Aunque hoy sea día festivo, aquí os vengo a contar cómo vamos con nuestro tratamiento de reflexología. No queríamos que pasara más tiempo. Como ya os adelanté la semana pasada, el día 3 de noviembre tuvimos la cuarta cita con Ami, nuestra reflexóloga. Creo que no os lo había comentado pero aunque sea la cuarta cita, es la tercera del tratamiento preconcepcional. Por lo que era la última ya que son tres los meses para preparar el cuerpo. No obstante, tenemos claro que si tenemos que ir a alguna sesión más iremos porque estamos muy bien (bueno, yo ahora estoy con la garganta hecha un cromo pero eso es otra cosa).

La sesión comenzó con un repaso a mi último ciclo, hablamos del retraso de casi tres días que tuve y de cómo había sido mi regla. Después tocó pasar a la camilla. La verdad es que cada vez me duelen menos los puntos donde me toca. En esta sesión estuvo haciendo algo diferente en las plantas de los pies, donde por lo visto están involucradas las hormonas. Me tocó en un punto cercano al dedo gordo del pie, y ¡madre del amor hermoso, qué dolor!. Resulta que ese punto estaba conectado con la garganta. Me estuvo trabajando eso, y a los dos días me puse mala malísima con 38º de fiebre. Estoy tomando antibiótico natural de herboristería porque cuando empiezo con los sintéticos suelo tener rachas de infección tras infección. A ver qué tal me va porque por lo menos no me noto tan destruida como cuando tomaba antibiótico de farmacia.

Sofá y manta para el Puente

A Mr. D le estuvo haciendo la reflexología y le dijo que estaba muy bien ya. Tanto es así que casi se me queda dormidito en la camilla, ¡qué gracioso!. Las pautas a seguir para él fue continuar con las bases que estaba tomando hasta el momento.

En mi caso, me ha cambiado el tratamiento y ahora tengo que cambiar una de las pastillas que tomo para terminar de poner la sangre en óptimas condiciones. Según me contó, mi problema reside en la sangre…de ahí, mis problemas de urticaria crónica, de endometriosis, y la imposibilidad de que fecunde y agarre algo en mi útero. También me dijo que ya estaba muchísimo mejor y que en cualquier momento podríamos lograr el embarazo. Yo para esto soy un poco más escéptica. No obstante, que nuestros cuerpos estén bien para cuando comencemos el TRA no está nada mal.

Así que en esas estamos, no sabemos si tendremos una nueva sesión en enero o qué ocurrirá. La verdad es que estamos muy contentos de todo este proceso que nos está ayudando a estar bien por fuera y por dentro.

Firma Ms. E

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.