Y por fín llegó el día en el que estrenamos esta sección en la que queremos dar voz a las historias que muchas parejas han tenido que experimentar o están aún experimentando para ser madres y padres. Por existen parejas con la inmensa suerte de lograr el embarazo rápido, pero existen -y cada vez más- parejas que han de recorrer un largo camino de búsqueda. A raíz de nuestra llamada a parejas que habían vivido o estaban viviendo una búsqueda prolongada, K se puso en contacto con nosotros a los pocos días y me contó su historia. Una historia con la que nos identificamos muchísimo Mr. D y yo, una historia que… ¡no os adelanto nada más! Os animo a que la leáis vosotros y vosotras mismas.

El texto del relato es el original que nos ha enviado K para que podáis leer su experiencia:

“Nuestra historia de la búsqueda de nuestro bebé comenzó en Septiembre de 2014. Mi marido y yo teníamos 31 años. Desde el principio yo pensé que no sería cosa de uno o dos meses, que nos costaría un poco, pero pensaba que tal vez al tercero, al cuarto o al quinto mes llegaría. Sin embargo ese no fue el caso.

Durante los primeros 5 meses todo fue más o menos bien. Nos sentíamos tristes el día que me venía la regla, pero nos volvíamos a poner al lío y tan contentos. Tras unos meses intentándolo, decidimos ir al médico para ver si había algún problema, pero todo estaba a la perfección.
Lo más duro llegó cuando me enteré que mi mejor amiga se había quedado embarazada tan solo tras un mes de intentos. Nosotros ya llevabamos 6 meses intentándolo!!!!. Me sentí fatal conmigo misma, porque por un lado estaba inmensamente feliz por ella, pero por otro lado, me sentía inmensamente trite.

Además todo empeoró porque, aunque mis ciclos habían sido regulares desde que deje de usar anticonceptivos, en el séptimo mes mi ciclo se alargó, con la consiguiente desilusión cuando tras varios días de retraso me hice el test y dió negativo. Pensabamos que tal vez los niveles hormonales no estaban lo suficientemente altos, y que debíamos esperar unos días más para repetirlo (en internet dicen que los test de orina fallan muchas veces!!!). Pero lo repetí a los días y nada, de nuevo negativo. Al cabo de tres días más, mi regla apareció.

En el siguiente ciclo, también tuve un retraso. En ese momento pensamos que mis ciclos se habían descontrolado por completo, y que a partir de ese momento tal vez deberíamos volver al médico para comenzar con medicación para regularizar mis ciclos y facilitar el proceso. Lo único que notaba distinto era que el pecho me molestaba mucho (pero he notado tantas cosas a lo largo de todos estos meses, que pensaba que me estaba volviendo paranoica). Así que a los cuatro día de la falta me hice un test, y apareció un negativo como una casa. Para evitar más desilusiones decidí que no iba a hacerme más tests hasta que tuviera mínimo un mes de retraso.

A esto se sumó, que al día siguiente de hacerme el test, recibí por whatsapp una foto de un test positivo: mi hermana se había quedado embarazada!!!. Una vez más sentimos una alegría inmensa: ibamos a ser titos de nuevo!! Pero a su vez sentí mucha tristeza, y un sentimiento horrible conmigo misma por ser tan sumamente egoista.

Tras una semana más de retraso, yo estaba insoportable, triste, irascible, etc. Ya no aguantaba más sin hacerme un nuevo test. Así que fuí a la farmacia y compré de nuevo otro test, solo para salir de esa situación de incertidumbre y confirmar que todo eso era debido a mis ciclos irregulares. Y cual fue nuestra sorpresa, cuando la segunda rallita apareció. Tras ocho meses de intentos, de pensar que eramos infértiles, de llorar, de más intentos, de comer bien, de ponerme un cojin en la espalda para facilitar la llegada de los bichitos, después de todo eso…ahí estaba nuestro positivo!!.

Ahora, tras tener el positivo, es fácil contar la historia y enviar mensajes de ánimo. Sin embargo sabemos lo que es vivir durante meses con la incertidumbre y la desesperación. Hay que tener claro que no todo el mundo tiene una búsqueda sencilla, y algunas veces, como en nuestro caso, se hace de rogar un poquito más de lo que desearíamos.”

Sólo nos queda deciros que enhorabuena por ese embarazo tan esperado y buscado. Muchas gracias por abriros y contar vuestra historia en este rinconcito en el que podamos dar voz y hacer visible una realidad, la de la búsqueda prolongada. Ahora os toca disfrutar de una nueva etapa.
¿Alguien más que se anime a contar su historia de búsqueda?
Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.