A pesar de mis casi tres días de retraso la regla hizo su aparición el martes 24 de noviembre por la mañana, vamos hace ya nueve días ¡cómo pasa el tiempo! Como cada mes os cuento los pormenores de este ciclo número 13 que ha sido bastante raro porque hasta este mes no había tenido un retraso tan evidente. Ojalá que signifique que mi cuerpo está queriendo o pudiendo prepararse para un futuro embarazo.

Síntomas y emociones

Emocionalmente este mes ha sido especialmente bueno. He estado contenta y no he notado esos cambios anímicos que habitualmente he llegado a padecer. Esto sumado a la sensación de descanso de la que he gozado durante todo el mes hace que haya llevado todo de otra manera muy diferente. El hecho de no tener que elegir en qué invertir mis fuerzas es todo un logro porque mis achaques, derivados de la endometriosis, me han estado pasando factura todos estos meses.
Respecto a los síntomas, poca cosa si os soy sincera. Un dolorcín por aquí, una molestia por allá, pero nada reseñable. Sí que es cierto que la noche del sábado al domingo tuve un episodio de insomnio y a las cinco de la mañana tenía hambre pero ya me pasó el año pasado por estas fechas. Y por otro lado mis queridos sofocos van suavizándose y ya no son tan evidentes.
La llegada de la R ha sido relativamente buena aunque haya dolido la tripa con cierta intensidad. En este aspecto, la regla ha sido un poco más puñetera este mes, pero de ello os hablaré la semana que viene más detenidamente. Por otro lado, me alegro de no haberme hecho ningún TE más. En el fondo tenía la esperanza de que pudiera ser una falta por embarazo, pero al no tener ningún síntoma no me quería hacer ninguna ilusión. Y esta actitud me ha reconfortado y ayudado a recibir con naturalidad y una buena sonrisa a mi regla.

Expectativas para el 14º ciclo de búsqueda

Mis expectativas para este nuevo ciclo es seguir poniendo a punto mi cuerpo con la Reflexología. De hecho, esta tarde vamos Mr. D y yo a una nueva sesión. Se supone que este mes ovulo del OD y que, por tanto, las posibilidades son nulas porque mi trompa derecha está afectada por la endometriosis. Así que esperamos un mes tranquilo y mientras tanto va disminuyendo la cuenta atrás para que nos llamen para empezar con el Tratamiento de Reproducción Asistida (TRA). Ya casi ha pasado la mitad de los cuatro meses que nos dijeron y en el fondo me entra mucha incertidumbre, miedo, alegría ¡menudo revoltijo de emociones! Ese positivo tiene que estar cada vez más cerca.

Firma Ms. E

 

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.