Ayer Mr. D os hablaba de los resultados de sus pruebas espermáticas y yo hoy os hablo de otro de los grandes hitos de esta segunda visita a ginecología de reproducción humana: la Histerosalpingografía. He conseguido decirlo bien sin trabarme ¡un aplauso!. Como ya os contamos en la primera parte de este post,  solamente tres días después de recoger los resultados tenía que pasar por esta prueba radiológica. En el post de hoy explicaré brevemente en qué consiste la prueba y cuál fue mi experiencia, aunque por Instagram ya adelanté información el día que me hicieron la prueba.

Para todas aquellas mujeres que se están sometiendo o se han sometido a tratamientos de fertilidad la histerosalpingografía no les sonará a chino. De hecho, os contaré que la primera vez que leí esa palabreja me hicieron chirivitas los ojos. ¡Pero qué era eso! Ayh inocente de mí que pensaba que yo no llegaría a necesitar una prueba de ese tipo. En fin, al grano. Las únicas indicaciones que tenía antes de hacerme la prueba eran las siguientes:

  • La hora de la prueba
  • El folio con el consentimiento que había de firmar
  • Una receta para un sobre de antibiótico

Y con toda esa información y una explicación maratoniana de menos de 30 segundos por parte de la ginecóloga que nos atendió se supone que ya estaba todo claro sobre cómo ir a la prueba. Menos mal que me cogió el fin de semana por medio y ni me acordé del asunto.

Así que para toda aquella mujer que quiera saber en qué consiste la Histerosalpingografía, aquí va una explicación para poderla leer con tranquilidad, sin prisas, sin nervios.

¿Qué es la histerosalpingografía?

Es una valoración radiológica del útero y más concretamente de la permeabilidad de las trompas de Falopio. Para quien no lo sepa, las trompas de Falopio, son los condictos por los que el óvulo pasa desde el ovario hasta la cavidad uterina, donde se desarrolla el posible embarazo.

¿En qué consiste la prueba?

Se introduce una sustancia de contraste yodado a través del cuello del útero mientras se realizan varias radiografías de la pelvis.

¿Qué información se obtiene de la histerohisterosalpingografía?

Con esta prueba se obtienen datos sobre la forma, situación y tamaño del útero, además de la permeabilidad del útero.

Mi experiencia vivida en la prueba

Y ahora sí que sí, os paso a contar cómo viví yo esta prueba. Llegué puntual a la cita y me llamaron unos 10 minutos más tarde de la hora orientativa que tenía. Me hicieron desvestirme de cintura para abajo y me colocaron una bata verde de papel de fumar y unos patucos verdes para andar por la sala de pruebas. Resulta que en la máquina había pegadas un montón de pegatinas de Winnie de Pooh y de Mickey Mouse así que deduje que era una máquina que utilizan también en pediatría. Me hicieron tumbarme en una camilla muy dura y me puse en posición ginecológica pero sin ser la camilla expresamente para ello. La enfermera me dijo que era una prueba de cinco minutos y el médico que me atendió me fue explicando cada paso que había que ir dando.

Empezó la prueba, lo primero de todo era introducir el espéculo. Tengo muy malas experiencias con este objeto y esta vez no fue menos. Yo teniendo que tener el culete bien apoyado y mi culete se iba para arriba, no había forma. Yo llorando del dolor, de la molestia, de la impotencia, del miedo, de yo qué sé qué más. Me sentí muy vulnerable, frágil, sola… Finalmente, pudo finalizar la maniobra para proceder a hacer la prueba. Comenzó introduciendo el contraste poco a poco y notaba molestias muy leves. Me hacían radiografías y entre una y otra iban introduciendo más cantidad de contraste. Todo esto boca arriba. Llegó un momento en el que me hicieron girar hacia ambos lados y cuando terminó la prueba tuve que quedarme tumbada varios minutos. Mientras tanto, yo oía hablar al médico y la enfermera “Mira aquí..“. Después de un par de indicaciones, me vestí, me puse una compresa por si tuviera algún leve manchado y puerta.

Las dos indicaciones que me dio fueron:

  1. Hacer vida normal sin realizar esfuerzos como por ejemplo, montar en bici o mantener relaciones sexuales. Esto durante un par de días.
  2. Si notaba dolor, tomarme lo mismo que me tomo para la regla sin esperar a que me doliera mal.

Por lo tanto, la prueba en sí no fue extremadamente dura, fue llevadera. No tuve sangrado ni dolores. Me tomé el antibiótico al llegar a casa.

segunda-cita-reproduccion-asistida-histerosalpingografía-zitromax

Pero no sé el motivo salí con una ciática descomunal (bueno, en verdad ahora mismo creo que ya sé el motivo, pero os lo contaré más adelante) que me hizo no poder dormir esa noche y estar fastidiada media semana sin poder andar bien.

Firma Ms. E

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.