Con el parón que ha sufrido el blog y demás, hemos dejado de lado toda la estructura anterior de Ser Papis en Tiempos Revueltos. Y siendo sincera conmigo misma, probablemente nunca vuelva a esos ritmos frenéticos que no me dejaban ver que realmente tenía un problema de fondo y que necesitaba tiempo para mi misma y para hacer actividades que no requirieran pensar y/o estar delante de un ordenador. No obstante, hoy os voy a contar, a grandes rasgos, algunos detalles de mis últimos dos ciclos, ambos de 28 días exactos.

Cada mes que pasa está más cerca la reproducción asistida, y ahora mucho más, después de que nuestra decisión sea dar el paso a la sanidad privada y no pasar por inseminaciones artificiales que con mi grado de endometriosis el resultado no iba a ser el esperado.

Síntomas y emociones

Estos dos ciclos los he vivido bastante diferente en cuanto al tema emocional se refiere. Todo debido, fundamentalmente, a la depresión de la que poco a poco voy saliendo con ayuda de M, mi Psicóloga. Aprender a relativizar, a volver a tomar las riendas de mi vida, a disfrutar con esas pequeñas cosas que nos hacen sentir mejor… me va ayudando a que emocionalmente esté más estable. A pesar de que hayan sido dos meses intensos a todos los niveles.
En cuando a los síntomas premenstruales, pues he tenido de todo un poco… y cuando digo de todo es de todo. Por eso no me pongo a enumerar porque me eternizaría sin retorno. Así, por ejemplificar, dos días antes de la llegada de la regla en el ciclo 16 tuve un pico de fiebre de 38ºC que me obligó a quedarme en la cama, inapetente y con muy mal cuerpo. Al día siguiente se me pasó y el 14 de febrero, día de San Valentín, llegó la regla para dejarme nuevamente en la cama retorciéndome de dolor. De hecho, este mes ha sido una porquería… tres días de dolores fuertes y sangrado abundante y expulsando demasiados coágulos, y aún hoy, a día 7 de ciclo tengo alguna molestia. Así que yo enlazo la pre, con el durante, el post, y la ovulación. Pero es lo que hay, no puedo hacer más que volver a coger el ritmo del cuerpo, y retomar mi vida hasta la siguiente regla. Ya me advirtieron en mis visitas en busca de una segunda opinión que la presencia de tejido endometriósico está demasiado extendida y de ahí todos mis dolores y molestias. Y yo pensaba que eran dolores y molestias producidas por estar algo nerviosa….¡bendita inocente!

Expectativas para el 17º ciclo de búsqueda

Este mes me toca retomar la toma del Yodocefol, y probablemente ya no lo vuelva a dejar porque quiero que mis reservas estén bien para cuando comencemos con el TRA. Y bueno, expectativas, pues las que últimamente tenemos ¡que ojalá nos libremos de pasar por un tratamiento de reproducción asistida! Sería estupendo y nosotros pondremos de nuestra parte, pero sino… en breve sabremos qué nos depara nuestro futuro más cercano. Por el momento, a darse mucho amor que estamos en la sexy week.
Firma Ms. E
Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.