¡Que levante la mano quien haya padecido estreñimiento durante su embarazo! Efectivamente, muchas mujeres durante su preñez han de combatir a diario con este problema que provoca incomodidades varias, molestias a gogó y una comedura de cabeza porque se acaban los recursos para hacer que los intestinos funcionen, aunque sea sólo un poco.

Curiosamente es uno de los síntomas más generalizados y aunque puede no afectar al embarazo en su totalidad, cuando hay que combatirlo bien no se pasa, para qué nos vamos a mentir. El cóctel hormonal, la reducción de espacio destinado a los intestinos y demás factores hacen que el estreñimiento campe a sus anchas y haya mujeres que sufran severamente sus coletazos.

Pero si has llegado hasta aquí, quiero tranquilizarte desde ya porque no pasa nada por sufrir estreñimiento. Simplemente has de saber que si es muy severo es aconsejable que hables con tus profesionales sanitarios de referencia porque puede que necesites una ayuda extra para evacuar aguas mayores. Mi cometido en este post es presentarte algunas recomendaciones alimenticias y hábitos saludables que pueden ayudar a que nuestro sistema gastrointestinal se ponga en funcionamiento. Pero ten en cuenta que mis consejos son recomendaciones que a mí me han podido ayudar y que yo no soy nutricionista, ante cualquier duda siempre es preferible consultar a tus profesionales de referencia y no me cansaré de repetirlo.

¿Cómo mejorar el tránsito intestinal durante el embarazo?

Antes de nada hay que decir que aquí no existe una fórmula mágica, esto es, que lo que a una persona le puede servir a otra le puede hacer cosquillas. No obstante, hay pequeños hábitos que se pueden adoptar y que pueden ayudar a que nuestro organismo trabaje un poquito mejor y conseguir cierta regularidad a la hora de ir al baño.

  1. Tomar alimentos ricos en fibra. Las frutas y verduras tienen una gran cantidad de fibras naturales que pueden favorecer un mejor tránsito intestinal. Empezar la mañana con un zumo de naranja, un kiwi o unas ciruelas puede ser de gran ayuda. También los frutos secos aportan mucha fibra así que considera comerte un puñado para ayudar a tu aparato excretor.
  2. Ingerir alimentos integrales de grano entero. Si te apetece comer pasta y arroz, que sea integral porque va a favorecer un aporte de fibra extra porque en su elaboración se utiliza el grano entero. Lo mismo pasa con el pan.
  3. Haz ejercicio. Andar regularmente, siempre y cuando no exista una orden contraria respecto a temas de reposo y demás, también puede favorecer a que nuestros intestinos trabajen de forma más eficiente.
  4. Beber agua en abundancia. Es importante tener una correcta hidratación durante el embarazo (de esto os hablaré la semana que viene en el blog) para favorecer entre otras cosas un correcto funcionamiento de los órganos gastrointestinales.
  5. Tomar un vaso de agua tibia en ayunas. Yo esto no lo he probado pero sí que he oído que hay a personas que les ayuda a ir al baño.
  6. No dejar pasar las ganas de ir al baño. Parece de chiste pero a veces nos viene mal ir al baño y cuando se está embaraza es un error muy grande decir «dentro de 5 minutos voy», si tienes ganas ve y tómate el tiempo que sea necesario porque una oportunidad perdida supondrá que la siguiente vez sea mucho más costosa la evacuación.

Consecuencias del estreñimiento durante el embarazo

Como ya he comentado anteriormente, el estreñimiento es un problema que afecta a una gran parte de las mujeres embarazadas, pero a todas no les afecta en el mismo grado. El hecho es que cuando existe, y sobre todo persiste, el estreñimiento podemos notar molestias físicas como dolores abdominales o incluso pueden aparecer hemorroides, que no son otra cosa que venas inflamadas y que puede producir dolor al excretar.

Cada cuerpo es un mundo y cada una se conoce a sí misma por lo que es importante que si notas que sufres un estreñimiento profundo consultes con tus médicos porque puede que entre las hormonas, los cambios que experimenta el cuerpo en la reubicación de los órganos y la ingesta de las vitaminas prenatales, sobre todo si éstas tienen hierro, el estreñimiento pueda requerir de alguna ayuda extra.

Mi experiencia con el estreñimiento

Ahora os cuento un poco sobre cómo estoy viviendo el estreñimiento yo. Como antecedente os diré que yo siempre he sido de tendencia a estreñirme. Por eso, desde hace muchos años mis desayunos empiezan con un kiwi. Durante el embarazo sí que he visto que hay semanas verdaderamente difíciles con el tema del estreñimiento, voy poco al baño y hago poco, con lo que la consecuencia directa es que tengo dolores abdominales a menudo. Y eso que excepto el punto 5, llevo a cabo todo el resto tratando de evitar las frituras y la comida con muchas especias o grasas. Pero es que claro, el complemento vitamínico que tomo contiene hierro y al final todo suma para estreñirse aunque nunca pasan más de tres días sin ir al baño en mi caso.

¿Cuál es o ha sido vuestra experiencia con respecto al estreñimiento y el embarazo? Estoy deseando leer vuestras historias.

Firma Ms. E

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.