El post de hoy es una confesión en voz alta de cómo estamos llevando el primer mes de búsqueda, sobre todo yo, Ms. E, que soy quien teclea hoy. Soy una persona bastante coherente y después de hablar con Mr. D de tomarnos con tranquilidad la búsqueda ya que es un proceso que puede prolongarse en el tiempo, no nos merece la pena agobiarnos.
 
Entre los “compromisos” que habíamos acordado estaban:
  1. Disfrutar de la búsqueda. En su sentido más amplio, sin presiones, sin agobios, sin obligaciones. 
  2. Hablar del proceso con naturalidad. Todas las dudas, los miedos, las incertidumbres hay que compartirlas porque es reconfortante encontrar comprensión en tu media naranja. 
  3. Tratar de que la búsqueda no gire en torno a nuestra rutina diaria. Buscar planes que nos hagan no pensar demasiado en la búsqueda y demás ayuda a llevar mejor la espera antes de la primera falta.
  4. Aguantar a la falta para hacer cualquier prueba de embarazo. El síntoma más evidente es la falta de menstruación y para qué vamos a llevarnos malos ratos antes de tiempo.
Como véis, nuestra teoría es de lo más completa y perfecta. Sin embargo, la realidad, la práctica y el día a día nos han hecho ver que es un poco complejo seguir al pie de la letra esas premisas que nos planteábamos hace un mes aproximadamente. Por ejemplo, la 1 y la 2 las hemos cumplido fácilmente aunque en algún momento determinado haya podido haber algún tipo de tensión o lo que sea. Tenemos la suerte de tener una gran comunicación en la relación y eso ayuda, y mucho, en el resto de facetas de la convivencia, la pareja, el matrimonio, etc.

 

La tercera premisa es un poco más compleja de cumplir porque ya sólo por el hecho de tener este blog, en nuestro día a día tenemos el tema bastante presente. Sin embargo, como es algo que hacemos con mucho gusto no nos está suponiendo un hándicap.

 

Bajo nuestro punto de vista, el cuarto compromiso es nuestro talón de aquiles porque nos está costando la vida esperar a que llegue el viernes al menos para ver qué pasa. La semana pasada tuve síntomas de todo tipo y estos días no tengo nada de nada, excepto algún dolorcillo como si fuera a llegar en cualquier momento la R. Estoy pendiente de mi cuerpo, cualquier posible cambio porque al ser el primer mes quiero irme conociendo, a sabiendas de que mi Síndrome Premenstrual suele venir cargadito de síntomas que se comparten con la R así que estoy muy despistada.

 

De hecho, y como ayer publicábamos, la R hizo acto de presencia el miércoles por lo que este mes he tenido un ciclo de 28 días clavados. Así que a por el segundo intento vamos con muchos ánimos y alegres, sobre todo porque voy a poder comer jamoncito del bueno estas Navidades jejeje.

 

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.