Una de las mejores decisiones tomadas respecto a qué publicar en el blog fue establecer nuestros propósitos anuales. De este modo, podemos reflexionar cada año cuáles han sido los objetivos logrados y cuáles no de cara a visualizar el año que está por llegar. Así que con este post volvemos a poner en marcha la maquinaria de Ser Papis en Tiempos Revueltos. Si lees hasta el final entenderás el porqué de este parón tan largo en el blog, aunque si ya nos sigues por redes sociales el motivo lo conoces porque lo desvelamos hace unos días.

Así que lo que vas a encontrar en esta entrada es, en primer lugar, un repaso a los propósitos que nos planteamos allá por el 1 de enero de 2018. 2018 ha sido un año loco, muy loco que nos deja muchos aprendizajes y muchos logros aunque también alguna pérdida familiar importante. De los 11 propósitos que lanzamos, ¿cuántos habremos alcanzado? En nada lo habrás descubierto. En la segunda parte del post detallaremos los objetivos que tenemos en mente para el año 2019.

Repaso a los de propósitos 2018

¿Cuántos de los propósitos que nos planteamos a principios de 2018 habremos cumplido? ¿Nos sorpenderemos porque han sido muchos los logros o por todo lo contrario? Vamos a analizar cada uno de los objetivos que nos habíamos planteado poniendo en verde aquéllos logrados, en naranja los que hemos dejado a medio camino y en rojo los que se han quedado abandonados.

1. Seguir descubriendo la maternidad y la paternidad al lado de nuestra hija. Los aprendizajes que estamos teniendo al lado de BabyE están siendo brutales. Este año 2018 también ha sido duro porque hemos vivido momentos críticos a nivel de enfermedades, ingresos y demás. Pero cada uno de los sucesos te ayudan a madurar y a aprender.

2. Hacer nuestras primeras vacaciones siendo tres. ¡Lo logramos! Y además con nota y buen sabor de boca… Tras hacer una primera escapada en el mes de mayo, nos fuimos de vacaciones en agosto pasando 9 días en un entorno diferente. Lo disfrutamos mucho, la verdad.

3. Disfrutar de planes outdoor. Siempre que el tiempo lo ha permitido hemos optado por salir a la calle, disfrutar de los parques y redescubrir con nuestra pequeña lugares que nos gustan.

4. Tiempo de calidad en familia. A veces te dejas llevar por la inercia del día a día y es complicado buscar momentos de familia en el que todos estemos preparados para disfrutar y pasar buenos ratos. Creo que hemos sido conscientes de ello y hemos procurado buscar ese tiempo tan valioso para disfrutar jugando, riendo, bailando o cantando.

5. Terminar la tesis doctoral. Aún no me creo que haya cumplido este objetivo. Te voy a confesar algo. A finales de septiembre tomé la determinación de dejar en standby la tesis. No quería perder el derecho a defender la tesis pero veía que no tenía tiempo para acabarla. Resulta que cuando le comuniqué mi intención a la dirección de la tesis, me animaron a todo lo contrario. Y en diciembre pude defender la tesis doctoral, así que soy Doctora y este hecho hace que toque replantearme muchas cosas de cara al año que viene. Siento que ha sido todo muy rápido, inesperado… pero me ha ayudado a reconciliarme con el mundo académico.

6. Cultivar las amistades bonitas. En este aspecto hemos estado a medio gas porque entre el trabajo, la familia, la casa, la tesis y las demás realidades que acontecen en una familia poco tiempo nos ha quedado para seguir cultivando las amistades. Sin embargo, en estas últimas semanas hemos tratado de enmendarnos en este aspecto recuperando la vida social. No obstante, volveremos a ponerla como objetivo para el año 2019.

7. Cuidarnos, mimarnos. Hemos podido mimarnos un poco más que en 2017, pero creo que debemos seguir buscando el equilibrio sobre todo a nivel personal.

8. Minimizar el impacto de las discusiones. En esto hemos mejorado mucho, mucho, mucho. Y me alegro enormemente porque uno de los factores que han influido en la mejora ha sido, sin duda alguna, la comunicación. Hablar las cosas, expresar cómo nos sentimos y explicarnos mutuamente las cosas han mejorado nuestra relación.

9. Ser conscientes de lo que gastamos. Este año hemos apuntado todos nuestros gastos y nuestros ingresos y hemos sido conscientes de en qué gastamos el dinero y hemos conseguido ahorrar, a pesar de gastos inesperados.

10. Cambiar el aspecto del blog. Este objetivo se ha quedado en standby por motivos obvios. Las prioridades este año han sido otras.

11. Consolidar Ser Papis en Tiempos Revueltos. No hemos consolidado Ser Papis en Tiempos Revuetos, pero es que tampoco existe esa necesidad. Mi perspectiva hacia el blog ha cambiado bastante en este año 2018. Luego te cuento el porqué.

El balance del año 2018 es muy positivo, muchos propósitos cumplidos, etapas cerradas, experiencias a tutiplén y vitalidad para afrontar un nuevo año.

Nuevo año, nuevos propósitos: Objetivos para 2019

→ Objetivos personales y familiares

1. Seguir aprendiendo y descubriendo al lado de BabyE.

Por muy paradójico que suene, nuestra hija nos está enseñando tanto cada día que el mero hecho de ponerlo como objetivo número 1 refleja la importancia que tiene poder vivir, experimentar y acompañar su desarrollo. Aprender cada día, descubrir nuevas habilidades, producir nuevas palabras, hablar en castellano, euskera o inglés según las circunstancias. Son tantas las aventuras que se viven al lado de un bebé que no queremos quedarnos con la sensación de que no aprovechamos al máximo cada etapa.

