Bienvenidas a esta nueva sección, quizás la sección que más ganas tenía de escribir, pero la que por el momento más respeto me da. Te imaginas muchas veces este estado, pero cuando llega, la realidad supera la imaginación. Voy a intentar hacer una recopilación semanal de todo lo que vaya aconteciendo y aportando datos sobre los hitos más importantes de cada semana. ¿Me acompañáis?

Empiezo por la Semana 4, la anterior a ver el positivo en el test de embarazo porque os prometo que no me podía imaginar que esto pudiera llegar a ocurrir. En verdad era la primera vez que estaba cerca de conseguirlo porque mis problemas de endometriosis y de baja reserva ovárica estaban haciendo imposible una concepción natural. Pero claro, ¿cómo iba a saber yo qué era normal y qué no? Sólo tenía como referencia mis síntomas premenstruales.

Mis síntomas

Los síntomas que tuve, desde el tercer día post-transferencia fueron dos:

  1. Dolores de regla leves
  2. Calor

Con estos síntomas no se me pasaban por la cabeza qué podía estar pasando. De hecho, estos efectos puede producirlos la progesterona, de la que os hablaré otro día, y encima han sido mis síntomas premenstruales por excelencia. Vamos, que asustadita estaba. No obstante yo traté (y sigo tratando cada día) de mantener cada día una actitud positiva ante esta situación tan novedosa que estaba viviendo.

¡Oh no! He manchado…

Antes de terminar la betaespera fui al baño y me encontré en el salvaslip una manchita bastante más oscura de lo normal. Era de color marronácea y empecé a temer lo peor. Al limpiarme también salió ese color…si bien es cierto que ese flujo desapareció en las siguientes horas. ¿Habría sido un manchado de implantación? Yo no me quería hacer ilusiones, de hecho a Mr. D le dije que se fuera haciendo a la idea de que no había funcionado la ICSI. Pero en los días siguientes no hubo señal de ese flujo marrón claro. Así que debió ser ese famoso manchado que ocurre en un 25% de los casos.

Mi actitud

En estos días, que se hicieron largos pero que llevé muy dignamente, traté de estar tranquila y contenta; y creo que conseguí conectar cuerpo, alma y mente. Me sentí verdaderamente bien conmigo misma gracias a que tomé la determinación de trabajar desde casa. El no tener que ponerme todos los días en carretera, trabajar en silencio, en un lugar adecuado… Todo sumó. Traté de pensar lo menos posible en lo que podía percibir en mi cuerpo, no me quise hacer ninguna idea porque no sabía lo que podía pasar…y pasara lo que pasara yo estaría satisfecha de haber adoptado una actitud serena y positiva ante una situación tan novedosa como una betaespera.

El Test de Embarazo

Teniendo en cuenta los datos de la primera ecografía que me hicieron el día 24 de mayo, estoy de algo menos de lo que yo inicialmente había calculado. Todo ello, seguramente, propiciado por una implantación tardía. Según esta ecografía, cumplo semanas los jueves, así que los viernes habrá seguimiento semanal del embarazo aunque vaya con dos semanas de diferencia, por el momento y hasta confirmar de cuánto estoy exactamente con la próxima ecografía. Con lo cual, y con estos nuevos parámetros, en esta cuarta semana es cuando hice el test de embarazo que dio inicio a todo este nuevo proceso hacia la maternidad y que podéis leer aquí de forma íntegra.

Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.