Cuando nos planteamos ser mamis por primera vez hay tantas cosas que nos suenan a chino que parece que debemos estudiar un Máster para poder ponernos al día de todo lo que rodea al mundo de la búsqueda. Casi necesitamos un diccionario porque a cada palabra que escuchamos más ojipláticas podemos quedarnos. Y una de esas cosas es el moco cervical y de ello os hablo hoy en el blog.

Yo cuando oí hablar del moco cervical por primera vez aluciné, pero cuando entendí lo que era pensé: ¡o sea que no era una paranoica cuando cada mes, en algún momento del ciclo veía una especie de moco!. Lo que ocurre es que yo lo asociaba a que mis partes nobles habían cogido frío, os lo juro jajaja.
Pero, ¿qué es el moco cervical? El moco cervical es un indicador de la fertilidad de la mujer y, además, posee un papel muy importante en el proceso de concepción. Por lo tanto, el moco cervical es nuestro aliado en la búsqueda del embarazo y es importante que conozcamos si nosotros expulsamos esta secreción (porque no todas las mujeres son capaces de identificarlo y no todas las mujeres lo producimos de la misma manera). Hablaremos aquí, de los estándares que existen en torno al moco cervical.

Esta secreción natural varía, es diferente, dependiendo del momento del ciclo menstrual en el que nos encontremos:

  • Fase Folicular: Durante la FF se experimenta un cambio notable en el moco cervical pues éste va haciéndose cada vez más elástico y la cantidad es mayor.
  • Fase de Ovulación: La elasticidad que se ha ido desarrollando durante la FF llega a su estado óptimo en la FO de manera que la consistencia del moco cervical es la idónea para que los espermatozoides puedar nadar a través del útero y sobrevivan en él. A este estado óptimo del moco cervical se le conoce también con el nombre de “clara de huevo” porque es muy elástico y no se rompe.
  • Fase Lútea: durante esta última parte del ciclo menstrual la progesterona provoca cambios significativos y fácilmente identificables en el moco cervical. Éste se vuelve blanquecino, espeso, más cremoso y de PH más ácido. De esta manera se crea una barrera de defensa para impedir la entrada de bacterias que puedan afectar el desarrollo de un posible embrión. Por lo tanto, este moco tampoco permitirá la movilidad del esperma por el aparato reproductor femenino.

Para que os hagáis una idea más clara de todo lo dicho hasta ahora os dejo unas ilustraciones que seguro que os ayudan a comprender y a distinguir los diferentes estadios del moco cervical.

Aunque os parezca un poco cochinada, yo os recomiendo que probéis a indagar el próximo ciclo cómo es vuestro moco cervical porque ello os ayudará a conocer cuándo está llegando el periodo fértil y la ovulación. Yo lo hice por curiosidad y me es relativamente fácil distinguir los cambios que el moco va dando en mi cuerpo.

Para las que ya habéis sido mamás o estáis a punto de serlo,
¿vosotras vigilabais vuestro moco cervical para conocer cúando ovulabais?
 
 
Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.