Información sobre el Test O’Sullivan

¿En qué consiste el Test O’Sullivan?

Lo primero que ha de quedar claro es que el Test O’Sullivan no es una prueba diagnóstica y, por tanto, no permite confirmar o descartar con certeza una posible diabetes gestacional. Sin embargo, esta prueba se realiza a prácticamente la totalidad de la población de mujeres embarazadas. Dicho esto, el Test O’Sullivan consta de las siguientes partes:

  • Extracción de sangre en ayunas en la que se hace un análisis del nivel de glucosa basal.
  • A continuación se bebe una solución de glucosa de 50 gr. y tras su ingesta se espera una hora sin caminar o hacer esfuerzos físicos.
  • Pasada la hora desde la ingesta, se realiza una nueva extracción de sangre.

De dichas extracciones se obtendrán unos resultados que indicarán el valor de glucosa en sangre. Si este valor es inferior a 140 mg/dl, el test se considera negativo y, por tanto, se descarta la diabetes gestacional. Sin embargo, si el valor de glucosa en sangre supera los 140 mg/dl será estrictamente necesario hacer una nueva prueba, en este caso diagnóstica, para confirmar o refutar una posible diabetes gestacional. Esta prueba es conocida como Curva de Glucemia y nuevamente es necesario ingerir una solución con glucosa de 100 gramos para realizar cuatro mediciones en intervalos de una hora.

¿Cuándo se realiza esta prueba?

Habitualmente, el Test O’Sullivan se realiza entre las semanas 24 y 28 de embarazo ya que es la horquilla en la que los cambios hormonales pueden llegar a alterar el funcionamiento de la insulina.

Sin embargo, esta prueba se puede llevar a cabo desde el primer trimestre del embarazo dependiendo de ciertos parámetros y casuísticas:

  • Si existen antecedentes de personas diabéticas en la familia directa (padres y madres).
  • Si la mujer tiene más de 35 años.
  • Si la mujer tiene antecedentes de diabetes gestacional.
  • Si hay sobrepeso antes del embarazo.
  • Si la mujer ha dado a luz a un bebé de más de 4 kg en una gestación anterior.

Mi experiencia con el Test O’Sullivan

La prueba

El día 24 de octubre tenía hora en mi ambulatorio para hacerme la prueba del azúcar. La verdad es que tenía miedo de devolver y que no me valiera para nada la ingesta de esa bebida glucosada que había leído que a la gente no le agrada demasiado. Llegué con mi madre y con Mr. D a las 8 de la mañana y pasé enseguida. Entregué una muestra de orina, porque también tenía urocultivo prescrito, y la enfermera me sacó dos tubos de sangre uno lila y otro gris. Después me dio una botellita naranja y un vaso de agua, me dijo que debía bebérmelo en un cuarto de hora como mucho y que si quería podía intercalarlo con el agua.

Empecé a beber la bebida glucosada y oye, que estaba buena. No me resultó empalagosa ni asquerosa de primeras. Tenía cierto sabor a naranja y estaba fresquito así que para las 8:15 ya me lo había terminado así que debía estar sin moverme hasta las 9:15 aunque sí que podía ir al baño a hacer pipí si el cuerpo me lo pedía. La primera media hora se me pasó bien, aunque tenía mucho sueño y hambre. Además BabyE estaba muy activa, mi madre alucinaba de los movimientos de tripa que tenía.

Al llegar a los 45 minutos, empecé a sentir que me mareaba, oía de fondo, bostecé… y mi madre llamó a la enfermera que salió rauda y veloz para llevarme a la enfermería y tumbarme en la camilla. Se me pasó el mareo enseguida pero casi me quedo dormida. No sé si fue una bajada de azúcar o de tensión pero bueno, aguanté hasta las 9:15 tumbada, me sacó un nuevo tubo de color gris y tuve que estar un tiempo más tumbada. Después salí de la enfermería y estuve un rato sentada en los asientos de espera. Finalmente, nos fuimos a casa y desayuné más bien que ni sé.

Así que se podría decir que la prueba fue superada y eso sí, esperaba no tener que pasar por la curva larga ni nada parecido porque a mí me asusta un poco el tema de los mareos y tal. Menos mal que estaba acompaña. En sí, la ingesta de la glucosa no fue para tanto porque no me desagradó al paladar, ¡cosas peores habremos bebido en nuestra juventud! jajaja.

Los resultados

El día 26 de octubre tenía charla maternal con matrona y aproveché al final de la sesión para preguntarle por los resultados del Test O’Sullivan. Cuando me dijo que la prueba había salido alta, 172 mg/dl para ser más exactos, y que tenía que hacer la Curva de Glucemia casi me da un mal. ¡Tres horas de prueba, cuatro pinchazos y 100 gramos de azúcar! Demasiado para mi cuerpo. Así que el lunes pasado, día 7 de noviembre tenía que ir al ambulatorio para hacerme la prueba y hoy sabré cuál es el diagnóstico. Ciertamente estoy asustada porque no quiero padecer diabetes gestacional, pero está claro que toca descartar. También pienso que si me hubieran hecho el Test O’Sullivan un poco antes en fechas no estaríamos en el último cuarto de embarazo sin saber si hay o no una diabetes gestacional. Creo que a mi ginecólogo y a mi matrona se les ha echado un poco bastante encima el tiempo.

Así que no me queda otra que seguir informado sobre este tema en las próximas semanas. Espero que las que venís por detrás tengáis más suerte que yo. Y espero poder traer buenas noticias a este respecto próximamente.

Firma Ms. E

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.