Semana 30 de embarazo, cambiamos de decena y con ello parece que toda la tranquilidad que hasta ahora podía mantenerse se desmorona. Se ha completado un 75% del embarazo. Queda un 25%. Y te das cuenta de que hay mil cosas por hacer, algunas cosas que comprar aún, información importante que buscar y guardar a buen recaudo. ¡Y que conste que agobiada no estoy! Pero las cifras empiezan a impresionar y empiezas a ver que las fechas se acercan, que empieza la cuenta atrás. Y todo esto por el mero hecho de cumplir 30 semanas de embarazo. Es curioso cómo funciona la mente.

Mis síntomas

El lunes 30 de octubre inauguré el día devolviendo el desayuno y me pilló tan de sorpresa, porque hacía ya alguna semana que no vomitaba, que casi no llego al baño a desalojar. En esta semana número 30 he seguido acusando algunos malestares producidos por el ardor estomacal que, curiosamente, me provoca una sensación de quemazón en la garganta y me pone un dolor intenso en la sien. Afortunadamente, se me suele pasar bastante rápido. Lo que sigo sin reconocer claramente son las contracciones de Braxton Hicks aunque no es algo que me preocupe excesivamente.

  1. Dolores de regla leves.
  2. Calor, sobre todo, después de comer, ¡menudas fiestas!
  3. Ganas de hacer pipí más a menudo, incluso por la noche.
  4. Dolor en las tetis suave.
  5. Nauseas con mayor intensidad.
  6. Cansancio.
  7. Mal sabor de boca tras ingerir alimentos.
  8. Eructos e Hipo tras las comidas.
  9. Vómitos matutinos.
  10. Estreñimiento y gases.
  11. Cambios en los senos y pezones.
  12. Picores en la zona de tripa y los pechos.
  13. Noto una sensación extraña, como un pececito nadando en mi tripa.
  14. Picores en las partes íntimas femeninas.
  15. Cambios de humor continuos.
  16. Mareos producidos por bajadas de tensión.
  17. Pinchazos en la zona de las ingles y la zona íntima.
  18. La tripa va creciendo.
  19. Empezamos a notar a Cosita Revoltosa de forma inequívoca.
  20. La memoria empieza a hacer estragos.
  21. Dificultad para respirar mientras camino.
  22. Congestión nasal y pequeños sangrados de nariz.
  23. Leves dolores de cabeza.
  24. Cambio en el flujo: noto más humedad en mis partes íntimas.
  25. ¿Contracciones de Braxton Hicks?
  26. Leves dolores de espalda, concretamente en la paletilla derecha.
  27. Picor en el ombligo.
  28. Ardor de estómago.
  29. Noto el hipo de BabyE.

Por cierto, ¿visteis en Instagram la foto de mi barriga de 29 semanas? Por si aún no me seguís por esa red social, os dejo la foto que colgué. Como veis, tiene un tamaño considerable y es redondita. Yo me miro en el espejo y me veo guapa guapa.

Cuarta Charla Maternal

Como cada miércoles, tuve cita en el ambulatorio para asisitir a la charla maternal del día 2 de noviembre. En esta ocasión Carmen, la matrona, trató varios temas la mar de interesantes: posición para una lactancia materna exclusiva satisfactoria, alimentación de la madre durante la lactancia, alimentación complementaria del bebé…también nos pasó algunos videos sobre las diferentes posibilidades que existen de parir, incluso en la sanidad pública, sin epidural. Pero esto último nos dijo que lo trataríamos más a fondo en la siguiente charla.

Ecografía de control en la ginecóloga privada

El jueves día 3 de noviembre tuvimos ecografía con nuestra ginecóloga privada, la séptima ecografía del embarazo ya. Aunque pronto publicaré la entrada con un resumen completo y ampliado, os puedo decir que fue una ecografía muy especial. Nuestra pequeña BabyE estaba en cefálica para nuestra sorpresa. Ya pesaba más de 1kg 400gr y medía algo más de 39cm. Pudimos verle la carita y cómo succionaba y yo me derretí.

Estuvo viendo mis analíticas y me dijo que debía empezar a tomar hierrro para subir ese pequeño desajuste ya que podía seguir disminuyendo. También me comentó que debía hacerme un urocultivo para descartar infección de orina antes de la próxima cita con ella, que será el 1 de diciembre.

Más compras para BabyE

Puede que penséis que nos pasamos la vida comprando ropa. Lo cierto es que vamos comprando poco a poco y así seguimos descubriendo tiendas con encanto como Galtzagorri de Villabona, en la que compramos un pelele y un conjunto que nos enamoraron de la talla 1-3 meses porque personalmente tengo la intuición de que BabyE va a ser hermosa. Y hasta ahora no teníamos ningún patuco así que compramos dos pares en colores neutros que nos encantaron, porque os confesaré un secreto. A mí el rosa bebé, el clarito, no me termina de convencer.

Lista de tareas pendientes

El domingo pasado nos pusimos Mr. D, aprovechando que hacía malo y nos apetecía quedarnos en casa, a hacer una lista con todo lo que tenemos que hacer en las próximas semanas de cara a preparar la llegada de BabyE y os prometo que nos salió una señora lista.

  • Decorar la futura habitación de BabyE: poner vinilos decorativos y algún detalle.
  • Terminar de comprar las cosas que nos faltan
  • Recibir las cositas para nuestra peque: carrito, silla para automóvil a contramarcha, minicuna de colecho, extractor de leche, trona,… porque aún no lo tenemos en casa.
  • Montar y preparar todo lo del punto anterior.
  • Organizar el armario y los cajones de Baby E (quitar etiquetas, poner lavadoras, colocar ropa por tallas).
  • Preparar bolsos de hospital. Al menos, el listado de cosas a llevar en cada bolso ya lo hicimos hace un par de semanas.
  • Cumplimentar el Plan de Parto.
  • Buscar información sobre permiso paternidad/maternidad
  • Hacer lista de trámites de registro del bebé.

Evolución del peso

Y ahora llega el momento de la verdad. Cada semana subo a la báscula de casa para controlar el peso y esta semana he cogido 300gr situándome en los 64kg 700gr. Así que desde mi peso inicial del embarazo, que era de 61,9kg no he cogido ni 3kg por el momento. Aunque si os cuento un secreto la báscula de la ginecóloga privada me tiene un poco traumatizada porque cuando me pesó el jueves 3 de noviembre, la enfermera dijo que pesaba 66,5kg. Yo ya le dije que eso no podía ser por mucho que estuviera vestida y con calzado, casi dos kilos de diferencia era una bestialidad.

peso-hasta-semana-30-embarazo

Mis sensaciones y emociones

Llegar a las 30 semanas es un nuevo hito superado. Puede parecer una tontería pero cada pequeña meta alcanzada supone respirar un poco más tranquila y afrontar el siguiente objetivo con más fuerza. No obstante, el vértigo que sentí al saberme de 30 semanas fue considerable. Mucho por hacer en las próximas semanas. Sé que una buena organización y planificación nos ayudará a ir adelantando tareas y aligerando la lista. Ahora una de mis prioridades es que completen nuestro pedido en la tienda de puericultura donde hemos encargado todo para nuestra pequeña bebé y que nos lo manden. Porque mira que lo hicimos con tiempo, pero algunas cosas están tardando más de lo esperado. No obstante, sigo manteniendo la calma porque mi cuerpo me lo agradece.

Firma Ms. E

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.