Nuevo lunes, nueva confesión. En mi anterior confesión os hablaba de que yo no uso tampones porque desde siempre he tenido una pelea con ellos. Hoy me apetece hablaros de qué hago cuando me duele la tripa tanto que mi vida se ve paralizada por la menstruación y las pastillas sólo me hacen cosquillas. Mi gran aliada es la bolsa de semillas que se calienta durante un minuto en el microondas y que alivia relativamente rápido esas molestias tan dolorosas que padezco debido a mi dismenorrea severa.

Cuando se sufre tanto con la menstruación vas improvisando, buscando cosas que alivien el malestar teniendo en cuenta que las pastillas, por sí solas, no terminan de quitar las molestias. Por eso, el día que descubrí que la bolsa de semillas era una buena aliada me sentí un poco mejor ya que es algo natural, fácil de usar y efectivo. Las que actualmente tengo en casa son zapatillas de semillas con lo cual cuando se me enfría una puedo calentar la otra en caso de que no me haya terminado de calmar, que hasta el día de hoy no lo he llegado a necesitar. Con una es más que suficiente. El modo de empleo es sencillo, un minuto al microondas y ya está tan caliente como para tener media hora o más de calor que aplicado en la zona del vientre alivia muchísimo. Al tener forma de saquitos se adaptan perfectamente a la superficie donde hay que aplicar calor. Y aunque Mr. D me las regaló pensando en mis pies fríos, nunca las he utilizado para calentar los pinrelillos…de estas cosas que suelen pasar jejeje. Os enseño una foto de mis salvadoras durante los días difíciles de mi menstruación:

bolsa-semillas-alivio-dolor-menstrual

Así que no me queda nada más que agradecer a quien se le ocurrió crear este tipo de sistema para lograr un calor natural rápido y que alivia porque, al menos a mí, me va de maravilla este sistema. ¿Conocíais estas bolsas de semillas? ¿Para qué las usáis vosotras y vosotros?

Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.