Por quinta vez, vuelvo al confesionario para hablaros de algo que me está ocurriendo con cada intento de búsqueda fallido. Y sí, lo sé, la teoría dice que no es fácil quedarse a la primera y que es normal tardar un año. Pero la práctica me hace sentir otras cosas que me dejan intranquila y me preocupan porque no quiero pasarlo mal, quiero pensar que es producto de la revolución hormonal previa a la R.

Cada vez que se acerca la fecha en la que no debería bajar la R y tengo alguno de mis síntomas premenstruales me ocurre lo siguiente:

  1. Mi primer pensamiento es “bueno, este síntoma también puede ser de emabarazo“.
  2. Después, me desanimo seguidamente pensando en que los meses anteriores también había tenido el mismo síntoma y vino de visita mi amiga.
  3. Pienso que hasta que no baje siempre hay que guardar la esperanza.
  4. Seguido, me da el bajón pensando en qué hemos podido hacer mal o qué ha fallado.
  5. Consciente de que la culpa no es mía, me intento consolar y decir “si me quedo el mes que viene mejor porque…“.
Todo esto en menos de un minuto. Vamos, de juzgado de guardia por lo menos. Pero es que la cabeza es muy mala y aunque no quiera pensar en ello ni darle vueltas, ni darle más importancia de la que verdaderamente tiene…pues nada oye, que mes tras mes la misma tontería. Y qué queréis que os diga, yo me he cansado así que este mes voy a limitarme a pasar de mi cuerpo y ya está. Ya veremos si lo consigo. Creo que es lo mejor que puedo hacer, concentrarme en otras cosas y listo.
Es que el ratito de bajón justo antes de bajarme o un par de días antes no me lo ha quitado nadie y en el fondo yo creo que no es ni desilusión, sino el hecho de pensar que viene la R con todo su apogeo y me pongo a temblar. Que mis reglas son como una tortura china elevada a la máxima potencia. Y esta última en especial ha sido de traca, así que espero que haya sido una despedida intensa para dejar paso a muchos meses sin su presencia que llevo más de media vida con ella ya.
Espero poder conseguir quedarnos embarazados porque según van pasando los meses supongo que el buscar agentes externos como causantes del no embarazo tiene que ser machacante para la mente y, sinceramente, no sé si estaría muy preparada para ello porque mi trabajo requiere de la mayor concentración posible.
Así que de momento seguiremos dándole al amor y a ver si algún bichillo encantador consigue seducir a uno de mis óvulos, que desde luego que después de más de diez años de relación con Mr. D mi cuerpo podría ser un poco más condescendiente con los soldaditos de mi maridín.
Y a vosotras, ¿os pasa u os ha pasado algo parecido a lo que os cuento? ¿el momento regla os producía un bajón? Os animo a que comentéis vuestras experiencias porque son esenciales para las buscadoras que se enfrentan a este remolimo de sensaciones y sentimientos que produce ya de por sí la búsqueda. No quiero ni pensar lo que puede ser el embarazo jejeje. Bueno, miento, sí quiero pensarlo y vivirlo en primera persona ¿pero a quién quiero engañar yo?

 

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.