Hoy os traigo un post que puede suscitar un debate de lo más interesante bajo la pregunta ¿es necesario comprarse ropa premamá? La respuesta es, no siempre. ¿Por qué digo esto? Porque muchas mujeres tienen la suerte de arreglarse con su ropa de toda la vida o prefieren invertir en prendas normales aumentando la talla para que les valga durante el embarazo. En este sentido mi posición no está a favor o en contra de este tipo de prendas específicas para el embarazo y/o lactancia, creo que cada caso particularmente es diferente y cada mujer cubre sus necesidades de formas muy diversas, siendo todas ellas muy respetables. En las próximas líneas pretendo aportar una visión de pros y contras sobre la compra de ropa específicamente señalada como premamá y os invito a dejar vuestra opinión en los comentarios.

Pros de la compra de prendas específicas premamá

Hay quien pueda pensar que no le ve ningún aspecto positivo a este tipo de prendas clasificadas como premamá o de maternidad y es que en esto de la ropa y la moda no hay nada escrito. No obstante, yo pienso que puede tener algunas ventajas y que pueden ser prendas amortizadas:

  • Si necesitas un cambio de armario temprano debido al embarazo, amortizarás las prendas: Si te pasa como a mí que enseguida empezaron a molestar los pantalones, puedes aprovechar para hacerte con un par y sacarle provecho desde bien pronto. Otra cosa es que igual a medio camino necesites una talla más, pero eso es impredecible. También es cierto que dependiendo del tipo de prendas que tengas en el armario, puedes aguantar más o menos tiempo con tu ropa de siempre. Por ejemplo, a mí que me gustan las camisetas larguitas, me están viniendo aún bien para aprovecharlas aunque algunas empiezan a no dar más de sí.
  • Compra lo justo, y sin son básicos mucho mejor: Por supuesto que no nos vamos a volver locas a comprar pero si nos decidimos por adquirir prendas premamá, lo mejor es optar por prendas básicas que con complementos que ya tengamos podamos combinar sin ningún tipo de problema. Será una inversión segura y si vamos comprando según vamos necesitando nos aseguraremos de no gastar más de la cuenta.
  • La ropa premamá, bien seleccionada puede ser tu aliada durante la lactancia materna: Este punto es clave porque si seleccionamos camisetas, camisas, tops y vestidos indicados tanto para el embarazo y la lactancia estaremos haciendo una buena inversión a medio y largo plazo.
  • La comodidad que otorgan estas prendas por su diseño específico no lo encontrarás en el resto de ropa: a no ser que uses todo el día mallas, leggings y camisetas. Desde luego que yo no me vería vistiendo así para salir a la calle pero cada persona tiene preferencias de lo más dispares y cuando se está embarazada, es cierto que se huye de la incomodidad.
  • No hace falta gastarse un dineral para tener ropa premamá: Existen tiendas especializadas con prendas monérrimas pero qué queréis que os diga sus precios son prohibitivos, a no ser que aprovechéis en rebajas para haceros con algunas cosas que necesitéis. Lo cierto es que hoy en día gran parte de las marcas de los grandes grupos textiles tienen una colección, más o menos amplia, de ropa premamá y de lactancia que nos pueden sacar del apuro para ir a la moda, cómodas y a un precio más razonable.

Contras que tiene la ropa premamá

Así como hemos hablado de las posibilidades que ofrece hoy en día la ropa premamá, también se puede pensar que es un gasto innecesario, superfluo y evitable. Veamos las razones que pueden surgir para decidir no invertir en este tipo de prendas:

  • Una vez pasado el embarazo ¿qué hago con esas prendas específicas de maternidad?: Puede que muchas mujeres se planteen esta pregunta. Cierto es que recién dadas a luz quizás te encuentres en que necesitas algo de ropa de transición y la inversión en ropa sea un suma y sigue. Las circunstancias de cada cual son muy diversas y es imposible generalizar en estos temas. Pero lo que sí que es cierto es que la ropa premamá se utiliza durante una o dos temporadas y hay que relegarla al fondo del armario.
  • Es un gasto económico demasiado fuerte: La situación económica actual hace que prioricemos en todos los ámbitos de la vida y probablemente lo que menos apetezca es invertir en algo que no sabes si volverás a usar algún día o no.
  • En algunas ciudades encontrar este tipo de prendas es casi misión imposible: Totalmente cierto, en Donostia hay muy poca opción y por eso al final se buscan otras opciones que ignoran o no toman en cuenta la ropa premamá. Además, siempre será más probable usar ropa normal tras el embarazo hasta que vamos recuperando nuestra talla inicial, si es que la recuperamos porque hay en casos que es complicado.
  • La poca variedad no gusta: Hay quien tiene claro su forma de vestir y las colecciones premamá no suelen ser muy variadas por así decirlo, así que puede ser una poderosa razón para buscar alternativas más viables y seguir vistiendo acorde a los gustos de cada una.

Sea cual sea tu posición lo cierto es que eres libre de elegir qué tipo de ropa usar durante tu embarazo. Yo no me lo pensé mucho y opté por hacerme con algo de ropa básica que me está viniendo genial aunque con el paso de las semanas esas compras tan buenas y ya casi amortizadas quizás no son lo cómodas que eran antes porque se va engordando poco a poco y el tallaje empieza a variar. ¿Cuál es tu caso? ¿Compraste ropa premamá?

Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.