstante, mi consejo es que siempre que tengas dudas lo mejor es que llames a los profesionales sanitarios y ginecológicos que llevan tu historial de embarazo para que descarten cualquier tipo de signo de parto prematuro. No es aconsejable autodiagnosticarse ni quedarse con la información que puede albergar Internet, que es de carácter informativa y no facultativa.

¿Qué diferencias existen entre las contracciones de Braxton Hicks y las de parto?

En las semanas previas al parto, y siempre contando que esto ocurra a partir de la semana 37 de gestación que se considera que el bebé está a término y puede nacer cuando esté preparado para ello, las contracciones de Braxton Hicks pueden ser rítmicas, más frecuentes e incluso dolorosas pero no aumentarán en su duración, ni en la intensidad, ni tampoco en la frecuencia de las mismas.

Las contracciones de parto, en cambio, son regulares pueden llegar a darse cada 2 ó 3 minutos y su duración puede ser el triple o el cuádruple que las contracciones de Braxton Hicks. Además, suelen ser dolorosas. Esto es algo orientativo y en cada mujer el ritmo de las contracciones de parto puede ir de manera muy diferente. Lo importante es estar atenta a las señales y antes cualquier mínima duda hablar con nuestro personal médico de referencia, ellos sabrán indicarnos cómo proceder en cada caso.

En el siguiente cuadro podéis ver algunas diferencias más entre las contracciones de Braxton Hicks y las de labor de parto que quizás os puedan ayudar a distinguirlas con mayor facilidad:

diferencias-contracciones-braxton-hicks-y-parto

A aquellas que ya sois mamás os pregunto, ¿notasteis estas diferencias entre unas y otras contracciones? ¿Añadiríais alguna característica más? Espero vuestras experiencias.

Firma Ms. E

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.