Aprovechamos un cofre experiencia de estancia y desayuno (en Zumaia, un pueblo costero) para conocer un lugar del que no teníamos más que buenas referencias. Hablo del Asador Telesforo, situado en Zarauz, una localidad cercana a Zumaia y conocida por su magnífica playa, ideal para la práctica de surf y otros deportes acuáticos y por contar con el restaurante de Karlos Arguiñano. Así que decidimos ir a cenar con nuestras mejores galas y ampliar nuestra lista de restaurantes visitados y en una zona de la que pocos teníamos fichados.

ASADOR TELESFORO

Íbamos totalmente intrigados al sitio en cuestión, pero sin ninguna expectativa concreta, pues somos de los que vamos a los sitios a disfrutar y con el mismo optimismo, sin excepción. Nos costó un pelín encontrarlo pues algunas de las calles nos parecieron bastante similares y no dábamos con él de primeras, pero finalmente, vimos el cartel y nuestras caras cambiaron de gesto al instante. Nuestra visita fue para cenar.
El lugar dispone de dos salones espaciosos, paredes de piedra y una decoración que recuerda a las de las casas rurales de por aquí. Asimismo, cuenta con menús del día para entre semana y carta para los fines de semana. Nosotros al acudir un sábado fuimos a la carta. La cocina se compone de productos de calidad preferentemente de la tierra.
Vista exterior restaurante

Vista exterior restaurante

 Para picar pedimos una ensalada de setas para compartir, suficiente para ambos por el tamaño de la misma, y bien advertidos previamente por la mujer que nos atendió. Estaba riquísima y tenía de todo, lechuga, setas, huevo, patata y aderezado todo ello con una vinagreta estupenda. Como plato principal y dado que era una cena y no queríamos llenarnos mucho, optamos por un rodaballo para compartir, un capricho nada habitual para nuestros bolsillos pero dado el aspecto invitaba a ello. Nos presentaron el pescado entero y tuvieron la delicadeza de separar una primera ración.
Ensalada de setas y Rodaballo

Ensalada de setas y Rodaballo

Y como colofón a nuestra velada, no podían faltar los postres. Ms. E se decantó por una tarta de albaricoque y yo por leche frita casera. Ambos estaban para chuparse los dedos y como muestra un botón.
Comedor interior y postres

Comedor interior y postres

En referencia al precio, es económico si lo comparamos con otros restaurantes que ofrecen productos de calidad como los que nos pusieron,  entre 30 y 40 euros por pareja. Permitirme reiterar el tema de la cantidad pues es abundante, ideal para la gente que se queda con hambre en los sitios. Quizás y como única pega le pondría que no son platos muy elaborados ni innovadores pero cumplen.

A tener en cuenta también está el que al contar con salones amplios, puedes llevar a tus niños contigo sin ningún problema, eso sí, no hay zona específica habilitada para ellos en este caso.

Nuestra puntuación sube medio punto con respecto al anterior  un 4 sobre 5. 

Queremos agradeceros como siempre vuestra atención y seguimiento incondicional y invitaros a nuestro siguiente viaje gastronómico.

Un abrazo,

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.