En la entrada de hoy me gustaría contaros cuáles son mis rutinas antes de irme a dormir que he cogido como costumbre durante el embarazo y que la verdad es que me facilitan el descanso y el sueño. Estas rutinas comprenden el tiempo que pasa desde que ceno hasta que me meto en la cama así que son varias cosas que antes, desde luego, no solía hacer del mismo modo. Por lo tanto, lo que aquí os cuento es fruto de mi experiencia personal más que consejos a seguir, aunque si alguna de mis rutinas le puede servir de inspiración a alguien estupendo.

Reposar la cena

Normalmente evitamos hacer cenas copiosas o pesadas porque mis náuseas me lo harían pasar bastante mal, así que la opción de cenas ligeras con alimentos variados ayuda a que el reposo de la cena no sea muy complicado. No obstante, hay noches en las que tengo reflujo y lo paso francamente mal, pero con ayuda del Caribán lo voy sobrellevando de la mejor manera posible. Normalmente, tras cenar me siento en el sofá, en una postura cómoda y veo un rato la televisión antes de comerme el postre. De esta manera aligero la digestión.

Tomar una pieza de fruta antes de acostarme

Procuro, cada noche, tomarme una pieza de fruta para irme a la cama con el estómago listo para aguantar la noche. Me refresca, me hidrata y me sacia así que cumple todos sus cometidos a la perfección. Normalmente suelo esperar como una hora entre la cena y el momento de comerme la fruta para que me dé margen a digerir la comida y me entre mejor la fruta.

Ir al baño un par de veces antes de ir a la cama

Como bebo bastante cantidad de agua, he comprobado que si voy un par de veces al baño antes de acostarme, por la noche tengo menos necesidades de levantarme, con un par de visitas nocturnas al baño me vale. Lo que suelo hacer es ir después de cenar y antes de meterme en la cama y la verdad es que me funciona bastante bien esta rutina que descubrí no hace tanto.

Hidratarme la barriga con crema antiestrías

Tras lavarme los dientes, suelo tomarme mi tiempo para hidratar la barriga, la zona de las lumbares y los muslos con crema antiestrías para que la piel descanse hidratada. Tiene un efecto refrescante y yo diría que hasta relajante que me hace meterme en la cama muy relajada y tranquila.

Colocarme cómodamente en la cama para sentir a Cosita Revoltosa

Antes de dormirme también me tomo mi tiempo para disfrutar de los movimientos de nuestra bebé y eso me hace relajarme aún más si cabe. Me suelo tumbar sobre el lado izquierdo primero y luego mi Cosita Revoltosa me pide, haciéndome vacío y colocándose en un sitio estratégico, que me dé la vuelta para ponerme sobre mi lado derecho y dormir.

Eso sí, ya no ponemos la televisión en la habitación como hacíamos antes tras cenar y eso quieras o no ayuda a preservar el dormitorio como el santuario del descanso. Normalmente, no nos solemos ir más allá de las 23:15h para tener horas de sueño suficiente, sobre todo entre semana. Esto, a su vez, me ayuda a hacer la digestión correctamente antes de irme a la cama.

Como habréis podido comprobar no son grandes secretos los que esconden mis rutinas pero a mi me ayudan a tener una secuencia ordenada de acciones que me facilitan tanto el sueño como el descanso y una buena digestión. ¿Vosotras tenéis o teníais rutinas específicas antes de acostaros? Me encantaría saberlas porque vuestras experiencias enriquecen mucho, ¡ya lo sabéis!

Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.