Para quienes soléis leer nuestros post, quizás esta palabreja os suene… y es que uno de los síntomas de la endometriosis es la dispareunia o coito doloroso. Y esta es de esas cosas que no se cuentan pero que se padecen debajo del edredón. Yo hasta hace nada desconocía por qué me dolía eso, ponerme un tampón o que me introdujeran un espéculo o un ecógrafo. Ya me había hecho a la idea de que la rara era yo porque a nadie le oyes hablar de que alguna de esas cosas duelan. De hecho, profesionales sanitarios han puesto en duda el hecho de que me pudiera doler tanto… ¡pero es que, en mi caso, es una de las consecuencias de la endometriosis! Enfermedad que conocía de oídas pero que jamás pensé que pusiera tanta luz sobre esas pequeñas taras que pensaba que tenía. Nada más lejos de la realidad, son manifestaciones de la misma enfermedad.

Creedme que saber esto último libera mucho a nivel emocional. Porque al final una se siente un poco mal consigo misma y con la pareja. No olvidemos que el que yo pueda sentir dolor y se lo haga saber a mi marido hace que ambos pensemos que algo no estamos haciendo bien. Por eso hoy os voy a hablar de este problema que puede suponer que las relaciones sexuales no sean placenteras. Y por cierto, este dolor coital también puede afectar al hombre, aunque yo en este post me voy a centrar en los síntomas y causas de la dispareunia.

Síntomas de la dispareunia

  • El dolor, que puede llegar a ser intenso, se puede presentar en diferentes momentos del coito: sólo en la penetración sexual; dependiendo de las posturas; después del la penetración…
  • El uso de tampones se hace imposible por el dolor que causa al introducir el mismo por el cuello uterino.

Causas orgánicas de la dispareunia femenina

  • Falta de lubricación vaginal debido a diversos factores como el uso de antihistamínicos, carencia de estrógenos, entre otros.
  • Infección genital.
  • Irritación vaginal por el uso de jabones o cremas anticonceptivas.
  • Determinadas enfermedades pélvicas, como la endometriosis o inflamación pélvica podrían.
  • La presencia de un himen rígido o de un útero en retroversión (el útero no se eleva lo suficiente durante la excitación sexual, recibiendo los golpes del pene durante el coito).
  • El abandono de la musculatura vaginal.

Dicho todo esto, ahora viene mi confesión y mis elucubraciones al respecto de mis dolores coitales. La causa de que sufra esos molestos dolores son una combinación de la endometriosis que padezco junto a la retroversión de mi útero. Vamos que es un dos por uno y por eso mismo a veces lo he pasado realmente mal, sobre todo, en las consultas ginecológicas donde a el problemilla hay que sumarle los nervios de que a una le anden por los bajos fondos.

¿Qué queréis que os diga? Es algo bastante puñetero porque al fin y al cabo es algo que hay veces que quitan el placer, las ganas de hacer nada y demás… Pero al final una va encontrando tácticas, formas de aprovechar la lubricación natural para reducir los posibles dolores, posiciones, … En fin que el Circo del Sol a nuestro lado se queda un poco corto jajaja.

He de reconocer que ahora me lo tomo a risa con la tranquilidad de que ya sé el porqué de esos dolores coitales. Antes era algo que me atormentaba, sobre todo, partiendo de la base de que soy capaz de meterme un tampón por ahí abajo. Al final hay que aprender a quererse a una misma y saber qué está ocurriendo es la mejor manera. En ese sentido, y a pesar de haber hecho mis controles ginécologicos desde hace años, he de confesar que no ha sido hasta llegar a Reproducción Humana cuando realmente he tenido un conocimiento más o menos exacto de qué características tiene mi aparato reproductor femenino y qué es lo que me ha provocado tantos problemas.

¿Alguien en la sala que haya tenido dispauresia debido a la endometriosis o a cualquier otro factor?

Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.