Ayer por la tarde tuvimos la primera ecografía de control, un momento importante para determinar si había habido una correcta implantación embrionaria en mi útero. También era el momento de saber si se había implantado uno o eran dos los embriones que estaban gestándose. Hoy os cuento cómo vivimos los momentos previos a entrar en la consulta y el momento ecografía. Sentimientos encontrados, emociones a flor de piel, te pueden imaginar una situación de este tipo de mil maneras diferentes pero ninguna se pareció a la realidad.

Llegada a la clínica

Al llegar a la clínica fuimos a ginecología y en recepción di el nombre, nos mandaron pasar a la sala de espera. Se me hizo raro estar en la misma sala de espera donde tenía los controles durante la estimulación. Estaba nerviosa, me hacía pipi todo el rato y Mr. D trataba de calmarme. Tenía ganas de saber que iba bien, pero no sabía si estaba preparada para recibir noticias malas… supongo que como todas en estos casos. Tardaron en llamarnos algunos minutos y a mí el tiempo de espera se me hizo eterno. Necesitaba saber algo ya.

Pasamos a la consulta

Primeramente la Dra. M. nos saludó y me estuvo haciendo algunas preguntas entre ellas, que a ver qué tal mis pinchazos en el ovario derecho. Llamé la semana pasada porque me dieron bastante fuerte, pero me dijo que si había algo se vería en la ecografía. Me preguntó si la transferencia había sido el día 26 de abril, a lo que yo le contesté afirmativamente. Me dijo que estaba de unas 6 semanas aproximadamente. Yo pensaba que se contaba desde el día de la punción, pero por lo visto es desde el día de la transferencia. También me preguntó que si había tenido vómitos o nauseas, a lo que yo le contesté que nauseas sí. Después pasó a dibujar en un papel lo que se debería de ver para mi tiempo de gestación: saco, vesícula vitelina y un mini embrión.

La ecografía vaginal

Llegó el momento de pasar al potro para ver lo que se cocía por ahí abajo. Me desvestí de cintura para abajo y me puse en la camilla. Me introdujo el ecógrafo vaginal y enseguida se vio, ahí, bien colocadito, nuestro saquito. Había uno,  con todo lo que nos había explicado la Dra. previamente y, de hecho, se veía cómo latía el corazón aunque no pudiera oírse. Yo me quedé alucinada, asombrada,… Uno de nuestros cachorritos se había agarrado fuerte a mami. Nos estuvo explicando todo con detenimiento y nos dijo que estaba correcto indicando que estaba de 5 semanas y 5 días según los parámetros del ecógrafo. También miró mis ovarios y me dijo que el derecho estaba más grande de lo normal, de ahí mis pinchazos y que en el izquierdo tenía mi mega quiste junto con otros dos pequeños.

Primera Eco

Vesícula Vitelina, en la parte superior el punto blanco es el embrión.

La salida de la consulta

Al salir tanto la Dra. M. como la auxiliar nos dieron la enhorabuena.Lo cierto es que yo me quedé en shock asimilando lo que hacía unos pocos minutos acababa de vivir. Por un lado, ya sabíamos que esperamos un cachorrito o cachorrita. Y teníamos un sentimiento encontrado porque no nos hubiera importado tener dos, dadas mis circunstancias de infertilidad precoz pero estábamos tan contentos a la vez por haber visto ese saquito con su vesícula y el mini embrión que daba igual. Por otro lado, me descolocó el descuadre de semanas de gestación porque yo estaba contando desde la punción y según eso y lo que me dijo la Dra. hay un desfase de 5 días. Pero según sus cálculos estaba todo correcto y se correspondía con lo que se tenía que ver.

Sentimientos de felicidad contenida, miedos a una nueva espera, pero sobre todo, deseos de que todo salga bien. Así es como nos sentimos ahora mismo. Vamos a disfrutar de cada día y trataremos de iros contando cómo está siendo nuestro proceso hacia la maternidad/paternidad consciente, deseada, peleada…desde una posición de energía positiva. Gracias por acompañarnos en este bonito proceso.

Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.