Nueva tanda de confesiones para acabar este mes de agosto. En el post de hoy me apetece deciros que, efectivamente, no he dejado de pensar en todo este proceso de búsqueda prolongada que estamos viviendo. Porque si os dijera que no pienso absolutamente nada sobre el tema estaría siendo hipócrita. Y de hecho, pensar no tiene nada de malo. También os diré que los pensamientos que podía tener en los primeros meses en poco se parecen en las reflexiones que pueda hacer a día de hoy. Como suelen decir, la experiencia es un grado y yo ya voy teniendo cierta.

¿Os apetece saber cómo han ido evolucionando mis pensamientos en estos más de 10 meses de búsqueda ininterrumpida? ¡Allá vamos!

Del “este mes me quedo” al “ya me quedaré algún mes”

Cuando inicias una búsqueda y eres totalmente consciente de ello las ganas, la ilusión y el desconocimiento llevan a pensar que esto de lograr el embarazo va a ser coser y cantar. Y para algunas parejas así lo es. Pero para otras como nosotros, pues está visto que la teoría nos la sabemos al dedillo, la práctica la realizamos de bien a muy bien pero el resultado no es el esperado. Así que al final la forma de afrontar cada ciclo se va transformando en un ya llegará el positivo dejando atrás esa confianza absoluta en que vamos a ser los reyes del mambo.

Del “este síntoma es nuevo” a “ya no me engañas síntoma”

Al principio parecía una absoluta desconocida de mi propio cuerpo y ves que cada cosa que pasa es nueva y te asombras, te ilusionas, te entusiasmas, preguntas, buscas… Y realmente puede que esos síntomas ya los padecieras con anterioridad. Pero según van pasando los meses vas viendo que en verdad esos síntomas te acompañan todos los meses y que son parte de tu síndrome premenstrual y no son síntomas de embarazo.

Del “¿me bajará la regla?” al “en x días me baja la regla”

Días antes de la llegada de la regla, en plena Fase Lútea, dudaba de si iba a llegar la regla. Meses después he aprendido a saber con exactitud cuándo me tiene que bajar la regla y oye, que no fallan mis cálculos.De hecho, el día que fallen creo que será motivo para hacerse un Test de Embarazo. Me he hecho una experta de mis ciclos menstruales sin necesidad de acudir a Test de Ovulación o a medirme la Temperatura Basal, una cosa maravillosa oye. Porque al menos me ahorro dinero en el arsenal de TOs y en adquirir un termómetro que me haga pasar con mayor intriga los ciclos. En el fondo ya me he doctorado en autoconocimiento de mi cuerpo.

Del “no voy a hacer esto por si pudiera estar embarazada” al “hago o no hago porque me apetece o no me apetece”

Pues eso, que al principio empecé a dejar de hacer cosas por si acaso, a cambiar algunas rutinas… ¡Meeeec, errorrrr! Y como de todo se aprende, ahora hago lo que me apetece porque realmente me apetece sin pensar más allá de mi motivación personal. Que lo que tenga que llegar ya llegará. Y parece un topicazo pero funciona estupendamente porque al final el tema embarazo va pasando a un segundo plano en tus planes de vida aunque sea tu prioridad en esos momento.
En definitiva, lo importante no debe ser lograr no pensar, sino que esos pensamientos vayan evolucionando al mismo ritmo que vaya la búsqueda de manera que nuestra propia cabeza sea consciente de que el proceso que estamos realizando va evolucionando adquiriendo una madurez y una visión totalmente positivas. Por eso, os digo que en mi caso, yo que soy una persona que piensa las cosas muchísimo y le da mil y una vueltas, no sufro por pensar, ni pienso para sufrir. Mis pensamientos me ayudan a entender y madurar en este proceso que nos está tocando vivir. Pensar no es malo, siempre y cuando esos pensamientos te ayuden a vivir tu vida, ser feliz y realizarte como persona. Y sí, todo esto acompañado de emociones que son como una montaña rusa pero que son fruto de tus hormonas, más que de los simples pensamientos.

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.