Puede que a lo largo de tu vida hayas podido padecer anemia o falta de hierro. Lo que es un hecho es que un altísimo porcentaje de mujeres embarazadas sufren esta afección en la que los niveles de hierro descienden por debajo de los valores normales. ¿A qué se debe este trastorno? ¿Qué síntomas causa? ¿Cuál es el tratamiento? En esta entrada obtendrás respuesta a estas cuestiones.

Información sobre la anemia

Función del hierro en nuestro organismo

El hierro interviene directamente en la producción de hemoglobina, una proteína presente en los glóbulos rojos y que tiene la función de transportar el oxígeno a otras células. Durante un embarazo, la cantidad de sangre que circula por el cuerpo de la mujer puede aumentar hasta en un 50%. Esto supone un aumento proporcional de hierro para producir más hemoglobina, que será la encargada de suministrar oxígeno a través del torrente sanguíneo tanto al bebé como a la placenta.

¿Cómo se detecta la anemia durante el embarazo?

A parte del cansancio y fatiga acentuados que pueden hacerse patentes durante el embarazo la forma fiable de conocer si existe una anemia es a través de un análisis de sangre. Por eso, en las analíticas trimestrales se mide el valor para ver la evolución del hierro en sangre y poder actuar en caso de que haya un descenso de los niveles.

¿Qué síntomas puede presentar una mujer embarazada con anemia?

Si se trata de una ligera anemia, ésta puede pasar desapercibida y sólo se verá reflejada en la analítica de control del embarazo. Los síntomas asociados a la falta de hierro pueden ser varios, lo cual no significa que hayan de manifestarse todos ellos. Se puede tener la piel más pálida que de costumbre, la caída de pelo puede ser abundante y las uñas se pueden romper con facilidad. También se puede presentar inapetencia, cansancio, sensación de falta de aire o debilidad. A veces se puede tener sensación de mareo o vértigo e incluso taquicardia y/o palpitaciones. Otros síntomas pueden ser el dolor de cabeza, la falta de concentración o el insomnio.

 

¿Cómo se trata la anemia?

Habitualmente la forma de tratar la anemia es a través de un suplemento adicional de hierro que tu personal médico de referencia estimará oportuno para aumentar los niveles de hierro en sangre y que esa anemia vaya desapareciendo. Para favorecer la absorción de este hierro extra es importante tomarlo en ayunas con agua o zumo de naranja, puesto que la Vitamina C favorece la absorción del hierro. Bebidas como la leche, el café y el té, por el contrario, dificultan la absorción del hierro.

Mi experiencia sobre la anemia durante el embarazo

Como muchas de vosotras sabéis si lleváis siguiendo las entradas de los últimos meses, en la analítica del segundo trimestre salió que tenía una ligera anemia. La matrona de la Seguridad Social me dijo que como estaba tomando el suplemento vitamínico con hierro, que esperara a ver al ginecólogo en la siguiente visita. Esa visita se produjo el día 28 de noviembre, casi mes y medio después de recoger los resultados en los que salía que mis niveles de hierro en sangre eran un poco bajos. Nada preocupante ni exagerado.
Por eso, cuando fui a la séptima ecografía del embarazo con mi ginecóloga privada, el día 3 de noviembre, me recomendó empezar a tomar los suplementos de hierro desde ya para evitar que disminuyeran más en las próximas semanas. Después de empezar el tratamiento he notado una mejoría importante. Me canso y me fatigo menos, estoy más activa durante el día y no noto esa falta de respiración agobiante que venía sintiendo.
¿Vosotras tuvisteis anemia durante el embarazo? Si la respuesta es afirmativa, ¿os mandaron tomar algún complemento de hierro? El complemento que me han recetado a mí es el Tardyferon 80mg, que me han recomendado ingerir con un cítrico para que la absorción sea mejor.
Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.