La segunda charla maternal a la que asistí fue incluso, más interesante que la primera de ellas donde Carmen la matrona habló de la respiración en el parto y de los signos de parto. En esta ocasión ha habido dos temas bien diferenciados para la sesión del día 19 de octubre. En la primera parte de la charla ha hablado del dolor de parto y de cómo afrontarlo. En la segunda mitad de la sesión ha hablado de puericultura, crianza y cuidados desde una perspectiva muy interesante y respetuosa.

La sesión de hoy ha empezado más tarde de lo habitual porque a Carmen se le había olvidado que tenía grupo de preparación al parto, y nos lo ha dicho así de natural. ¡Si es que no estamos a lo que tenemos que estar casi nunca mi chica!. Antes de adentrarme en la materia quiero expresar un sentimiento que me ha surgido hoy durante la charla y es que había tres futuras mamás con catarrazo que no entiendo qué hacían allí. Yo si estuviera así no iría a sabiendas que puedo contagiar a otras tantas embarazadas. Pero es que igual la rara soy yo. Además, me ha tocado al lado de uno de los maridos de una embarazada que el concepto de kleenex no lo conoce y no hacía más que sorber los mocos y morderse las uñas. ¡Le hubiera mirado con cara de pocos amigos! Pero me he contenido finalmente.

Temáticas de la charla maternal

Dolor de Parto

Carmen nos ha hecho ver que nos podemos enfrentar al dolor del parto de dos maneras totalmente diferentes y con efectos antagónicos. El dolor al parto se puede afrontar como un padecimiento que tiene principio y fin o como el padecimiento de cualquier dolor tradicional (dolor de muelas, de la uña del pie…) que va a más y necesita de una intervención para aliviar esa molestia.

El dolor del parto nos conduce a la llegada de nuestro bebé y situarnos en una u otra posición hará que los momentos posteriores al parto se vivan de una forma más positiva o negativa. Lo que nos ha dicho la matrona es que no debemos perder la referencia motivacional que está implícita en el momento del parto. Será el esfuerzo más bruta al que nos enfrentemos pero la recompensa será proporcional.

Puericultura, Crianza y Cuidados del Bebé

Respecto a la puericultura, no nos ha dado consejos sino que nos ha puesto en situación y nos ha preguntado por qué puede llorar un bebé. Nos ha hecho ver que las condiciones dentro del útero y fuera de él son totalmente diferentes por lo que tenemos que escuchar a nuestro instinto en primer lugar para atender las necesidades básicas y vitales de nuestro bebé. Son muchos los agentes y las cosas que pueden hacer sentir incomodidad al bebé y debemos atender la demanda al instante. Esto es lógico teniendo en cuenta que dentro del útero, tienen sus necesidades cubiertas y con mucho menos esfuerzo durante las 24 horas.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención es que no nos recomienda bañar a los bebés con jabones ni ponerles colonia hasta los 4 meses de edad. Como mucho un poco de aceite o crema para hidratar. Los jabones y colonias secan la piel del bebé y esa sequedad les incomoda. Otra curiosidad que nos ha dicho es que deberíamos mantener la misma fragancia en nosotros hasta los 9 meses de edad porque el bebé se guía y distingue a las personas por su olor. ¡Lo que aprende una un miércoles por la mañana!. No obstante, me temo que este tipo de consejos serán variopintos dependiendo de la persona experta que esté hablando.

Mis reflexiones de la charla maternal

Como ya adelantaba en las primeras líneas de este post, esta sesión me ha parecido más interesante si cabe. Nos ha dado herramientas para que nos empoderemos como futuras madres y padres. Sólo el hecho de hacernos ver que tendremos criterio suficiente para afrontar esa etapa tan novedosa que se presenta ante nosotros es un mensaje de que tenemos que tener confianza en nosotros mismos y pasar por nuestro filtro lo que personas externas puedan decirnos.

Yo tengo claro que, a diferencia de mis vecinos de arriba que dejan desgañitarse a su bebé, atenderé las necesidades de BabyE de la mejor manera posible tratando de satisfacer sus necesidades y sin prescindir del apego y una crianza respetuosa. Espero que nuestro entorno sepa respetar a nuestro bebé porque de lo contrario no me temblará el pulso para evitar visitas de personas que piensan que a los bebés se les puede despertar para verles los ojos abiertos o demás barbaridades que nos ha podido comentar la matrona de forma anecdótica.

Mi pregunta es: ¿estoy siendo demasiado exagerada/sobreprotectora/arisca antes de tiempo? Agradeceré vuestra sabiduría respecto a estos temas.

Firma Ms. E

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.