En efecto, habéis leído bien, después de unos años sin saber en qué distraer mi tiempo y queriendo aprovechar las horas que no trabajo para formarme en algo y ampliar mi currículum he decidido aprender un nuevo idioma, el francés. No ha sido una decisión difícil de tomar puesto que a mí los idiomas siempre me han gustado y a la vista está que mal precisamente no me han ido, sólo que necesitaba un empujón por parte de alguien, en este caso el de mi mujer, para que me decantará definitivamente por ello y no andase divagando entre distintas cosas sin nada claro.

Llevo muy pocas clases y creo que es un poco precipitado decir que me está causando una gran impresión y que es lo que necesitaba en este momento pero lo que sí es cierto es que me siento a gusto y me mantiene activo y con poco tiempo para lamentaciones.

Ahora mismo os enumero las sensaciones que me produce el estudiar francés y en qué es en lo que me ayuda exactamente.

1.- Socialización: veo muy importante el hecho de compartir el mismo interés con personas que no conozco y que tienen tantas ganas de aprender como yo o más, pues siento y veo cómo nos ayudamos entre todos en esta andadura, bien compartiendo opiniones, bien escuchándonos o en otras palabras, compartiendo feedback. La conclusión es que intercambiar opiniones enriquece y te hace afrontar las cosas con menos miedos y menos prejuicios.

2.- Mente sana in corpore sano: reconozco que la frase es sacada de un anuncio pero es que me venía al pelo. Tener la mente ocupada es lo que realmente me fascina porque venir de trabajar y pensar en las mismas cosas pienso que no me ayudaba demasiado. Y viendo la implicación y la seriedad con la que me estoy tomando las clases pues me sirve para desconectar un montón de las rutinas diarias. El resultado de esto deriva en que no piense más de lo necesario en todo lo concerniente al proceso de quedarnos o no embarazados.

3.- Tiempo de inmersión justo y necesario: 2 días a la semana no son mucho, sin embargo, el tiempo de cada clase es largo e intenso, ideal para meterte de lleno en un idioma nuevo e ir familiarizándote cada vez más con él. Requiere de atención y tal vez la última hora del día no pueda ser la más adecuada para la concentración pero que por intentar no quede. La consecuencia positiva de esto es que no te quita tanto tiempo al mismo tiempo que hace evadirte por unas horas de todo lo que te rodea, preocupaciones, nervios, incertidumbres, etc, etc.

4.- Volviendo a los orígenes: cada vez que me meto en una cosa de este estilo tengo siempre la misma percepción, vuelvo a sentirme un niño que iba al colegio con una mochila pesada al hombro y con ganas de aprender. Libros para aquí y para allá, pupitres, estuche y cómo no un/a profesor/a. La conclusión es que vivir esa experiencia nuevamente me lleva a pensar de que no dejamos de ser niños jamás aunque las edades no perdonen y ello es un factor positivo para afrontar cualquier situación compleja o simplemente restarle importancia.

5.- Constancia: aprender un idioma como bien sabéis no es cosa de un rato o de unos pocos días, requiere tiempo y dedicación. El trabajo en casa se hace indispensable debido a la falta de tiempo en clase sin embargo, no debe obsesionarnos, sino que debe ser algo que nos tomemos en serio y poco a poco. Asimilar y gestionar ese ‘poco a poco’ no es tan fácil pero ayuda a tomarse las cosas pausadamente y a no correr en ciertos casos de la vida cotidiana.

En pocas palabras, el aprendizaje en el que estoy inmerso ejercita mi mente, no me quita tanto tiempo, me ayuda a comunicarme y a respetar a los demás, a tener constancia y visión de un niño con cierta madurez. 

Sólo queda agradeceros por vuestra atención y tiempo invertido en leer este post.

Un beso y os adelanto que el siguiente episodio de ‘Confesiones…’ no os dejará indiferentes.

3c9b6-mrdfirma

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.