Tenía ganas de sentarme a escribir este post sobre LA CONSULTA. Porque realmente ha sido reveladora y esto ya no tiene marcha atrás… Pero antes de contaros el final, os voy a narrar la consulta desde el principio hasta el final. Hablamos del día 14 de marzo, lunes. Ese día por la mañana mi amiga la roja me impidió ir a trabajar, me encontraba malísima con mareos y dolores. Nada nuevo, pero como normalmente me suele bajar en sábado o domingo no tengo ese problema. Afortunadamente, mis jefes no me ponen problemas por ausentarme de mi puesto de trabajo. Teníamos cita con el Dr. K a las 18h.

Llegamos puntuales, y nos atendieron incluso antes de la hora. La primera impresión del Dr. K fue muy buena. Estaba acompañado por dos enfermeras, la consulta era muy amplia y acogedora. Encima de la mesa estaban todos nuestros resultados. Primeramente comenzó a explicarnos los resultados de un test psicológico que habíamos realizado previamente. En mi caso, el resultado entraba dentro de la normalidad, pero en el caso de mi marido, salió todo alterado y le recomendó el Dr. K que concertase una cita con la psicóloga del equipo de reproducción asistida. Cuando leímos en casa el informe enseguida me di cuenta de que Mr. D no había contestado a si lo que decían esos ítems lo había vivido en los días cercanos a la realización del test, sino que él pensó en toda su vida. Pero bueno, esta es la anécdota de la consulta y después de repetir test, ha salido normal también.

Prosigamos, en cuanto a las pruebas que nos realizaron, las pruebas de Mr. D estaban dentro de los parámetros normales. Esto es, no tiene alteraciones cromosómicas y la fragmentación del ADN en sus bichines está por debajo del tope. Él tiene 19% de índice y el máximo ante el cual usarían otra técnica complementaria es de 27%. Sin embargo, le han recomendado tomar Seidiferty para mejorar, incluso un poco más, la fragmentación de sus bichines.

En cuanto a mis resultados, los cariotipos están correctos, sin alteraciones. ¡Una cosa menos! Peeeeerooooo, la antimullheriana (AMH) estaba muy bajita y eso sí que les sorprendió porque no correspondía, ni mucho menos, con mi edad. Os dejo aquí una imagen de mis resultados:

Antimullheriana

Ahí, justo en ese momento, fue cuando me derrumbé. Me eché a llorar, porque intuía que podía ser algo baja mi AMH, pero no me la esperaba tan baja. Se me vino el mundo abajo durante unos minutos y yo le pregunté al doctor si había posibilidad de hacer algo con mis óvulos siendo pocos… Me tranquilizó diciéndome que si no habría ninguna posibilidad no me lo plantearían. Para confirmar el diagnóstico procedió a realizarme una ecografía para mirar mis ovarios. Aunque antes de proceder a hacer la eco, me hizo un tacto del útero y un simulacro de transferencia. Yo caso muero de dolor. Imaginaos, yo con la regla y mis dolores…el doctor metiéndome el maldito espéculo por ahí abajo e intentando hacer pruebas…lo bueno fue que dijo que no había problema, que había conseguido acceder. Tras este momento me hizo la eco y no me enteré de nada…vio mi quiste y me dijo que podía ser un endometrioma o un teratoma, en cualquier caso, se veían 2 folículos antrales (a partir de ahora FA). En el ovario derecho, tenía 3 FA. Me dijo que para mi edad eran muy poquitos, que debía tener unos 15… Tras la exploración ginecológica, la auxiliar me tomó la tensión.

Una vez vestida y sentada en la consulta nuevamente, comenzó el momento de poner atención. Dr. K nos dijo que dadas nuestras circunstancias íbamos a hacer una ICSI o Microinyección Intracitoplasmática, ya os hablaré de la técnica en otro post. Nos explicó, a grandes rasgos cómo iba a ser el proceso con un esquema que fue dibujando él mismo. Y por supuesto, me comentó la medicación que debía suministrarme. Cuando vi la receta aluciné…conmigo van a saco desde el principio…ya os contaré lo que me espera un poco más adelante. Me pautó los primeros días de medicación, y después irían pautándome las nuevas dosis. Y también nos preguntó, cuándo queríamos empezar y nosotros le dijimos que ya, pero que la Semana de Pascua nos íbamos fuera así que lo dejábamos para el próximo ciclo, ¡¡¡¡eso no es nada!!!!

Tras todo esto, nos fuimos con la auxiliar a una masterclass de medicación donde me enseñó la medicación inyectable que iba a tener que usar, cómo debía prepararla y, además, como nunca jamás me había puesto una inyección subcutánea me tuve que poner una banderilla. Yo le decía a la auxiliar que no podía pincharme a mí misma…pero me sorprendió que no noté gran cosa, veremos a ver con la medicación qué tal. Yo, todos los días recuerdo todo lo que me explicó la auxiliar para que no se me olvide en estas semanas.

Así que, oficialmente, empieza la cuenta atrás para comenzar con nuestro primer tratamiento de reproducción asistida… QUEDAN 3 SEMANAS APROXIMADAMENTE

 Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.