Tras el negativo de la primera FIV-ICSI, llegó el momento de someternos a un segundo tratamiento. El día 20 de febrero acudimos a la consulta y decidimos iniciar otro ciclo, el doctor nos comunicó que el comité había decidido cambiar la medicación, pero antes realizarían a Oliver una fragmentación del ADN del esperma, que consiste en ver si el ADN está dañado, ya que esto supondría un problema más para conseguir el embarazo. Esta prueba requiere un tiempo de 15-20 días para obtener el resultado, por lo que ya nos fuimos a mediados de marzo para obtener los resultados, que esta vez nos dejaron buenas noticias, los resultados fueron buenos, por lo que podíamos empezar con el segundo tratamiento una vez que me bajara la regla.

Medicación y pautas del segundo ciclo

El 18 de abril nos citamos con el doctor para comprobar que todo estaba correcto y confirmar que podíamos comenzar el tratamiento en cuanto la regla viniera. El día 21 comencé con la regla y el 22 empezaba un nuevo ciclo de medicación. En esta ocasión la medicación consistía en 150uds de gonal y 150uds de menopur. El día 26 teníamos el primer control ecográfico y SORPRESA, el tratamiento no iba bien, solo había 3 folículos, dos de ellos muy pequeños y uno de 18mm, el doctor nos recomendó reconvertir de ICSI a inseminación artificial para no perder el ciclo de medicación que habíamos hecho y eso hicimos.

En resumen, me mediqué del 22 al 25 de abril Gonal y Menopur, el 26 de abril únicamente Gonal y el 27 de abril Ovitrelle.

El viernes 28 de abril a las 9:45 Oliver tenía que entregar la muestra de semen para la inseminación, y a las 11:45 me realizaron la inseminación. Esta se hace en la misma camilla de la consulta, es como una citología, con una cánula inyectaron el esperma, me quedé tumbada 5 minutos y para casa. Se avecinaba un fin de semana tranquilo, tuvimos puente en Madrid.

Resultado de la inseminación artificial improvisada 

Las instrucciones fueron esperar hasta el día 16 de mayo para realizar un test de embarazo y aunque todo fue muy bien el día 15 por la mañana cuando nos levantamos teníamos a la tan poca deseada regla.

Sabíamos de lo difícil que era, pero por nosotros que no quedara.

Algo que ya habíamos hablado Oliver y yo es que si no se podía con mis óvulos ninguno de los dos teníamos problema de ir a ovodonación. Es un tema tabú y que a la gente le da miedo o vergüenza contar, pero nosotros lo vemos de lo más normal, al igual que se donan órganos o sangre para ayudar a las personas, ¿por qué no donar óvulos?

Antes de plantearnos ser padres nosotros habíamos hablado de la adopción y es algo que a ambos nos encantaba, pero conlleva un gasto económico que no podemos sostener, una pena que sea tanto dinero y no se pueda ayudar a más niños a tener un hogar y una familia. A nuestro parecer y por las vivencias personales, somos de la opinión de que la familia no es en la que se nace si no con la que uno crece, satisface sus necesidades y lo mas importante de quien recibe cariño.

Siguiente paso: ovodonación

El 25 de mayo volvimos a la consulta para ver qué habían decidido el comité en su reunión. A las 8:30 de la mañana entramos en la consulta y el doctor nos comentó que habían decidido que fuéramos a ovodonación, nos explicó en qué consistía, a pesar de que ya habíamos leído y mirado. Nos preguntó el grupo sanguíneo de cada uno y el RH, confirmo el color de ojos, de piel, así como tipo y color de pelo. A mí todo esto me pareció genial pero lo que realmente me preocupaba y necesitaba que me resolviera era que la donante era estudiada a fondo para descartar enfermedades, me da igual que sea pelirrojo, pero quiero que esté sano. El doctor nos confirmó que la donante es sometida a las mismas pruebas que me han sometido a mí para ver mí, x fragil, careotipo, análisis, revisión ginecológica y un proceso psicológico, por lo que con eso nos quedamos tranquilos.

Nos contó que la donación podía ser con óvulos frescos o congelados, en cuanto a resultados no hay ninguna diferencia lo único que si son congelados son 8 óvulos y si son frescos, los que se obtengan de la donante. En cuanto al tratamiento a seguir si son frescos tienen que cuadrar mi ciclo con el de la donante por lo que requiere una medicación diferente. Salimos de la consulta a la espera de que encontraran a nuestra donante.

 

Facebook Comments

Sobre Valeria

Me llamo Valeria, tengo 29 años, estoy casada con Oliver que tiene 31 y hace cinco meses me diagnosticaron baja reserva ovárica. Nuestra aventura para ser papis comenzó hace un año y medio, Quiero contarte nuestra historia de lucha por ser padres ¿me acompañas?

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.