Lo prometido es deuda, y hoy miércoles os voy a contar en qué consistió mi primera visita a la matrona de la Seguridad Social. Normalmente esta primera visita se hace teniendo el alta en reproducción asistida, pero yo me he adelantado porque me parecía muy tarde ir después del día 14 de junio, en la semana 9 si todo va bien. Por lo tanto, he ido en la semana 7. Creo que hice bien y más abajo entenderéis el porqué de esta afirmación.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, en el País Vasco (supongo que en otras Comunidades Autónomas el procedimiento será similar) cuando una mujer se entera que está embarazada ha de ponerse en contacto con su matrona para pedir la primera cita. Cuando yo pedí la mía, pensé que me darían para dentro de un par de semanas o tres, pero para mi sorpresa me citaron el 31 de mayo. ¡Pues sí que va bien la sanidad pública en los pueblos guipuzcoanos! La verdad es que no me puedo quejar en absoluto porque a comparación de lo que tenía que esperar cuando vivía en Donostia, esto es coser y cantar. A continuación os cuento cada detalle de mi primera cita.

Retraso en la consulta

Llegué al ambulatorio, que está en un pueblo cercano al que vivo, y cuando vi el porrón de gente que había pululando por el rellano me temí lo peor. Además, al ver que todas las mujeres eran africanas (y cuando digo todas, eran todas) me fascinó. No era consciente del gran porcentaje de mujeres africanas que viven en la zona. Llegué a sentirme extraña, era la única autóctona…y qué queréis que os diga, me causó bastante shock, fue la anécdota.

Al poco de estar esperando, salió una paciente de la consulta de la matrona y ésta empezó a preguntar quién era la siguiente y a qué hora tenían la cita. Cuando oí que entraba la de las 10 de la mañana y eran las 10:39 me temí lo peor. Que conste que yo tenía a las 10:30. A final de cuentas, entré a las 11 bien pasadas. Por cierto, que no os he dicho, iba acompañada por mi suegra, que entró conmigo en la consulta…pero de este tema ya os hablaré en otro momento jejeje.

¿A qué se debe tu consulta?

Con esta pregunta me recibió la matrona, de nombre Carmen. Yo ya la conocía porque hace dos años me hice citología con ella, y tengo recuerdo de que era brutica jijiji. Le conté toda mi historia y que estaba allí porque estaba embarazada, puntualizando que había sido por reproducción asistida, y me preguntó que si había sido por ICSI. Yo le contesté que sí perpleja, ¿tiene dotes adivinatorias la mujer? ¿hay algo en mi historial que me delata? Oye, no sabéis la intriga que se me quedó con este tema. Ya bastante avanzada la cita me preguntó el motivo por el que me había sometido a RA y le expliqué que tenía endometriosis y baja reserva ovárica.

La cartilla de embarazo

Lo primero que hizo la matrona es crear mi historial y comenzar a rellenar mi cartilla de embarazo. Y la verdad es que impone bastante, qué queréis que os diga. Nunca un cuadernillo con tan pocas hojas había sido tan deseado jejeje. Me acribilló a preguntas y traté de responderle con la mayor de las precisiones. No obstante, a los días me he dado cuenta de que hay cosas que se me han pasado decirle como que soy asmática y tengo alergias (polen, ácaros,…), eso sí, controladas y que en muy pocas ocasiones se han manifestado. No puede ser que esté perdiendo la cabeza así desde tan pronto. También le tengo que decir que mi marido tiene una venita en el corazón que le hace tener alguna arritmia aunque no es nada grave, pero sí es congénito. Arghhh! A ver si para la próxima cita con el Ginecólogo lo digo para que lo apunten. Y que yo tengo problemas estomacales, porque tengo atrofia en las válvulas del esófago y del estómago. Espero que no me riñan por no haberlo dicho antes pero es que estaba negra de esperar y se me fue el santo al cielo.

Pruebas del primer trimestre y próximas citas

En esta cita me explicó las pruebas que me iba a tener que hacer en este primer trimestre:

  1. Una analítica completa de orina y sangre, que miedo me da jejeje en mi ambulatorio de referencia. 20 de Junio.
  2. Ecografía en la capital. Esto me ha sorprendido mucho porque normalmente para estas cosas te mandan a Tolosa (a 1,5 km de casa) y de este modo tengo que ir a 25km de distancia, a donde me derivaban a los especialistas cuando vivía en Donostia.  01 de Julio.
  3. Cita con el ginecólogo. 04 de julio.
  4. Triple Screening.

Algunas recomendaciones

Finalmente, la matrona me dio un libro informativo, que ya me he leído casi en su totalidad excepto dos capítulos y que me ha parecido muy interesante. También me dio una hoja con consejos de alimentación y manipulación de alimentos. Lo mejor de eso es que me dijo que puedo comer jamón sin problema, independientemente de haber pasado la toxoplasmosis y sin necesidad de congelarlo. Casi me pongo a aplaudir con las orejas. El problema, es que por el momento es sólo olerlo y morirme del asco jijiji… Paradojas de la vida. Con lo del jamón os quiero decir, que cada matrona os dirá una cosa diferente y que cada cual ha de hacer lo que le haga sentir bien, eso sí, sabiendo que no es perjudicial para la personita que comienza a desarrollarse en el interior.

Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.