Estamos en el tercer trimestre de embarazo y eso significa que los controles se intensifican. Si el pasado domingo os contaba que el día 24 de noviembre fui a la ecografía de las 32 semanas, el 28 de noviembre tocaba llevarle el informe al Ginecólogo de la Seguridad Social que está llevando mi embarazo.

Y como siempre, salí con una sensación de desánimo y de que aquella es la “casa de tócame roque”. Esto, para añadir un poco más de indignación al trato recibido en la ecografía de hacía cuatro días. Podría escribir un anecdotario sobre las prácticas profesionales de ciertas personas. Pero ese no es el tema sobre el que os voy a hablar aquí, os cuento cómo fue la consulta.

Cartilla de embarazo e Informe de Ecografía

Le facilité la cartilla de embarazo al ginecólogo y también el informe. Me pidió que se lo sacara del sobre, mientras él tecleaba en el ordenador. A parte de la enfermera que lo acompaña, necesita secretaria también.

Le dije, para mostrar mi descontento, que la señora que me atendió en la ecografía no había estado ni cinco minutos haciéndome la ecografía. Miró la firma del folio y me dijo que era muy buena profesional. Ahí entendí que debía cayarme y no seguir dando mi opinión.

Eso sí, le dije que no habíamos oído ni el latido de la pequeña. Intentó excusarse diciendo que “hay colegas que no lo consideran oportuno“. Vamos, que se le vio el plumero al ginecólogo. Dejé pasar el tema.

Tensión, peso, latido de la bebé

La enfermera me tomó la tensión, que dio 11/7. Más alta de lo que acostumbro a tenerla de normal. Después me hizo descalzarme para subirme al peso. Me dijo que pesaba 67,3 kg. Este dato lo di por correcto porque el día anterior en casa pesaba 66,9 kg. sin ropa. Seguidamente, pasé a la camilla para oír el latido de BabyE, música celestial para mis oídos, la verdad. Me dijo que estaba bien, pero no me dijo cuántos latidos por minutos tenía.

Me tuve que levantar sola nuevamente y no encontraba papel para limpiarme el gel de la barriga, hasta que la enfermera se dio cuenta y me dijo dónde estaba el papel. ¡Para qué facilitar las cosas un poco y ayudar a una mujer embarazada!

Últimas analíticas

Simultáneamente a las mediciones anteriores, el ginecólogo le pidió el resultado de la prueba del azúcar. La enfemera le dijo que no lo veía. Le tuve que sacar yo mis papeles y enseñárselos. Estuvo mirando el Test O’Sullivan y la Curva de Glucemia. Su diagnóstico fue que tenía intolerancia a la glucosa y que casi era como una diabetes gestacional por los valores.

Su consejo sanitario fue que debía comer menos y andar todos los días 5 kilómetros. Así a bocajarro. Yo asentí y pensé que cómo podía valorar que debo comer menos si no sabe ni lo que como ni en qué cantidades. Fue una situación muy curiosa, en serio.

Al final le tuve que decir yo que había dado algo de anemia en el análisis y que me había dicho Carmen, la matrona, que él debía valorar si necesitaba un refuerzo de hierro o no. Me dijo que era una cosas mínima la anemia que tenía pero que me extendía una receta para que tomara una pastilla en ayunas.

Cuando fui a la farmacia a por el tardyferon, la farmaceútica me dijo que si en ayunas tenía naúseas podía tomarla dos horas después de cualquier comida y media hora antes de comer. Y que lo acompañara con una mandarina para absorber mejor el hierro. Y así lo estoy haciendo.

Volantes para las próximas citas

La consulta acabó con cuatro volantes para las próximas citas con el ginecólogo, que me las dio porque diciembre y enero son meses un poco especiales. Eso sí, ni rastro de próximas analíticas o pruebas o nada de nada. Estas son las fechas mágicas:

  • 20 de diciembre: me dijo que me hará la prueba del estreptococo.
  • 29 de diciembre
  • 9 de enero
  • 16 de enero (un día después de la FPP)

¿Qué os ha parecido mi cita ginecológica? ¿Soy yo la que ve todo enrevesado o es que van dando palos de ciego? Necesito de vuestro feedback porque empiezo a pensar que soy una inconformista de la vida.

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.