2. Cuidarnos más a nosotros mismos.

Este año 2019 ha de tener esos momentos para atender nuestras necesidades tan básicas como ir a fisioterapia para tratar nuestras cervicales o ir al dentista para hacernos esa revisión buco-dental pendiente o ir a la peluquería a arreglar el pelo. Igual te estás escandalizando por lo que acabas de leer, pero cuando priorizas y pones el foco en cualquier cosa antes que en ti misma te encuentras con que ya no encuentras ese espacio de tiempo para hacer ciertas cosas que son necesarias para tu salud y tu bienestar. Y esto con una peque, admiro a quienes tenéis familias numerosas y aún tenéis margen para dedicaros tiempo. Así que este nuevo año toca aprender a establecer espacios de tiempo dedicados al autocuidado.

3. Volverme a hacer los agujeros de las orejas. 

Lo confieso, desde que fui amatxo me quité los pendientes y cuando me los quise volver a poner mis orejas ya no los toleraban así que desistí y me olvidé de ellos. Sin embargo, tengo ganas de volver a hacerme los agujeros y ponerme pendientes nuevamente. Así que consejo, no os quitéis los pendientes… sustituirlos por unos pequeños y que no sean aparatosos y ya está. Que luego pasa lo que pasa.

4. Cultivar las amistades analógicas.

Ya decía antes que en el 2018 este objetivo lo hemos cumplido a medio gas. Este 2019 crearemos más oportunidades para compartir momentos con amistades. No es fácil porque muchas veces cada cual tiene sus compromisos, horarios y rutinas; pero lo que no puede ser es que ni siquiera se haga el intento.

5. Viajar al sur.

Es una promesa y la pienso cumplir. Me gustaría que mi familia conozca a la peque de la casa este año 2019. Probablemente este viaje no sea el de nuestras vacaciones pero los acontecimientos recientes requieren que hagamos esta visita porque sé que les va a hacer ilusión conocer a BabyE,

→ Objetivos profesionales

6. Seguir investigando.

Como comentaba anteriormente, la defensa de la tesis doctoral y cómo se ha producido la finalización de la misma me ha reconciliado con el mundo académico y eso me empuja a retomar la idea de tratar de dedicarme a la investigación y a la docencia. Esto implica que este nuevo año publique para seguir estando en contacto con el mundo de la investigación y para difundir los resultados de la investigación doctoral.

7. Explorar nuevas oportunidades laborales, cambiar de trabajo.

Aunque mi trabajo actual me gusta, desde que acepté ese puesto sabía que era un trabajo de transición y 2019 será momento de valorar otras oportunidades laborales que vayan más en consonancia con mi objetivo de dar el salto al mundo académico y docente. Me gustan los retos y reconozco que este puede ser muy potente porque la realidad es que no es nada fácil entrar en la rueda de la docencia universitaria. En esta vida no te puedes acomodar en puestos de trabajo por mucho que te gusten si ves que la situación real de la empresa es mala y la posibilidad de ascender es nula.

→ Objetivos 2.0

8. Renovar Ser Papis en Tiempos Revueltos.

En 2019 verá la luz la nueva imagen de SPeTR. Se está cocinando muy lentamente pero soy de la opinión de que para hacerlo mal y rápido, mejor no hacerlo. Así que en 2019 Celia Espada de Haz Realidad Tu Idea seguirá dando forma a la nueva estructura del blog, teniendo claro que no quiero vivir de éste ni tampoco aspiro a hacerlo a largo plazo. Este es un espacio para compartir información sobre preconcepción, reproducción asistida, maternidad y crianza. Como ya te habrás dado cuenta mis metas profesionales están puestas en otro sitio.

9. Formarme.

Tengo dos formaciones online para el primer semestre de 2019. Nada que una formación con la otra: una es sobre Marketing Digital y la otra sobre Derechos Humanos. Así soy yo de camaleónica. De la primera formación, pretendo poder dar forma a un proyecto que me hace mucha ilusión que vea la luz y que creo que puede ayudar y beneficiar a muchas personas. La segunda formación es para profundizar en el tema porque me interesa.

10. Crear una nueva web.

Relacionado con el punto 8, voy a recuperar un blog que abandoné hace unos años ya y lo voy a transformar en una web de ayuda a personas, especialmente mujeres, que se embarcan en el doctorado sin saber muy bien qué se esconde detrás de esa palabra tan pomposa. Pero supongo que este proyecto verá la luz a finales de 2019 porque las cosas como son, tengo poco tiempo y tengo que exprimirlo al máximo con otras tantas tareas y quehaceres. La cuestión es avanzar sin agobios.

Si me van surgiendo nuevos propósitos en las primeras semanas de 2019, los iré añadiendo pero con todo lo que he escrito ya tengo suficiente materia que gestionar. Lo que tengo claro es que 2019 se presenta con nuevas oportunidades que hace unos meses no me habría planteado de ninguna de las maneras.

Y vosotras, ¿dedicáis un rato al finalizar cada año para repasar cuáles son los objetivos alcanzados y entrar en el año nuevo con una nueva lista de metas?

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.