Durante el embarazo es muy importante mantener unas pautas de hidratación corporal adecuadas porque de nuestra hidratación dependerán nuestros futuros bebés. Con lo cual, no hablamos de algo superfluo y quizás en nuestra ajetreada y ocupada vida a veces descuidamos la ingesta de líquidos o los propios cuidados corporales externos. En este post vamos a hablar de ambos tipos de hidratación, incidiendo sobre todo en la importancia que tiene el agua en todo el proceso prenatal.

¿Cuánto agua se debe beber al día estando embarazada?

Como veis hago referencia a líquidos y no solamente al agua porque en ocasiones se nos habla de que hay que beber x litros de agua al día, pero si recapitulamos un poco, los zumos, la leche, las infusiones y los caldos también se cuentan como líquidos. Por lo tanto, es preciso que seamos conscientes de cuáles son nuestros hábitos de hidratación para saber si estamos tomando una cantidad correcta de líquidos o no.

Existe un importante baile de cifras según la fuente que consultemos o quién nos dé la información. A mí me han llegado a decir diferentes profesionales sanitarios que es necesario beber desde 1,5 a 2 litros diarios hasta incluso de 2,5 a 3 litros. Como veis, la horquilla es demasiado grande.

¿Qué beneficios nos reporta una buena hidratación?

¿Por qué es tan importante esto? Porque de ello va a depender el líquido amniótico del que dispondrá nuestro bebé. Creo que es una razón suficientemente poderosa como para pararnos a pensar si estamos manteniendo una correcta hidratación. Además, una correcta hidratación nos protege de tener infecciones urinarias, nos ayuda a mantener nuestra piel hidratada y favorece el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Pero vamos a ver todos los beneficios que nos puede suponer hidratarnos correctamente:

  • En primer lugar, evitamos la deshidratación que puede ser la causante de dolor de cabeza, náuseas e incluso contracciones
  • Ayuda a combatir el estreñimiento, que es un problema que afecta a un alto porcentaje de mujeres embarazadas.
  • Disminuye la posibilidad de que se formen cálculos renales o el desarrollo de infecciones de orina.
  • Además, el agua es el encargado de transportar los nutrientes hacia la sangre que recibe nuestro bebé así como de distribuirlos por el organismo.

Mis tips de hidratación durante el embarazo

Aprovechando este post os cuento cómo estoy fomentando una correcta hidratación de mi cuerpo que favorezca el correcto desarrollo de mi bebé al mismo tiempo. Porque si algo está claro es que una vez embarazada se piensa en plural y el yo empieza a perder cierta consistencia ante el nosotros.

  • Siempre estoy acompañada de una botella de agua. Con esto me aseguro que no se me olvide hidratarme a menudo tanto en casa como en la calle. Eso sí, prepárate para ir unas cuantas veces a hacer pipí y tenlo en cuenta para gestionar la ingesta de líquidos.
  • Normalmente me hidrato aunque no sienta sed. Esto ayuda a evitar que pasen largos periodos sin ingesta de líquidos, nuestro cuerpo nos lo agradecerá.
  • Beber líquidos a una temperatura agradable para cada persona. En mi caso concreto, soy incapaz de beber agua fría, no puedo. Por eso siempre la bebo del tiempo pero si te gusta fresca, bébela de ese modo porque te entrará mucho mejor.
  • ¿Agua de botella o del grifo? Pues aquí depende mucho de la calidad del agua de grifo de cada localidad, en mi caso el agua del grifo viene con mucha cal y no la consumimos así que optamos por agua de botella de mineralización baja.
  • Leche y agua son mis aliados. La verdad es que yo no bebo, desde hace ya muchos años, bebidas gaseosas por motivos de salud. Disfruto mucho con las infusiones pero ahora con el embarazo no sé cuáles podría tomar y cuáles no así que me abstengo. En cuanto a los zumos, el de naranja lo tengo descartado por mis problemas gastrointestinales y el resto porque me repiten muchísimo, no los digiero bien ¡mala suerte! Así que bebo leche, sin lactosa y desnatada nuevamente por mi maltrecho estómago, y sobre todo agua. También me puedo comer tan ricamente un caldo o una sopa, pero ahora en verano como que no me apetece para nada.

¿Cuáles fueron vuestras pautas de hidratación durante el embarazo? Me encantaría conocerlas, saber si fuisteis conscientes de la importancia que tenía una correcta hidratación durante este periodo. ¡Estoy deseando ver vuestros mensajes!

Firma Ms. E

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.