Esta es mi décima participación en esta sección. Normalmente soy una persona bastante abierta y que no suele tener ninguno tipo de pudor al contar las cosas, sin embargo, este tema lo mantengo en el anonimato, vamos que no pienso que estos interrogantes o cosas que se me pasan por la cabeza deban ser tema de opinión dentro de mi círculo cercano. Con mi pareja es distinto, pues vivimos bajo el mismo techo y atravesamos la misma situación, cada uno con sus pensamientos eso sí, pero empatizamos perfectamente y todo va focalizado en el tema de la concepción. Reconozco que a veces le damos demasiadas vueltas a las cosas pero es que el ser humano es así y a veces aunque quieras te es imposible evitarlo. Ahora bien, vayamos al grano, a todo lo que me ronda por el bolo y que me hace sentirme un pelín ‘culpable’ en todo este proceso.

Paso a enumeraros todos los motivos me llevan a pensar que puede ser cosa mía y no de Ms. E a pesar de que la ciencia nos lo terminará confirmando.
1) ¿Expulsaré la cantidad de semen necesaria?: es uno de los planteamientos que en algún momento me he hecho. Reconozco que pueda pareceros surrealista pensar esto pero es que la cabeza da vueltas y vueltas y claro uno no es de piedra. Sé que el no hacerlo muy a menudo hace que retengas más semen pero me ‘preocupa’ que esa cantidad sea suficiente para poder dejar embarazada a mi pareja. La calidad debería ser más importante que la cantidad pero es que mi cerebro es un tanto extraño. 
2) ¿La postura durante el acto es la adecuada?: Me lo pregunto porque la mayor parte de las veces no es que innovemos demasiado, sino más bien que somos de sota caballo y rey, y sobre todo yo, que de una postura ‘x’ no me sacas tan fácilmente. Llamemosle comodidad o conocedor de que esa en concreto es la que más me excita.
3) Esta va ligada al anterior punto, si no innovo, ¿seré raro en comparación a los demás hombres?: esto también es un poco paranoia porque siento como que los demás hacen y experimentan mucho y por eso se quedan, sin embargo, yo al no hacerlo, puedo llegar a tener una sensación de que por eso no llegamos a lograr el positivo, por mi falta de creatividad o por preguntarme si la edad también comienza a hacer sus estragos.
4) Y por último, ¿tendré algo en mis zonas íntimas que hacen que no podamos concebir?: esta preocupación creo que es tanto mía como de Ms. E, sólo que ella lo piensa de ella misma. El tiempo lo dirá y sobre todo los análisis y los seminogramas que tendré que hacer a lo largo del próximo mes. El sólo pensar en que tenga que operarme de algo de por ahí abajo me asusta un poco pues no soy muy amigo de los médicos y no suelo ir a menudo.
Puede que a algunas/os de vosotras/os os hayan surgido alguna de estas incertidumbres en alguna ocasión, si es así, os agradecería que me dijeseis cuál o cuales, Al margen de todas las mencionadas estoy la mar de tranquilo pues no son pensamientos constantes y no me preocupan en exceso ya que sino sería para tener que mirarmelo bien.
El proceso en sí me trae un mundo lleno de sentimientos y sensaciones que siempre y cuando no te me los tome muy a pecho, los veo como algo dentro de lo normal pero curioso cuanto menos, ¿no estáis de acuerdo?
Un abrazo y ¡nos vemos en la siguiente y prometedora entrega de Confesiones de un Buscador!

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.