“Siempre tan puntual, sin margen para la duda llegas para finalizar un ciclo y dar comiento a otro. Te odio y te quiero a partes iguales porque acabas con una ilusión y a la vez me das esperanzas para el nuevo ciclo” Cosecha propia
Así os decía el viernes pasado a través de Instagram que mi regla hacía acto de presencia y me apetecía empezar este post de la misma manera para reflejar esa mezcla de sentimientos que me invade.

Síntomas

Este mes nuevamente he tenido algún que otro sofoco, quizás más esporádico que en los dos meses anteriores. Por lo demás, alguna molestia en pechos y bajo vientre que parece que son los nuevos síntomas premenstruales que se quedan conmigo para hacerme compañía y tenerme en suspense hasta el día R. Este mes no me ha salido mi clásico granito de grasa en la barbilla pero me ha salido uno en el oído interno que me ha hecho la puñeta. Pecata minuta, vaya.

Emociones

La llegada de la regla este mes la he afrontado con una actitud diferente, aceptándola, entendiéndola, intentando que el impacto que pueda tener en mi mente sea el mínimo; por lo menos para mal. Llevamos 10 meses de búsqueda ya y desde el primer momento he compartido todas mis vivencias y sentimientos con vosotras y vosotros. Porque ello también me está ayudando a transformar mis miedos en antídotos, en remedios que me permitan vivir este proceso de preconcepción con una actitud pausada, calmada, atenta… a pesar que las hormonas traten de ponérmelo difícil. De hecho, os seré sincera y dos días antes de que llegara la R tuve un ataque de ansiedad debido al cúmulo de emociones y situaciones incómodas que he vivido este mes, a nivel laboral mayormente. Pero esa expulsión brutal de todo lo que me oprimía ha hecho que el momento de recibir la regla haya sido mucho más tranquilo.

Expectativas para el 10º ciclo de búsqueda

El ciclo que empezó el pasado viernes 31 de julio va a ser diferente por muchos motivos. El día 3 de agosto me hice el análisis de sangre hormonal, prueba que pidió mi ginecóloga de la Unidad de Reproducción que me hiciera. Con ello ya sólo quedarían los seminogramas de Mr. D para los que tiene cita a mediados de septiembre. La otra novedad respecto a estos meses atrás es que nos vamos de vacaciones, y tenemos dos semanas para nosotros solos, para disfrutar y descansar, para tomar impulso y afrontar esta nueva etapa que se nos presenta en caso de que este mes tampoco hubiese suerte y se presentase la regla puntual a su visita.
Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.