Después de mucho tiempo vuelvo a mi riconcito de Confesiones. Se dice pronto, 18 meses, 1 año y medio… es el tiempo que llevamos recorridos en busca de un embarazo que no llega. Y no es que no llegue porque no hemos probado todo tipo de posturas cual acróbatas circenses o porque estemos estresados, nerviosos o pensemos en ello. No llega porque es muy complicado, en nuestro caso, que llegue de forma natural. La vida a veces te pone piedrecitas, piedras, pedruscos o rocas que pesan como moles por el camino; y de todo se aprende en esta vida. Aprendes a gestionar tus emociones, a no culparte por cualquier cosa que hagas o no hagas, aprendes a disfrutar con tu pareja para que la relación se fortalezca en vez de debilitarse. Aceptas que la infertilidad es algo más habitual de lo que nos hacen creer desde que somos pequeñas y que no hay nada malo en ello.

Ahora, a sabiendas que soy infértil y que el problema principal lo tengo yo, he aprendido a mirarme al espejo y pensar que soy afortunada de tener el entorno que tengo, de poder contar mis experiencias y sentirme escuchada, apoyada y entendida por personas como vosotras y vosotros que me leéis cada vez que escribo unas líneas. No es fácil asumir que mi oportunidad para ser madre pase por un tratamiento de reproducción asistida, porque nadie te prepara para esto. Socialmente existen demasiados tabúes respecto a este tema aún, y cruzar la barrera de decir que estoy deseando ser madre pero que yo, salvo milagro de última hora, necesitaré de la ciencia para intentar cumplir ese deseo, ese sueño… pues he de reconocer que de momento no lo voy anunciando, no me nace tomar la iniciativa de hablar de embarazos o de tener hijos. Sin embargo, tengo claro que si alguien me pregunta si no estamos buscando familia no le ocultaré nuestras dificultades y que nuestra esperanza está puesta en la reproducción asistida.

Y es más, pienso que somos afortunados de poder hacer frente al tratamiento por lo privado, evitando así tener que pasar por inseminaciones artificiales que en mi caso resultarían igual de inútiles que mis intentos de forma natural. Porque sí, un tratamiento de reproducción asistida es caro, muy caro…pero las cosas como son, todo el dispositivo que supone un TRA requiere de la intervención de muchos profesionales, tecnología y demás personal.

Soy totalmente consciente de que puede que no sea llegar y besar el santo y que me quede a la primera, de que el proceso es largo, duro y sinuoso… pero teniendo claro tanto Mr. D como yo que queremos intentar formar una familia… no tenemos nada que perder y sí mucho que ganar, o por lo menos un motivo por el que ilusionarnos. Siempre existirán incertidumbres, miedos, inseguridades, reticencias… pero el que no apuesta no gana y si mi aparato reproductor femenino necesita un empujoncito externo… no quiero tirar la toalla antes de tiempo.

A menos de una semana para la cita con el jefe de la unidad de reproducción asistida (Dr. K), tengo incertidumbre de saber los resultados de todas las pruebas que nos hemos realizado, a parte de que tengo ganas de saber qué nos deparará los próximos meses. Mientras tanto, nuestra filosofía de vida es disfrutar al máximo de nosotros, mimarnos, sentirnos bien, querernos mucho y escucharnos.

Nadie te prepara para ser infértil sin tener cierto grado de culpa o de vergüenza, hasta que te toca vivirlo en primera persona y entiendes muchas cosas, que de otra forma, son casi imposibles de sentir, comprender o asimilar. Nuestras ganas de ser padres se multiplican cada ciclo que pasa, y se va creando una consciencia de qué significaría la maternidad/paternidad en nuestras vidas. Es un proceso más largo, más duro; pero quiero pensar que será aún más gratificante.

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.