Si hace poco que estás siguiendo nuestro blog, quizás te haya sorprendido que esté hablando de la novena ecografía. Todo tiene una explicación, nuestro embarazo, fruto de un tratamiento de fertilidad, lo estamos llevando paralelamente por la sanidad pública y la privada aunque nuestro deseo es dar a luz en el hospital público. Dicho esto, este pequeño dato explica el porqué de tanta cantidad de ecografías. Nuestra futura bebé es tan deseada que hemos creído conveniente llevar un control complementario del embarazo.

El jueves 1 de diciembre acudimos, Mr. D y yo, a nuestra novena ecografía del embarazo a la clínica privada. Esta visita coincidió en la semana 33+4, justo una semana después de tener la octava ecografía, de cinco minutos de duración, en la Seguridad Social. Para nosotros era necesaria esta cita porque los datos del informe de la Seguridad Social estaban mal medidos, algo que corroboramos comparando los informes.

Llegada a la clínica

Normalmente siempre pedimos a la misma hora la cita, 17:30h. Nos viene bien para comer tranquilos, que Mr. D se eche su sueño reparador de mediodía después del trabajo, merendar y llegar puntuales. En esta ocasión nos atendió la Dra. M con mayor puntualidad que las últimas veces. Además, la enfermera que la asistía era muy agradable.

Inicio de la consulta

Cuando entramos a la consulta, la Dra. M me preguntó que qué tal estaba y me hizo las preguntas de siempre, que si había tenido algún sangrado o alguna pérdida de líquido a lo que le respondí que no. Aproveché para comentarle que llevaba unos días notando de forma continuada falta de aire al andar e incluso a veces estando sentada. Me comentó que en mi caso se debía a dos factores: la presión que está ejerciendo el útero sobre la caja torácica y la falta de hierro que tengo. Que era absolutamente normal.

Le dejé los informes que no había visto desde la última vez: prueba de la curva de glucemia, informe ecográfico de la Seguridad Social, etc. Me dijo que aunque no había salido una diabetes gestacional porque sólo había un valor alterado, había una clara intolerancia. Le comenté las pautas del ginecólogo de la Seguridad Social: “comer menos y hacer ejercicio”. Me dijo que ella me iba a dar una dieta para que viera el tipo de comidas y menús que podía hacer, pero que no tenía que hacerlo al pie de la letra. Además, me aconsejó caminatas diarias. Vamos, mucho más asequible que los 5 kilómetros propuestos por el ginecólogo unos días antes.

La ecografía

Tras todo lo anterior, pasamos a la sala contigua a la consulta donde se encuentra el ecógrafo. Me midió el tamaño del útero y al hacer presión para la medición me hizo un poco de daño en la parte del cuello. Después me echó el gel fresquito y enseguida vimos la cabeza de nuestra princesa que sigue en cefálica aunque tenía el cuerpo justo al lado contrario respecto a hacía una semana.

Si la semana anterior BabyE pesaba 1,967kg esta semana llegaba a los 2,090kg. Nos comentó que el tamaño de la cabeza salía un poco más grande respecto a la edad gestacional pero que no había problema. Palabras literales de la Dra. M: “puede que sea un poco cabezona“. A mí me salió del alma decir: “Igual que su madre entonces” jajaja. Mientras hacía la ecografía la pequeña se manifestó y la Dra. M. se quedó sorprendida. Comprobó de primera mano que la niña se mueve dentro de su mami.

Respecto a la altura, calculando el dato del fémur, que en la ecografía de la Seguridad estaba mal medido, mide unos 44cm ya. El valor del fémur era 6,33cm, que multiplicado por 7 da el valor aproximado de altura. Os preguntaréis cómo sé que la medición del fémur estaba incorrecta. Por dos motivos: los huesos no encogen -en la semana 32 medía 6,63cm-, y en la imagen la línea que trazó la señora que me atendió no coincide con el empiece y final, sino que se extiende un poco más.

Una vez finalizada la ecografía, la enfermera me limpió el abdomen y me ayudó a sentarme. Me tomó la tensión y esta vez ha dado 9/6,5. Respecto al peso, me volvieron a pesar con ropa y calzado y había alcanzado los 67kg. ¡Por fin cuadraba el dato del peso con la realidad! Realmente no es algo que me preocupe pero no es lo mismo haber cogido medio kilo en un mes que la media de dos kilos que llevaba en las últimas visitas.

Próxima consulta con la Dra. M.

El próximo control con la Dra. M lo tendremos el 15 de diciembre, esto es, la semana que viene ya. Quiere ir controlando el peso de BabyE con una nueva ecografía. Así que en breve podremos disfrutar de otro rato a solas con nuestra princesa.

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.