¿Desde que eres madre o padre has dejado de dormir más de 3 horas seguidas? ¿Aprovechas las siestas de tus hijos e hijas para dormir o eres incapaz de pegar ojo durante el día? ¿Te desvelas durante las tomas de la noche? La falta de sueño es uno de los dolores de cabeza más grandes de las primeras semanas para las familias con bebés recién nacidos. Aunque si has sufrido insomnio durante el embarazo ya sabrás qué es eso de no dormir. Y créeme que la solución no es aprovechar a dormir durante el embarazo. Que las horas de sueño no se acumulan en reserva para cuando duermas menos.

 

La llegada de un bebé supone una transformación brutal en los hábitos diarios, sobre todo cuando se trata del primero. Y la rutina del sueño es la que más se verá afectada sin lugar a dudas. Pero eso no es malo, como mucho puede ser duro. Eso no te lo voy a negar. Pero no hay mal que cien años dure. Una sonrisa, un gorgorito, un gesto harán que las noches reguleras sean un poco menos difíciles de gestionar.

Aprovecha las horas de sueño de tu bebé para dormir tú también.

Esta frase la escucharás cual mantra las primeras semanas después de dar a luz. Y en verdad sería lo ideal. Aprovechar las horas de sueño de tu bebé te permitirá descansar al máximo. Sin embargo, no es tan fácil como parece. Hay personas, entre las que me incluyo, que no saben dormir de día. Y no es una cuestión de no querer sino de no poder conciliar el sueño por la mañana o por la tarde. Así que en estos casos lo mejor es distraer la mente y no pensar en el sueño que tienes.

El bebé en su cuna, los papás en su cama

Esta es la teoría a la que la mayoría de los padres y madres primerizas están predispuestas. La realidad nos confirmará si es factible o no. Hay que respetar las necesidades de los bebés. Esto supone tener en cuenta que aunque te hayas gastado una pasta en una minicuna de colecho monísima, puede que tu bebé no quiera usarla. Hay bebés que reclaman contacto continuo y una minicuna no les permite ese piel con piel que buscan. Esto se sabe rápidamente cuando un bebé llora y se despierta en cuanto le dejas en su minicuna, sea del tipo que sea. Probablemente las primeras noches en casa intentéis que duerma en su pequeña cuna. Incluso puede que se acostumbre a dormir en ella. Pero también puede que pase lo contrario. En tal caso descubriréis el fantástico mundo del colecho. Te hablaremos sobre colectó próximamente.

Incremento de las discusiones de pareja

La falta de sueño hará estragos en la pareja. Cualquier nimiedad será objeto de la mayor de las tragedias nunca vistas. Dicho así suena exagerado, pero sucede con mayor frecuencia de la deseada. Y es que a la falta de sueño tienes que añadir la inexperiencia de la maternidad/paternidad, el cóctel hormonal del puerperio y el proceso de adaptación a la nueva situación. ¡Casi nada! No os tengáis en cuenta las recriminaciones que os podáis hacer en esos momentos, son fruto de la novedad que estáis experimentando.

 

El sueño os va a acompañar por una larga temporada, pero os voy a decir un secreto: cada gesto, cada mirada de vuestro bebé os va a reconfortar. Se os olvidará la falta de sueño y los despertares nocturnos para cambiar pañales y alimentar a vuestros bebés. Lo vais a hacer genial, es cuestión de tiempo y adaptación a la nueva situación.

 

¿Nos cuentas tus anécdotas como madre primeriza o padre primerizo provocadas por la falta de horas dormidas?

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, una maestra y pedagoga que se topó con la infertilidad primaria a los 30 años y que está a punto de descubrir la maternidad gracias a la reproducción asistida. Actualmente soy investigadora en el ámbito socioeducativo y mi mundo siempre estará ligado a la educación, es mi pasión.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.