Empezamos este nuevo ciclo de post en los que os voy a hablar de la medicación que me recetaron para afrontar nuestra primera ICSI, que como sabéis, fue efectiva en nuestro caso. Voy a empezar por confesaros que durante el tratamiento evité leer sobre cada uno de de los medicamentos que debía inyectarme y eso me ayudó a llevarlo de una manera tranquila, sin estar tratando de observar posibles efectos secundarios. Hoy os hablo del primer medicamento que tuve que administrarme, el Procrin. De paso, me gustaría dejar claro que estos post son totalmente informativos y que la administración de cualquier fármaco o medicamento debe hacerse por prescripción médica y bajo la supervisión de los profesionales sanitarios correspondientes. Es primordial seguir las instrucciones de los facultativos al pie de la letra para que el efecto de la medicación sea la deseada ¡no lo olvidéis!

¿Qué es el Procrin y cuál es su función?

 El Procrin es un medicamento compuesto por acetato de leuprorelina. Esta sustancia funciona como inhibidora de la secreción de gonadotropinas. Dicho de otro modo, el Procrin sirve para controlar y evitar una ovulación prematura.

¿En qué casos se utiliza en Reproducción Asistida?

El Procrin es un análogo de GnRH y como tal, los profesionales sanitarios especialistas en RA lo suelen utilizar en los siguientes casos:

  • En mujeres que en anteriores ciclos han tenido ovocitos de baja calidad. Se evitan picos prematuros de hormona luteinizante (LH), que provoca la luteinización precoz de los folículos, lo cual produce una mala calidad ovocitaria.
  • Mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) y altos niveles basales de LH en sangre.
  • Mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) y una alta concentración de andrógenos en sangre. (Información extraída de reproducciónasistida.org)

Efectos secundarios

Como la gran mayoría de medicamentos, el Procrin puede producir efectos secundarios. Yo os puedo decir, desde mi propia experiencia, que no tuve ningún efecto secundario causado por este medicamento. Lo único que notaba es que al administrarme la dosis se me quedaba una rojez que en menos de media hora desaparecía. No obstante, os dejo los efectos secundarios registrados y que se pueden encontrar en el prospecto del medicamento.

Los efectos adversos frecuentemente asociados al uso de Procrin son la ganancia o pérdida de peso, alteración del deseo sexual, cambios de humor, insomnio, enrojecimiento de la piel, dolor de cabeza, presión sanguínea baja, sofocos, acné, seborrea, secreción de leche por la mama, dolor de mama, entre otros. (Información extraída de reproducciónasistida.org)

Algunos datos más

Así como hay algunos medicamentos que se utilizan para los TRA que necesitan refrigeración, el Procrin no la necesita. No obstante, es importante tener la medicación en un lugar seco y donde no le dé la luz de forma directa, a una temperatura inferior a 25ºC. La caja de medicación viene con la mezcla preparada, con 14 jeringuillas y otras tantas toallitas de alcohol para limpiar la zona donde se va a inyectar el medicamento.

Mi experiencia con la administración del Procrin

Para ir dando cierre a este post, aprovecho para contaros mi experiencia a la hora de pincharme Procrin. Este medicamento es el que más sencillo me resultaba pincharme y no sé si era por la punta de la aguja o porque a la mañana tenía la tripa más durita y entraba mejor. Lo cierto es que cogiéndose un buen pellizco de tripa, a la altura del ombligo, entraba bastante fácil. Además, como la cantidad de medicación que me administraba era pequeña, el proceso era rápido y no dolía para nada.

El lunes que viene os hablaré del Gonal-f y de los distintos formatos en los que se comercializa porque la conservación y la administración son diferentes. Espero que os resulte útil este post y si queréis saber algo más o queréis dejar vuestra experiencia con este medicamento, estaré encantada de leer vuestros comentarios.

Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.