Nunca pensé que la búsqueda del bebé pudiera dar tanto de sí y me iba a permitir escribir tanto. Aunque pensándolo mejor, escribo en la misma proporción que pienso. Y como mi cerebro está maquinando todo el día pues anda que no da de sí el tema. Hoy en este rinconcito mío me quiero desahogar de la FL, esos 14 días de espera que se prolongan desde el día de la ovulación hasta que llega la R (bueno, hasta que un mes no llegue, ¡por la cuenta que le trae!).

Sin duda alguna la semana anterior a que aparezca la R, actualmente mi enemiga pública nº1, se me hace dura, pesada, interminable e incluso insoportable. Y pensaréis “¡anda que no es exagerada esta mujer!”. Vale, igual un poco, pero es que mi trabajo es muy solitario y cuando no pienso en mi investigación ¿a que no sabéis en qué pienso? ¡Bingo! En a ver si tengo algún síntoma, yo creo que este mes sí, este mes no, me haría un TE ahora mismo… Vamos, que mi cabeza es un huracán que me deja arrasadas las fuerzas.

Y sí, lo intento (y a veces incluso lo consigo), me abstraigo en otros quehaceres pero es que a veces lo encuentro inevitable. Pero vamos, que empiezo a conocer mi cuerpo mejor que la palma de mi mano. Pero para lo que me sirve, la verdad es que poco me cunde teniendo en cuenta que mis FLs son muy sintomáticas y que esos síntomas son los mismos que pueden indicar embarazo. Bueno, he de decir que en el segundo intento mis síntomas premenstruales no hicieron acto de presencia hasta poco antes de que llegara la R.

Pero esto es como todo, que siempre tienes esperanza hasta el último momento. Hemos hecho los deberes y, oye, por qué vamos a haber fallado. Aquí tengo el ego bien arriba, que por positivismo y buenas vibraciones no sea. El primer mes de búsqueda estuve con muchos gases y yo ilusa de mí, le hablaba a mi tripa y además decía “Bueno, si hay alguien ahí dentro que se agarre con fuerza” y eso sí, me movía con sumo cuidado en la cama para darme la vuelta. Y es que lo pienso en estos momentos y pienso que a inocente e ilusa no me gana nadie. De ilusiones vivimos las buscadoras, eso que no falte.

Espero que esta tercera FL la pueda llevar con más normalidad, como si no estuviéramos buscando y esto no fuera conmigo. Yo creo que esta es una consecuencia derivada de ser una búsqueda planificada porque sino, no creo que se le dé tantas vueltas y ahora cambiar el chip no es tan fácil como decir “ale, ahora vamos a buscar pero sin pensar que estamos buscando”. Creo que eso mi cabeza no lo va a asimilar por mucho que quiera o que lo intente. ¡A esperar toca!

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.