Si esta reflexión la llego a publicar dentro de un mes y medio, probablemente a más de una persona le hubiera dado por pensar que lo que vais a leer a continuación es una inocentada en toda regla, pero no. Hace ya unas semanas me topé con esta noticia y me pareció buena idea compartirla. Porque hoy en día hay gente que se dedica a diseñar objetos de lo más sofisticados como la BabyNes (o Nesspreso para bebés) o el Babypod del que os hablaré en este post.

Yo de siempre he leído que los bebés reaccionan a la música desde que están en la tripa de su madre, pero según lo que dice un grupo de investigación de Barcelona, resulta que el sonido no llega tal como se pensaba hasta ahora. Por ello, decidieron hacer un estudio en el que, y aquí viene lo fuerte, la música llegase al feto vía vaginal. Para ello han creado un auricular específico para introducir por los bajos fondos. Y por lo que arrojan los resultados, se ha descubierto que la música que le llega vía vaginal al bebé estimula al bebé. Además, con este estudio se afirma que la música vía abdominal no llega a estimular al bebé. Es de estas investigaciones que te rompen los esquemas totalmente.

¿No os parece increíble? Yo al leer esta noticia me he quedado ojiplática. Personalmente me pregunto, ¿a quién le puede gustar ponerse ahí abajo un aparatejo? Lo que me faltaba para el cuerpo. Si no soy capaz de usar tampones y mis experiencias con el espéculo en las pruebas ginecológicas son de todo menos agradables… creo que este artilugio no está hecho para mí. Creo que ni aunque me lo regalaran lo usaría. A parte, no sé cuán higiénico puede ser eso. Vamos que no le veo ninguna cosa buena a simple vista excepto que pueda tener un efecto beneficioso para el bebé porque la música estimula al bebé y eso quiere decir que la actividad neuronal ya está activa a partir de los cuatro meses de gestación.

Desde luego que después de este descubrimiento pienso probar a escuchar música normal, y experimentar en primera persona si existe algún tipo de reacción por parte del bebé a partir de la mitad del embarazo. No sólo poniendo música abdominal sino música ambiental. Es que no lo concibo de otra manera, no sé… ¿Alguna valiente en la sala que estaría dispuesta a probar un artefacto de este tipo? Me encantaría saber qué os evoca el Babypod

Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.