Si de algo me he dado cuenta en estos 17 meses de maternidad es que quieras o no recibirás todo tipo de consejos, acerca de la crianza de tu bebé. A veces sentirás la necesidad de pedir consejo a tu tribu, a tu círculo más cercano, y otras veces te encontrarás con comentarios y consejos de personas a las que no se lo habías pedido. A mí misma me ha costado relativizar en ciertas ocasiones la opinología gratuita y por eso he creído oportuno hablar de este tema de forma abierta.

Un consejo no es una ley de obligado cumplimiento

Un consejo es una opinión, más o menos formada, sobre un tema que se ofrece a otra persona por si pudiera resultarle útil. Esto significa que no es una ley de obligado cumplimiento, ni un mandato o imperativo legal. La maternidad, en sus inicios, es compleja porque las primeras veces de todo son tomas de contacto, de conocer a tu bebé y sus necesidades. Quizás recibas consejos que te hagan dudar o que no terminen de convencerte. Escúchalos, procésalos y decide si te resultan útiles o no.

Te pongo un ejemplo. En mi entorno cercano las experiencias de lactancia materna han sido de escasas a nulas por lo que los consejos y comentarios al respecto los he ignorado porque no se ajustan a las necesidades de mi bebé y no me aportaban nada que ayudaran a mejorar la lactancia materna inicialmente. Más bien se me animaba a todo lo contrario. Sin embargo, yo sentía que debía luchar por instaurar la lactancia materna y busqué ayuda en grupos de lactancia en Facebook y me apoyé en otras mamás de bebés lactantes. Y aquí seguimos 17 meses y sumando. Por mucho que tu entorno te quiera ayudar y aconsejar, sus palabras no tienes que ejecutarlas al pie de la letra si lo que dicen no te convencen lo más mínimo.

Sigue tu instinto y escucha a tu bebé

Este es el único consejo que como madre me atrevería a dar a día de hoy. Sigue tu instinto y aprende a escuchar y conocer las necesidades de tu bebé. Ese es el binomio perfecto para adentrarte en la maternidad. Sí tienes dudas y el feedback que recibes de tu entorno no termina de convencerme, acude a personas profesionales que puedan orientarte en temas de crianza, desarrollo y alimentación.

La opinología gratuita siempre estará presente en la crianza de tu bebé, pero ¿sabes qué? Nadie mejor que tú sabrás reconocer las necesidades de tu peque. Cuando recibas un consejo que consideres improcedente, sonríe y sigue a lo tuyo. Sí lo crees oportuno da explicaciones y si no lo crees conveniente, no malgastes fuerzas ni energía porque te llevarás un sofocón innecesariamente.

La felicidad de tu bebé, tu mayor logro

Lo importante es que tu bebé, tú y tu pareja seáis felices y que todos vuestros esfuerzos vayan en esa dirección. De lo contrario, si te detienes a preocuparte por todos los comentarios y consejos que no te aportan nada perderás el foco, el objetivo vital. Piénsalo, si tu bebé es feliz será porque tan mal no lo estáis haciendo ¿no?.

Una prueba de lo acertado de la intervención educativa es la felicidad del niño. María Montessori

Así que no me queda más que repetirte, futura mamá, que sigas tu intuición y gestiones los consejos externos como mejor os convenga a ti y a tu bebé. Nadie mejor que tú y tu pareja sabréis interpretar las necesidades de vuestro bebé, atenderlas como vuestra intuición os guíe y disfrutar de cada momento porque si algo es cierto es que cuando nazca tu bebé el tiempo pasará muy rápido, increíblemente rápido.

Y tú, ¿qué consejo darías a una futura mamá?

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.