Si pensaba que tras la punción, el proceso iba a ser más relajado me equivocaba totalmente. La mañana del domingo 24 de abril fue bastante intensa durante la espera que nos tocó hacer para recibir noticias del laboratorio. ¿Qué pasó tras la punción? ¿Eran los 6 óvulos maduros? ¿Cuántos habrían fecundado? Con el número contado de óvulos que tenemos esta preocupación se hace más intensa aún. Si nos seguís por las redes sociales, ya sabréis que recibimos buenas noticias, pero hoy os cuento cómo vivimos la mañana del domingo con pelos y señales. ¡Vamos allá!

A las 8 de la mañana tocaba levantarse para ponerme la progesterona, aún y todo nos quedamos Mr. D y yo un rato más en la cama. Eso sí, encendimos los móviles y les pusimos el sonido para estar listos para recibir la llamada. ¡Qué inocentes! Suponíamos que nos iban a llamar al final de la mañana pero bueno, nunca se sabe y por si acaso nosotros ya estábamos preparados. Desayunamos tranquilos y yo decidí ponerme a trabajar un rato. Pero llegó un momento en el que no podía concentrarme y decidí irme al salón con Mr. D, que estaba viendo una película. No se nos hizo excesivamente larga la mañana pero la incertidumbre de cómo iba todo, de si algún ovulín y algún bichín se habría enamorado… ¡Qué malas son las esperas!

Hacia las 12:30 vinieron mis suegros a traernos comida: espárragos naturales, crema de calabaza, canelones… Ya teníamos resuelta la comida y la cena ¡Yuju! Durante la mañana yo estaba un poco molesta con los ovarios, pero es que claro, hacía 24 horas que me habían intervenido y el cuerpo ha de volver a su ser poco a poco. A la 13:00 teníamos hambre y decidimos ponernos a comer, aún no había recibido la llamada y estaba nerviosa ya…en cualquier momento sonaría el teléfono. Y tras decirle a Mr. D “ya verás que me van a pillar con la boca llena” y meterme un trozo de espárrago en la boca sonó mi teléfono móvil. Era un número de móvil que no tenía en la agenda ¡Era del Laboratorio seguro!

Tras confirmar que estaba hablando conmigo, la mujer que me llamó tardó en arrancar y me estaba hablando con una voz baja, poco animada y yo ya estaba asustada perdida. Tras decir que me llamaba para informarme de cómo había ido el proceso de fecundación, ahí sí que arrancó y me dijo que había ido bien.

Laboratorio.- De los 6 óvulos que extrajo el doctor, hemos podido trabajar con los 6 y han fecundado correctamente 4 de ellos

Yo.- Wow! 4!! ¿en serio?

Laboratorio.- Sí, 4. Así que el martes a la hora que te citó el doctor os diremos cómo ha ido el desarrollo y las calidades.

Tras colgar el teléfono le miré a Mr. D y le dije, ¡han fecundado 4 de 6! Nos sonreímos, nos abrazamos y nos echamos a llorar de la emoción. Porque cada paso es un triunfo, porque cada triunfo te da fuerzas para afrontar el siguiente reto. Nuestro siguiente reto: el día de la transferencia, el martes 26 de abril a las 12:45.

Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.