La sexta charla maternal tuvo lugar el día 16 de noviembre de 2016 y aunque para alguna de las asistentes era la última sesión, en mi caso he de continuar dos semanas más para asistir a las dos primeras sesiones que no asistí porque cuando llamé a la matrona, el grupo ya estaba iniciado. Esta sexta sesión la dedicó a hablar de la depresión puerperal o postparto, del suelo pélvico y de las dudas que teníamos de cara a la recta final del embarazo, la maternidad y/o el postparto.

Depresión postparto

Carmen nos dijo que el cambio hormonal que se produce nada más dar a luz es brutal. Todas las hormonas que están presentes en el embarazo desaparecen de golpe y porrazo. Al mismo tiempo, aparecen otras nuevas hormonas como la prolactina o la adrenalina, y los niveles de oxitocina son muy elevados. Es normal que podamos sentir, en determinados momentos, una rabia incontrolada ante comentarios o acciones de la gente de alrededor. No podemos olvidar que somos mamíferos y que la rabia y la ira nos pueden jugar una mala pasada.

La matrona nos ha recomendado descargar adrenalina dando puñetazos al colchón en caso de que haya una visita de algún familiar o amistad que nos perturbe. También nos ha aconsejado que hablemos claro y que seamos taxativos a la hora de decidir si queremos o no visitas, cuándo las queremos y demás. Nos ahorraremos disgustos y pagar con quien menos lo merezca nuestro malestar.

Con el paso de los días deberíamos sentirnos mejor, pero si vemos que pasan las primeras semanas y seguimos en un estado de hundimiento y recogimiento es aconsejable acudir al psicólogo para poder darle la vuelta a ese estado que nos mantiene sumidas en una depresión tras el parto. No olvidemos que los cambios son muchos y repentinos, y no todas las mujeres tienen la capacidad y las herramientas necesarias para gestionar esta nueva situación de la misma manera.

Suelo pélvico tras el parto

Sobre este tema, Carmen nos explicó que el único ejercicio que se puede realizar después del parto hasta los dos meses son los conocidos ejercicios de Kegel. Tras estos dos meses, se pueden incorporar los hipopresivos abdominales para ir recuperando y tonificando el abdomen. Bajo mi punto de vista, este tipo de ejercicios hay que saber hacerlos correctamente porque sino puede acarrear lesiones importantes como todo deporte mal practicado.

También nos dijo que al bajar del hospital, tras dar a luz, debíamos hablar con Carmen vía telefónica y que ella nos citaría para los días siguientes. A los dos meses debemos ir al ginecólogo para que nos dé el alta tras la cuarentena y hablar del método anticonceptivo a usar. A los tres meses volveremos a donde la matrona para que haga una valoración del estado de nuestro suelo pélvico y, si fuera necesario, nos mandara rehabilitación. En caso de necesitar hacer ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico, a los cinco meses volveremos a su consulta y si el problema persiste nos derivará a un urofisioterapeuta.

Dudas

La parte de dudas fue la que más tiempo nos llevó en esta sexta sesión y es que la inexperiencia hace que tengamos miedos e incertidumbre acerca del alumbramiento. Os adjunto algunas de las preguntas que salieron en la sesión, con las respuestas que dio la matrona:

¿Es bueno mantener relaciones sexuales una vez cumplidas las 37 semanas para facilitar el parto?

Esta pregunta dio mucho de sí. La formuló una joven de nacionalidad cubana que planteaba que era algo que se decía en su país y que quería corroborar que era cierto y tenía validación médica. La respuesta de la matrona fue que efectivamente las relaciones sexuales durante el embarazo son recomendables y beneficiosas a no ser que haya una amenaza de aborto o de parto prematuro. Las propiedades del semen ayudan a preparar el canal de parto.

¿Qué hay que llevar al hospital?

Otra de las preguntas estrella y por excelencia es qué necesitamos preparar para el día del parto. La respuesta de la matrona me dejó conmocionada: “con llevar la cartilla de embarazo, el DNI y la tarjeta sanitaria es suficiente“. Pensándolo fríamente el resto de cosas son prescindibles en un primer momento. No obstante, la matrona añadió que tendríamos que llevar productos de aseo personal tipo cepillo y pasta de dientes, peine,… Que la ropa para salir del hospital nos la podrían llevar al día siguiente de dar a luz sin ningún problema. Yo, personalmente, en su momento me hice la lista de lo que creía conveniente/necesario llevar al hospital porque por ejemplo los camisones que te dan allí se atan por la espalda y como que muy pro-lactancia no son. Pero de esto os hablaré en un post largo y tendido.

¿Funciona tomar infusión de frambuesa u homeopatía a partir de las 37 semanas para facilitar el parto?

La respuesta de la matrona fue que aunque no hay evidencia científica que pruebe que esos productos puedan facilitar el desencadenamiento del parto, hay personas a las que les ha podido funcionar. Es un tema que cortó rápidamente y no abordó en profundidad.

¿Es cierto que si no es la primera vez que pares te ponen oxitocina para disminuir el tamaño del útero tras el parto?

Carmen dijo que eso normalmente se hace en casos excepcionales o cuando ha habido un parto gemelar porque la dilatación del útero es mayor y con la oxitocina se ayuda a recuperar antes el tamaño del mismo. También nos dijo que la lactancia materna es el mayor facilitador a la hora de recuperarse del parto.

¿Qué ocurre si hay que hacer cesárea con el piel con piel?

En el Hospital Donostia, el de referencia para nosotras, existe la opción de que si hay cesárea podamos solicitar una habitación contigua en la que estaríamos tras la intervención la madre, el padre y el bebé. Pero si ese habitáculo estuviera ocupado existe la opción de que el padre solicite hacer el piel con piel con el bebé, tras firmar una gran cantidad de papeles, en otro espacio mientras la madre se recupera. Personalmente, desconocía toda esta información y viene genial saberla para poder exigir nuestros derechos.

¿Es recomendable cumplimentar el plan de parto?

Nos dijo que además de cumplimentar el plan de parto, era importante que en cada momento dijéramos aquello que habíamos indicado en el mismo porque suele ocurrir que no siempre se leen las tres hojas de las que consta, en nuestro sistema de salud -el vasco-, dicho plan.

¿Cuándo ofrecer el chupete?

Carmen nos dijo que si no existía alguna necesidad imperiosa es mejor ofrecer chupete o biberón, si se va a dar leche materna, a partir de un mes. A partir de ese momento, el bebé es capaz de distinguir con mayor claridad el pezón de la tetina y eso evitará problemas de agarre puesto que son totalmente distintos. También nos explicó que el chupete había que ofrecerlo para los momentos de necesidad y que a partir de los seis meses era mejor no dejarlo colgado con la cadena para chupetes de modo que se cree una mayor dependencia. En este sentido, pienso que la experiencia y las necesidades específicas de cada bebé nos irán marcando unas u otras pautas a seguir.

Aunque hubo alguna pregunta más, el resto están resumidas en las propias crónicas de las charlas maternales que habéis podido seguir en el blog. La sesión terminó con el visionado de una presentación de Power Point en el que nos empoderaba para ser las piezas claves en la crianza y educación de nuestros bebés.

Firma Ms. E

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.