El pasado lunes, día 1 de agosto, tuvimos nuestra cuarta ecografía del embarazo (la tercera en nuestra clínica privada) correspondiente a las 16 semanas de gestación. Desde un principio Mr. D y yo tuvimos claro que queríamos tener un seguimiento más exhaustivo del embarazo y decidimos intercalar las ecografías de la Seguridad Social con las de la clínica en la que nos sometimos a nuestro tratamiento de fertilidad. Así que este post sale reciente y os contamos en qué consistió la consulta y la ecografía en la que se supone que ya se puede ver el sexo del bebé. ¡Qué intriga!

Llegada a la clínica

Siempre me suele gustar empezar por el principio jejeje. Llegamos puntuales puesto que teníamos la cita a las 10:30 de la mañana. Dimos mi nombre en recepción y pasamos a la sala de espera. Yo me fui directa al baño porque el coche ejerce un efecto muy curioso sobre mi vejiga y es que tal cual bajo de él tengo que ir al baño porque no me aguanto jejeje. No tuvimos que esperar casi nada en la sala de espera y nos llamaron. Allí estaba sentada en su mesa la Dra. M, nuestra ginecóloga de referencia en el embarazo.

Inicio de la consulta

Me preguntó que qué tal estaba y le comenté mis acontecimientos más reseñables desde que no nos veíamos: las nauseas y la gastroenteritis. Apuntó todo en su historial y me pidió que le dejara la analítica del primer trimestre y el informe del triple screening. Nos dijo que los valores de riesgo eran muy bajitos y que estaban muy bien. Me dijo que aunque aparecía posible infección no lo era por los valores que aparecían en los resultados de la analítica del primer trimestre así que el sobre de Monurol creo que me lo tomé gratuitamente. Le pidió a la enfermera que hiciera copias de los resultados que le enseñé y me dijo que el control ecográfico iba a ser abdominal (¡Biennnnn!) y que sería de las últimas en las que se le vería a Cosita Revoltosa entero o entera. Además nos adelantó que podría verse el sexo, siempre y cuando se dejara ver.

La ecografía

Creo que este es el momento por excelencia de toda embarazada. Esta vez le pedí a Mr. D que grabara la secuencia en video, ¡gracias cariño!. También puedo decir que fue una eco bastante larga porque tuvo que tomar muchas medidas a lo largo de la ecografía para calcular si su tamaño se correspondía con las semanas de gestación. Pero empiezo por el principio, en cuanto echó el gel y puso el ecógrafo en mi abdomen se vio a Cosita Revoltosa ahí tranquilito/a y moviendo los pies. Yo en ese momento me volví a enamorar de mi bebé ¡pero qué cosa más linda!. Se veía cómo latía el corazón, el estómago, la columna vertebral…todo se apreciaba perfectamente piernas, brazos, pies, manos, los dos hemisferios del cerebro… Disfrutamos muchísimo. Eso sí, nuestra Cosita Revoltosa, tímida ella, tenía las piernas bien juntitas para que nadie le viera los atributos y por mucho que intentó la Dra. M hacerla cambiar de posición dando unos toquecitos en el abdomen dijo que no se movía, ¡ahí cabezota como su madre y su padre!. Así que nos toca esperar a la ecografía de las 20 semanas para desvelar qué será nuestra Cosita Revoltosa porque aunque la Dra. M nos dio su impresión, no estaba segura así que contamos con que aún no sabemos qué será, qué será, qué será…

Mareo, tensión baja y pérdida de peso

Al incorporarme tras la ecografía me mareé y la enfermera me tomó la tensión que dio 8,5/6. La Dra. M. me preguntaba cada minuto si me encontraba bien y la veía con cara de preocupación. Me dijo que evitara hacer movimientos bruscos y que me levantara con cuidado de los sitios. Después me pesó la enfermera y había adelgazado 2 kilos respecto a la anterior consulta que tuve con ella. Esto fruto de las nauseas y la gastroenteritis.

Próxima consulta ecografía con la Dra. M.

Quedamos en que volvería a su consulta a finales de septiembre así que pedí cita para el 29 de septiembre a las 17:30. Disfrutamos mucho de esta ecografía y aunque nos quedamos con la pena de saber qué es nuestro bebé, salimos muy contentos de cómo había ido todo.

Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.