El viaje hacia la maternidad se compone de esperas continuas, y cómo no, tras el positivo también toca esperar. En nuestro caso concreto, al tratarse de un proceso de reproducción asistida, tenemos programados dos controles en la clínica privada y el primero dará fin a la ecoespera mañana por la tarde. No os podéis ni imaginar la de pensamientos, sentimientos, miedos, incertidumbre que me han recorrido de arriba a abajo en todo este tiempo. Hoy os voy a contar todo eso porque no es fácil, pero se puede llevar de una manera cómoda y agradable.

Tras ver en el Clearblue aquel “Pregnant” comenzó otro proceso de espera, quizás un poco más duro porque a los 15 días de betaespera hay que sumarle otros 15 de ecoespera. Y todo va pesando. Pero al final toca armarse de valor y de paciencia para sobrellevar la espera. Ha habido días muy buenos, otros en los que algún pensamiento ha intentado empañar la positividad. No voy a engañaros, el hecho de que la búsqueda haya sido larga hace que esta etapa sea mucho más emotiva y consciente. Queremos que todo salga bien y estamos concentrando nuestras energías para que así sea.

Mi vida ha cambiado desde que conocí el positivo en muchos aspectos ya que he tenido la gran suerte de poder trasladar mi trabajo a casa y eso me ha hecho poder llevar una vida mucho más sosegada, tranquila y feliz. Trabajar entre cuatro paredes sin ventanas y luz artificial todo el día iba a ser bastante complicado para mí. Y soy consciente de la suerte que tengo en este aspecto así que no desaprovecho la oportunidad. Además, noto un cansancio bastante intenso que incluso me hace imposible escribir y/o trabajar de forma continuada durante mucho tiempo. Es uno de los efectos colaterales de este estado, que para qué os voy a mentir, me encanta porque me recuerda que la vida se está formando dentro de mí.

Mañana va a ser un día muy importante porque sabremos muchas cosas. Lo primero y principal es si va todo correctamente. Lo segundo, y no menos importante, si mis dos cachorritos campeones están instalados en su casita. Tenemos miedo, nervios y ganas a partes iguales. Tiene que ser algo maravilloso. Va a ser un momento inolvidable. Gracias por acompañarnos.

Firma Ms. E

 

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.