En el post de hoy, voy a intentar explicaros algo que conté al final del post en el que os desvelábamos nuestra decisión. Resulta que para someterse a una Inseminación Artificial (IA) con hacer análisis hormonales, seminograma básico y de capacitación, e histerosalpingografía puede ser suficiente. Sin embargo, de cara a una Fecundación In Vitro (FIV), y más si vas por privado (porque desconozco el protocolo de la Seguridad Social para FIV en lo que respecta a pruebas) te encuentras con que hay divergencias entre clínicas. Es decir, en cada clínica te asesoran y te dicen qué pruebas sería importantes hacerse antes de comenzar con un Tratamiento de Reproducción Asistida (TRA). ¡Vamos allá!

En nuestro caso concreto, hemos tenido que pedir nuevas pruebas de serología, para tema de Hepatitis, VIH y demás, porque ya se nos habían caducado las de la Seguridad Social. Pero no hay problema, porque vuestro médico de cabecera os hará el volante para hacer esta analítica rutinaria a coste cero para nuestro bolsillo (aunque lo pagamos todos los contribuyentes, todo hay que decirlo).

Pruebas para el hombre

Cariotipo en sangre: Se trata de una extracción de sangre que sirve a modo de prueba de ADN para analizar los cromosomas e identificar, en el caso de que existan, problemas genéticos. Esta prueba permite contar el número de cromosomas y detectar cambios estructurales en los mismos. ¿Qué ocurre? Que normalmente esta prueba se suele realizar cuando se producen abortos de repetición.

Índice de Fragmentación de ADN: Para esta prueba se necesita una muestra de semen en la que se utiliza un tinte para saber el porcentaje de espermatozoides que tienen el ADN dañado. Esta prueba, nuevamente, suele hacerse en casos en los que hay abortos de repetición. Su coste, según lo que hemos averiguado ronda entre los 200-300€. Si se detectara que existe un problema de fragmentación excesiva del ADN, existe una técnica para hacer la separación de aquellos espermatozoides dañados. Esa técnica es la columna de anexina.

Pruebas para la mujer

Cariotipo en sangre: Consiste exactamente en lo que he explicado arriba. Es una prueba que no necesita ser hecha en ayunas y que tiene un coste aproximado de 120€. De hecho es una prueba cuyo resultado tarda entre tres semanas y un mes. Si hubiera cualquier alteración, existe una técnica que se llama Diagnóstico Genético de Preimplantación para conocer la existencia de alteraciones genéticas en los embriones tras una FIV-ICSI.

Antimullheriana: Esta prueba es un análisis de sangre para conocer cómo está la reserva ovárica. Esta información será importante, junto con una ecografía, para poder planificar el tratamiento de estimulación necesario para someternos a un TRA. En estos casos la edad suele ser determinante, aunque si habéis seguido a Clara de Diario de una Madre Ingeniera, os daréis cuenta de que las estadísticas están para romperlas pero el final feliz es posible. El precio de esta prueba es de unos 90 €.

Ecografía: Como ya había adelantado en el párrafo anterior, la ecografía ayudará al Ginecólogo (en mi caso será el Jefe de la Unidad de Reproducción Asistida) a determinar las pautas iniciales para la estimulación ovárica y para conocer mis bajos fondos, de paso.

Existen más pruebas, pero aquí me ciño a hablaros de aquellas que nos han pedido a nosotros en la clínica donde pensamos hacer nuestro TRA.

¿Por qué todas estas pruebas?

La respuesta es fácil, estas pruebas les dará mayor información al equipo a la hora de saber con qué gametos van a trabajar y poder prevenir, si fuera necesario, cualquier anomalía en el proceso que con estos análisis se puede saber a ciencia cierta.

Ya nos hemos hecho las analíticas de sangre y la semana que viene Mr. D se hará la de la Fragmentación, aprovechando un día de vacaciones (seguro que a más de una le suenan estas cosas) y la próxima cita importante será el 14 de marzo, con el Jefe de la URA para que nos dé los resultados, me haga una ecografía (igual me toca con la roja y todo, ¡puaj!) y nos expliquen cuándo y cómo empezamos el rock&roll. ¡Atención que se acercan curvas sinuosas!

Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.